" cinódromo: Porkys/ Bob Clark/ Estados Unidos 1981

viernes, 17 de septiembre de 2010

Porkys/ Bob Clark/ Estados Unidos 1981



Es algo así como la versión norteamericana de las películas de Fernando Esteso y Andrés Pajares si éstos hubiesen estado en el instituto, pero en vez de resaltar el aspecto chulapo, pillo y hortera de las de los actores españoles, en Porkys, de Bob Clark, destaca su gamberrismo, pero algo más light o ingenuo que las más recientes tipo Resacón en Las Vegas donde este gamberrismo es mucho más desatado.
En Porkys vale cualquier cosa con tal de meterla en caliente, que es el estado habitual que forma parte de los jóvenes de la pandilla del instituto. El sexo no es sólo una prioridad sino una obsesión, lo único prácticamente que tiene cabida en las cabezas de los personajes, sobre todo masculinos, que salen en pantalla. Éstos son algo así como hormonas sexuales masculinas andantes, y para algunos de ellos, prácticamente todos, el sexo se convierte en un reto que hará que cometan cualquier tipo de extravagancia o metan la pata hasta el fondo… son muy jóvenes y no hay demasiada conciencia porque la obsesión por el sexo ciega.

En Porkys hay momentos buenos, y otros malos, y la continuidad de la historia deja que desear por los cambios bruscos a los que es sometido el guión. Es como si no existiera un montador con un mínimo de coherencia; los gags y las excentricidades se suceden muchas veces sin un hilo conductor claro. Y para rematar la faena, y para que no resulte todo demasiado superficial, meten un tema serio como el del racismo sin que nadie se lo hubiera sugerido ni tan siquiera de lejos, algo que no sólo se trata a la ligera, muy por encima, sino que no encaja en lo que es el resto de la historia. Mejor hubiesen seguido con el disparate, la carne y el sexo sin ninguna otra consideración más.