" cinódromo: Las zapatillas rojas/ Michael Powell, Emeric Pressburger/ Gran Bretaña 1948

jueves, 1 de septiembre de 2011

Las zapatillas rojas/ Michael Powell, Emeric Pressburger/ Gran Bretaña 1948



Esta es una de las películas favoritas de directores tan consagrados como Francis Ford Coppola o Martin Scorsese. Este último hace un homenaje de la película en New York New York que queda muy por debajo de la calidad cinematográfica- o sea: artística- de Las zapatillas rojas (hablamos de una obra de arte y, posiblemente, la película británica más famosa de la historia del cine junto con Lawrence de Arabia o Breve encuentro, la cual se realizó tres años antes de la película que nos ocupa. Es como si habláramos de Bienvenido Mr Marshall, Muerte de un ciclista, El Verdugo o Viridiana en España; La dolce vita, Roma, ciudad abierta o Alemania año 0 en Italia o Ciudadano Kane, Lo que el viento se llevó, Casablanca o El padrino en USA.

El virtuosismo de sus imágenes nos impregna desde el elemento más sensible que sería el cromatismo del color: un technicolor fotografiado por un tal Jack Cardiff, que hace un trabajo prodigioso, hasta los encuadres elegantes y llenos de clasicismo, pasando por una puesta en escena perfecta, llena de sentido y simbolismo (sobre todo en las representaciones del ballet y en el mismo argumento de la película, obra del clásico Andersen, ¡sí, el de los famosos cuentos!).




Coppola también le hace un homenaje claro en su reciente película Tetro. En ella hay una escena calcada a Las zapatillas rojas en la que en un paisaje, en el que bailan un hombre y una mujer, se mezcla un mar con un suave oleaje con el mismo escenario donde se representa el baile. Las dos escenas son de una fuerza visual apabullante, parecen sacadas de un cuento fantástico donde todo fuera magia y felicidad, es como un sueño del que no quisieras despertar. Aquí Coppola sacó todo su virtuosismo y sí es un buen homenaje a Las zapatillas rojas, aunque demasiado parecido en los elementos que salen ya mencionados
(el mar y el escenario)
Las zapatillas rojas es un drama romántico, de una amabilidad agridulce, sin demasiados fatalismos a excepción de un final muy triste y desgarrador. Hay una dualidad en la que hay que elegir porque no valen medias tintas si se quiere llegar a lo más grande en el mundo del arte, en este caso en el mundo del ballet clásico, y este conflicto que surge, al tener que elegir entre el amor o la grandeza que el arte puede proporcionar, lleva a la desesperación y a un trágico final; no se pueden amar dos cosas con la misma intensidad sin que una interfiera en la otra, y el tiránico productor Lermontov no está dispuesto a que su gran y reciente estrella no piense en otra cosa que no sea en su trabajo para así poder hacer de ella la mejor bailarina de todos los tiempos; aquí Lermontov ejerce de pigmalión como lo hace el profesor protagonista de My fair lady con Audrey Hepburn para convertirla en una gran dama de la alta sociedad; sólo que en My fair lady el profesor está enamorado de ella y ella de él, sin embargo en la película que nos ocupa la bailarina está enamorada de un compositor del que se vale también Lermontov para triunfar; Lermontov tiene buen ojo para saber quien tiene talento y quien no lo tiene, pero ese es su mayor talento, valga la redundancia: utiliza el genio que pueden tener otros para su triunfo personal; es un egocéntrico redomado y un manipulador, aunque muy inteligente, así es como consigue todo lo que se propone; además, y como síntoma al miedo que puede tener no controlarlo todo, ni a todos, no consiente que sus estrellas puedan distraerse de lo que es su dedicación exclusiva al ballet, por lo que prohíbe que el amor pueda tener cabida en sus vidas: el amor podría ser más fuerte que el éxito que él puede proporcionar y esto arruinaría su negocio.

