" cinódromo: El demonio bajo la piel/ Michael Winterbottom/ Estados Unidos 2010

martes, 13 de septiembre de 2011

El demonio bajo la piel/ Michael Winterbottom/ Estados Unidos 2010





Basado en la novela negra de James Myer ThomsonThe killer inside me”, escrito que ya había sido llevado al cine en el año 1976 por Burt Kennedy y protagonizada por el televisivo actor  Stacy Keach,  famoso por la conocida serie de los años ochenta Mike Hammer.
Thomson publicó más de 30 novelas, la mayoría sacadas por editoriales de historietas de crimen de ficción, las populares (sobre todo gracias a Quentin Tarantino) pulp fiction.
La película fue rodada entre Mayo y Junio de 2009 alcanzando su presupuesto la cifra de 13 millones de dólares.

Cuando supe que el film era de Michael Winterbottom no pude dejar de alegrarme; lo poco que había visto de él me había parecido de lo más interesante y variado, me había gustado mucho, la verdad. No sólo había tocado el tema de las bandas de música que surgían en Gran Bretaña, y sobre todo en la ciudad de Manchester, en un tono de comedia simpática y chispeante, a finales de los 70 y toda la década de los 80, en 24 hours party people, un despiporre divertido, en ocasiones surrealista y aderezada con drogas y bastante sexo que contagiaba por su vitalidad y buen rollo, sino que se había embarcado en la fascinante Código 46, film de ciencia ficción muy cercana a lo que podríamos tener entre nosotros en muy poco tiempo, algo similar en ese sentido a lo que nos ofrecía la excelente Gattaca.




En esta ocasión Winterbottom me convence absolutamente con este Thriller de género negro que nos lleva al estado de Texas en plenos años 50 y en el que se sigue el recorrido criminal, preciso y acotado en el tiempo y el espacio, del sheriff adjunto Lou Ford, interpretado con enorme convicción por Cassey Affleck (que como le dice su jefe en la película: “¿por qué siempre tienes esa sonrisa de chico que ha cometido una travesura?”), un psicópata que va cerrándose el círculo creado por él mismo irremediablemente hasta su propia extinción.
Por el camino deja mentiras y muertes cruelmente atroces, frías por premeditadas, aunque parezca que un conflicto intenso y doloroso azote su interior: “tengo un pie en cada lado de la valla. Lo tengo desde hace tiempo y no puedo hacer nada, salvo esperar o partirme en dos”, dice en la película el protagonista.
Lou es un personaje extraño, con un pasado inquietante que lo persigue. Vive siempre  bajo las miradas curiosas de la gente, pero no parece importarle demasiado. Se sabe especial y no puede dejar de hacer lo que le dice su instinto. El riesgo a que lo descubran no es suficiente impedimento. Su voluntad generadora de maldad y dolor es lo que cuenta. En esta atmósfera enfermiza y llena de malignidad es en la que se mueve un sociópata que se reconoce perfectamente avanzada la película cuando comienzan sus mal disimuladas mentiras y golpea vilmente, y con saña extrema, a la prostituta que empezaba una relación con él a la vez que la continuaba manteniendo con un compañero de instituto del policía, cuyo padre (compañero de Lou), un rico e influyente constructor, Chester Conway, había tenido contacto con Lou y su hermano adoptivo muerto en extrañas circunstancias cuando trabajaba para el poderoso hombre de negocios. No sólo Lou tiene secretos que esconder, los otros que tienen relación con él (inclusive los que lo persiguen) también guardan los suyos.


