" cinódromo: Planet terror (Grindhouse)/ Robert Rodriguez/ Estados Unidos 2007

martes, 26 de octubre de 2010

Planet terror (Grindhouse)/ Robert Rodriguez/ Estados Unidos 2007

Las películas de género fantástico o de terror denominadas serie B, o, las más cutres, serie Z, serían  algo así como las que se hacen con medios económicos tan exiguos que hace falta mucha imaginación y muchas ganas para hacer algo medianamente bien hecho desde el punto de vista artístico, o cinematográfico si se prefiere esta expresión. Estas películas se detienen, o se fijan, en su principal objetivo de divertir  o de conseguir la emoción más gorda, el asco más nauseabundo o el terror más simple surgido de la región más primitiva del cerebro de cualquier mente atrevida, pero con algún que otro rasgo de inmadurez que la hace aún más simpática.


A mi este tipo de películas me hacen pasar un rato divertido y muy ameno, por lo general, pero las veo como rarezas en el cine y las veo cada mucho tiempo porque tampoco es que me digan gran cosa; sin embargo se hacen muy especiales y recordadas cuando consiguen dar en el clavo, pero éstas son las menos. De todas formas la calidad, por lo general, brilla por su ausencia no sólo por la falta de medios para realizarlas sino por la carencia, en la mayoría de los casos, de brillantez en la realización.

Hay quien teniendo de base este tipo de cine hace cosas bastante interesantes, como John Carpenter, un maestro en hacer series B acondicionadas a su apabullante estilo visual. En películas como En la boca del miedo, de la que pronto hablaré en mi blog, Están vivos, El príncipe de las tinieblas o en su Vampiros del año 1999, este director demuestra un claro dominio de todas las reglas que tienen que ver con el cine de serie B; pero lo hace con un gusto distinguible y distinguido; lo hace con una personalidad y solvencia fuera de toda duda, y su estilo marca tendencia. Hay quien lo considera genial dentro de las limitaciones que su fantasía desbordante y su presumible inmadurez conllevan. Otros directores como Tobe Hooper han hecho algo parecido a lo que hizo John Carpenter, pero sin éxito: tan sólo hay que ver Invasores de Marte para darse cuenta. Sin embargo Hooper ha hecho buen fantástico que no tiene que ver demasiado con la serie B, como Fuerza vital, con una muy atractiva Mathilda May paseándose desnuda por la ciudad de Londres, actriz que trabajó años más tarde con Bigas Luna en La teta y la luna. De Hooper no se debería olvidar su magistral La matanza de Texas, un paroxismo de terror y de sangre, con la sierra  mecánica más famosa de la historia del cine, pero ésta poco tiene también de serie B, no así la ya citada, y muy malograda, Invasores de Marte, cuya comparación con algunas de Carpenter quería destacar.

Y va y nos llega Robert Rodríguez con ese trabajo tan certero llamado Planet terror: un ejercicio de estilo y dominio de la técnica cinematográfica como pocos. Aquí el de origen mexicano  nos sumerge en una sesión doble de un cine de barrio de una ciudad cualquiera; hay un trailer antes de la película que forma parte de la misma película,  el avance es Machete, un personaje peculiar y vengador que destroza a sus víctimas con el arma que da nombre a su personaje. Rodríguez descuida los fotogramas haciendo que aparezcan esas líneas horizontales molestas, o fotogramas velados para realzar esa sensación de cine de serie B, y no sólo eso: se atreve a meter cortes que deberían ser desechados, pero que por descuido por falta de organización, o intencionadamente  por falta de medios económicos (¿quién lo sabe?), se introducen en el montaje final: todo un acierto para impregnarla aún más de ese espíritu cutre de la serie B. 



Es cierto que lo fantástico le va mucho, y cuando se desata es un creador. Aquí coge la más genuina serie B y le da mil piruetas para que no nos aburramos. Es movida, divertida, graciosa, sencilla en como cuenta la historia, compleja en las formas de contarla, como claro dominador de cualquier técnica cinematográfica que se le ponga por delante: a Rodríguez, cuando se pone así, no se le escapa ni una. Nada que ver con el Rodríguez que hace The Faculty, ese entretenimiento light para adolescentes muy comercial y previsible.

8 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

Raül Calvo dijo...

como fanático de la exploitation disfruté mucho con Grindhouse, aunque me pareció mejor Death Proof pero me encantaron las referencias que hacen ambas. Tampoco nada nuevo si eres fanático de la exploitation como servidor.

Yo diría que La Matanza de Texas es pura serie B. La única peli realmente buena de Hooper se benefició del momento social en que apareció (en lo que ahora no me meteré pero es que en la universidad hice una presentación sobre la película y me sobra información sobre el asunto). Pero el caso es que MT era una película hecha sin dinero cuyos responsables no muestran sangre en toda la película ya que esperaban estrenarla como película para todos los públicos. La razón por la que funciona creo yo radica en el mismo factor por el que funcionaba La última casa a la izquierda original: cinema verité mezclado aquí con un cuidado diseño, ya que hay secuencias meticulosamente diseñadas.

En cuanto a En la boca del miedo hice un post sobre ella y te invito a que le eches un vistazo. Tuve la suerte de ver la película en su estreno en cine y una buena edición en DVD con comentarios de Carpenter.

Javi dijo...

Muy bien, Raül, me pasaré y leeré lo que has puesto de En la boca del miedo.

Tenía la idea de que La matanza de Texas no tenía ese aspecto de la serie B porque no da la impresión en ningún momento de que no se tome en serio a sí misma; la veía como terror sin más, un torbellino de sangre y locura de una familia llena de locos. Un saludo.

Outsider. dijo...

dos post de un tiro.
pues no he visto esta ultima película
pero si el cabo del miedo pero hace ya tanto tiempo que no me acuerdo. ¿No es Fantasmas de Marte? la película de carpenter de la que hablas
la vi y es mala genial tu blog un saludo.

Alexme dijo...

a mi esta cinta me decepcionó, realmente me esperaba más de ella se me hizo algo aburrida por momentos aunque como homenaje esta muy bien y tiene muchos cameos. Muy buen post

Javi dijo...

Gracias Ousider. Fantasmas de Marte la vi hace poco y es más fulera, no me gustó tanto en general. De todas formas tiene cosas muy interesantes desde el punto de vista técnico y de montaje

Alexme a mí todo lo contrario: me pareció muy divertida, y como comentas es un buen ejercicio de estilo, un homenaje a la altura que se merece este tipo de cine.

Gracias a ambos por comentar.

Antoine Doinel dijo...

Pues había dejado comentario aquí (o por lo menos eso creía yo) acerca de la bso que es lo que mas me gustó de la peli. Además me pareció super divertida.

Javi dijo...

No, Antoine. Igual fue en otro blog.

Bruno dijo...

A mí "Planet terror" me encantó, es una de las películas con las que más me he reído, todo el rato descojonándome (también es que fuí al cine "alterado") jajaja