Las zapatillas rojas tiene mucha de la estética del Mago de Oz en la puesta en escena de la obra, que ocupa unos 15 minutos de metraje y que es sencillamente sublime (aunque suene cursi la palabrita); del Mago de Oz, que es del 39 (la más antigua y muda es del 25), coge ciertos efectos visuales que no chirrían en absoluto adaptándose a la perfección a la dinámica precisa de la obra (me refiero a los 15 minutos que dura la representación de la obra Las zapatillas rojas, no a la película en su totalidad). También encontré estilos parecidos de esta película con Cantando bajo la lluvia en lo que a las actuaciones musicales de ésta se refiere: son dinámicas, elegantes, vivaces y con expresiones de los actores elocuentes de que están haciendo algo grande, o viviéndolo.
La película pasa de una forma que pareces no enterarte porque es precisa y huye de la paja que pueda hacernos abrir la boca. Su dinamismo es redondo y su motor no deja de girar a un ritmo ideal, armónico, sin ningún tipo de brusquedad; por eso no da la sensación de lentitud en ningún momento sino todo lo contrario.




Por último añadir que el espectáculo de Las zapatillas rojas sería de un grado parecido al espectáculo que se muestra en Moulin Rouge (Nicole Kidman), pero de un corte diferente porque es puro clasicismo formal (Moulin Rouge es moderna, innovadora en algunas cosas… tiene poco de clasicismo, aunque tal vez dentro de 40 años sí se la considere más clásica); sin embargo creo que la intensidad de Las zapatillas rojas está por encima de Moulin Rouge con la que aún comparte más semejanzas como es historia de amor de dos artistas y un productor que trata de beneficiarse, o aprovecharse, de lo que puede ofrecer alguno de ellos; en el caso de Las zapatillas rojas el talento de la bailarina, y en el caso de Moulin Rouge “ la mujer de una pieza” (Nicole Kidman: su belleza y su gracia ya que de eso era de lo que vivían las mujeres que trabajaban en aquel cabaret)

37 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

abril en paris dijo...

Buenoooo ésto si que es un giro temático jejeje ;-)
No recuerdo cuando ví ésta pelicula pero tengo el vago recuerdo de que me pareció preciosa y por lo que tu dices debe serlo. Tendria que revisarla.
Y sí creo que tiene un poco de todas las que mencionas, al menos en lo que tiene que ver con los personajes centrales y el afán por triunfar en el espectáculo.
A ver si puedo encontrarla.

Otro saludo y ésta vez con sonrisa ja ja

Javi dijo...

abril, giro en toda regla. Los próximos post van a ser más de clásicos contemporáneos y más antiguos. Ya tengo preparados algunos comentarios, algunos en plan muy personal que son los que más debate suscitan.
Esta peli es una obra de arte. La ambición y el amor en un conflicto que lleva a la tragedia; en eso tiene bastante parecido a la reciente Cisne negro.
Un abrazo

Mario dijo...

No conocía la película pero si dices que es tan grande habrá que verla, siempre es agradable descubrir algo nuevo, que más se puede pedir, agradezco la información. Agregar que basarce en un cuento infantil la hace muy curiosa e interesante ya que el público es adulto y la temática seria pero ya se sabe que la creatividad no tiene límites. Un abrazo.

Mario.

Isabel dijo...

Javiiiii, esta si la conozco, es una maravilla. Un cuento. Tienes razón con las similitudes en las otras películas que mencionas, es más, a lo mejor me paso, pero me parece que también tiene alguna influencia sobre Snow Black :P
Besiños

David Amorós dijo...

Pues no la he visto JAvi, y tras leer tu crítica, de veras me ha picado el gusanillo de verla. Esas referencias y homenajes posteriores que desconocía y esos paralelismos con Moulin Rouge y El mago de Oz en la estética me llaman mucho la atención. Gracias por la recomendación. Un abrazo.

Arion dijo...