Winterbottom nos ofrece un film durísimo, pero sin que deje de ser excelente en su realización, sobre un asesino con piel de cordero y muy mal interior. La espiral de muerte a la que se lanza Lou Ford es de única dirección y no tiene marcha atrás.
Los conflictos sexuales, como lo que parece un incipiente sadomasoquismo, que surgen en la infancia se reflejan de vez en cuando y ni sobran ni son innecesarios. El no insistir demasiado en ellos es un acierto para no perder un ritmo adecuado que nos va contando los sucesos sin ralentizaciones o cambios bruscos; el equilibrio narrativo es impecable y su elegancia en la puesta en escena resulta sencilla y sin florituras, bastante ideal en cuanto a un clasicismo heredero del cine negro de los años 50.
Y como buen cine negro no puede dejar de aparecer corrupción, tentaciones e infidelidades, secretos y un clímax de triste final, aunque merecido tan sólo para uno de los integrantes de este crudo espectáculo que podría herir la sensibilidad de algún espectador, sobre todo por dos escenas que guardan bastante parecido y que impresionan.




Lo único que flojea un poco es la sensación de quedar cabos sueltos de guión y algunas imprecisiones que no aclaran suficientemente el devenir de los acontecimientos, algo no demasiado trascendente ya que cualquiera puede imaginarse ciertas cosas a las que no se les da una explicación cerrada, pero que se sugieren con bastante encanto. Esos personajes que parecen salir de la nada no necesitan mucho más de lo que nos muestran porque no tienen una relevancia en la historia hasta el punto de merecer más pantalla, son presencias que completan el cuadro, pero que están a un lado, como difuminadas, para completar la escena; ahí tenemos a Bill Pullman sobre todo, o algunos que tan sólo se nombran, como el hermanastro de Lou, o Chester Conway, el rico empresario dueño de medio condado, personaje oscuro que ejerce su influencia en el film entre bambalinas, o el mismísimo Elias Koteas, aunque en menor medida que los anteriores, con sus molestas indagaciones que tienen que ver con Lou, su hermanastro o Conway…”  Cuéntale las mentiras a otro, Lou”.


 

14 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

Antonio de Castro dijo...

Tomo nota. La verdad es que no me gustaron nada las dos unicas peliculas que vi de Winterbottom, "Jude", que es academica y aburrida (exactamente lo que no es el libro de Thomas Hardy), y "Tristam Shandy", adaptacion equivocada de un libro ya de por si inadaptable.
Me gusto mucho la novela de Jim Thompson, y Cassey Affleck coincide fisicamente con la imagen que se da de ese personaje. Otra buena pelicula basada en Thompson es "La huida", de Sam Peckinpah, aunque se aparta bastante del original literario y se convierte en uno de los titulos mas personales y mas interesantes de su director.
Un saludo.

Javi dijo...

Hola, Antonio. La verdad es que no vi ninguna de las dos que mencionas de Winterbotton.; curiosamente las dos que vi de él a mí sí que me gustaron mucho.

No sabía que La huida estuviera basada en otra novela de él. Buen detalle. La peli de Peckimpah me pareció muy buena.

Un saludo y gracias por pasarte, Antonio.

CreatiBea dijo...

Pues yo también tomo nota. No la he visto, parece interesante.

Saludines

Roy Bean dijo...

Pues a pesar del (bastante) mal recibimiento, a mi me pareció una película estupenda, y Thompson aparece por varios partes, lo bueno de Winterbottom es que va tocando diferentes "palos", nunca se ha encasillado. Mi pelicula preferida suya, y con la que más me he reido ha sido "24 hours party", todo un elogio al Pop British de hace unos años, con alguna frase antológica.

Saludos

Javi dijo...

Hola, Bea. Si te vas a poner con ella quiero advertirte que tiene partes bastante duras. Si eres demasiado sensible pasa de verla; es mi recomendación. A mí aún me vienen a la cabeza esas dos escenas de las que hablé.
Un abrazo, Bea.
Hola, Roy. Sí, ya se sabe que la crítica no suele ser unánime, salvo contadas excepciones.
24 hours es una pasada de simpática. Como bien dices todo un elogio a ese pop británico de la época efervescente.
Un saludo, Roy ;-D

daniel dijo...

Recuerdo que recibio malas criticas en su paso por los teatros, pero a mi siempre me intereso y nunca he tenido aun la oportunidad de verla. Creo que la reinvindicare en estos dias. El genero es uno de los mios y acompañado de Casey Affleck (¿te dije que es uno de mis actores preferidos?) se me hace que me gustara.

Te he dado un premio en mi blog... Pasate por ahi. Un saludo.

abril en paris dijo...

He visto el trailer pero se me escapó la pelicula pero aunque el cien negro me encanta y Cassey Affleck me parece un actor muy sólido y bastane mejor que su hermano, no sé si me atrevo con ella.
El clásico, el noir puede ser duro extrañamente trágico pero no suele ser tan explícito a la hora de mostrar imágenes..por lo tanto no sé si tendré que verla con un ojo tapado..
¿ tú que me sugieres ?
La pones muy bien, de ahí mi duda.

Un beso Javi :-)

Javi dijo...

Es cierto, abril, el cine negro clásico no es tan explícito en cuanto a la violencia. En esta hay dos escenas muy muy crudas; en las dos se ejerce esa violencia sobre mujeres, y en la primera de ellas te quedas poco menos que paralizado de lo fría y salvaje que es. Te produce una enorme emoción de repulsión ante el espectáculo que ofrece Affleck; lo llegas a odiar hasta un punto en el que le deseas lo peor.

No sé, a mí me gustó mucho esta película a pesar de su dureza. La aguanté, a veces a duras penas, pero lo hice y la disfruté… aunque aún no se me quitaron de la cabeza esas dos escenas de marras. Winterbotton no se cortó nada a la hora de ofrecernos una crueldad tan fríamente plasmada.

Un abrazo, abril, y cuidado (y no quiero impresionar) si eres algo sensible; aunque hay escenas que para uno no son tanto y para otro son mucho…

David Amorós dijo...

Pues a mí, Javi, también me interesa bastante Winterbottom (a parte de las que dices me interesa mucho In this world y Genova) pero esta película me dejó muy indiferente, quizás porque no entré en ese ambiente enfermizo y en cambio sí me disgustó mucho esos personajes mal escritos y esos sobreentendidos de guión que a mi me parecieron un guión mal escrito. Tiene algunas cosas buenas, pero me pareció flojita. Un abrazo.

Javi dijo...

Creo que es importante entrar en ese ambiente al que te refieres porque es lo mejor que tiene la película junto al recorrido criminal y la personalidad que refleja el comportamiento de Lou Ford.
Los personajes incompletos son otro de los rasgos que conforman la peli. Hubiese sido más redonda si el guión fuese más claro en cuanto al desarrollo de tales personajes. Creo que no se trabajó ese aspecto demasiado y la sensación es que por momentos se te escapa parte de la historia. Creo que antes de verla estaría bien leer algo para saber de qué va la historia, si no se ha leído la novela, claro. Aunque desconozco si esta peli de Winterbotton es fiel al libro.
Un saludo, David. Gracias por comentar.

Outsider. dijo...

Pues yo me uno al grupo de no he visto la película "si he visto la de Codigo 46 y la de Gattaca" pero bueno muy buen post un saludo.

J. feat. J. dijo...

Disfruto mucho con los pasotes de '24 hour party people'. Es una película divertidísima y muy interesante para los fans del sello Factory. Winterbottom es un director con personalidad, con estilo. Sin embargo, 'El demonio bajo la piel' no me gustó. Se limita a subrayar la violencia y cómo ese monstruo deja la cara de sus víctimas (amantes entregadas a su frialdad) como una hamburguesa. Además Cassey Affleck me irrita, no le soporto. Un problema mío, lo sé. Pero la cinta ni siquiera se acerca a una digna representación de la obra de Jim Thompson. No empatizo con ningún personaje, y la narración, confusa y trivial, pierde fuerza paulatinamente. Texas más fea que nunca.

Intentaré pasarme más a menudo, Javi.

Un placer leerte.

Un abrazo!!

Javi dijo...

Gracias por comentar Outsider y feat. Outsider es una película dura y, como dice feat, nunca Texas estuvo tan feamente descrita. Eso, curiosamente y al contrario que a feat en este caso, a mí me atrajo bastante.
Un abrazo, amigos, y gracias por comentar.

Susan lenox dijo...

Me ha encantado, por TODO.