David, yo tampoco la he visto, pero me ha llamado la atención. La pondré en mi lista.

Por cierto, si alguien quiere revisar mis comentarios sobre películas visiten mi blog: www.artbyarion.blogspot.com

Raül Calvo dijo...

Me gusta bastante esta película, aunque de Powell prefiero el fotógrafo del pánico. Eso sí, la escena del ballet admito que no me cansó, y eso que el ballet me aburre soberanamente.

CINEXIM dijo...

Javi, tú si que sabes. Berlín está en nuestro punto de mira, pero es que lo veo difícil escaarnos antes del 20 de Noviembre, qué rabia!!!

No me leo esta entrada, pues cuando actualicé Cisne Negro, tenía ésta preparada para verla, pero al final, seguí con el rollo Star Wars. En cuanto la vea, te leo.

Me apunto la de Raimi.

Por cierto felicidades por la nueva cabecera!!!

Javi dijo...

Mario: No soy el único que lo dice. Es uno de los clásicos británicos más importantes; en este caso tiene su lógica porque es una maravilla de peli, y lo curioso del caso es que se conserva increíblemente bien.
Isa: Es cierto, Isa, tiene bastantes similitudes con Cisne negro, si es a la que te refieres, porque el título original es Black swan ;-) La peli es todo lo que dices y más.
David: Me da que te gustará aunque no te interese demasiado el tema del ballet y el mundo del espectáculo en general, ni siquiera el drama romántico que es de lo que trata esta peli con un gusto exquisito.
Arion: Hola, Arion, y bienvenido. Espero que lo hagas porque merece la pena. Si la ves también espero que te guste. En cuanto pueda me paso por tu blog a echarle un vistazo, si puede ser más pronto que tarde ;-)
Raül: El fotógrafo del pánico es otra joya, me encantó. Powell (aunque ésta también la dirija Pressburger) es un maestro en la manera de dirigir; su cine es poderosísimo visualmente y de un dinamismo absorbente. Es curioso que este hombre haya dirigido 60 películas; yo poco sabía de él hasta que vi las dos que mencionamos. Ahora tengo aquí otra de él que le echaré una visual: ”Un cuento de Canterbury”.
CINEXIM: A ver qué tal con lo de Berlín; tengo bastantes expectativas puestas… además: mejor acompañado no podía ir ;-D
Hubiera estado bien verla cuando estrenaron la de Cisne negro, pero siempre hay tiempo a arreglarlo; Star Wars también se lo merecía ;-)
La de Raimi está muy entretenida en general y muy divertida en algunos momentos… es que a mí este director me gusta bastante y el fantástico y el terror en general lo maneja muy bien, con bastante personalidad.
Sí, creo que no ha quedado mal esta cabecera. Ahora procuraré que dure… creo que a partir de ahora sólo iré cambiando el fondo y los temas de la música ambiental ;-)

Un saludo a todos por vuestros estupendos comentarios. Hasta la próxima, amigos.

deWitt dijo...

Estoy en "cinódromo"? Jajaja!
Javi, enhorabuena, nos has deleitado con una entrada brillante.
"Las zapatillas rojas" es una genialidad visual y creo que la has analizado al milímetro y de una manera perfecta. Enhorabuena!!

Saludos

Worc dijo...

Hola Javi!!! desconocía totalmente esta obra y por supuesto que la veré porque me chiflan los musicales y esa estética que has comentado que posee de Cantando bajo la lluvia...para mi más que suficiente. Excelente post.

Un abrazo.

Javi dijo...

deWitt: Efectivamente, caballero, está usted en cinódromo y hablando con Javi, el responsable del tinglado ;-D Joer, deWitt, pues me alegra un montón que te haya gustado la entrada. La peli se lo merecía y quería llegar, al menos, a la altura de los tobillos de esta obra maestra :-P … dudo mucho que lo consiguiera, pero al menos esa fue mi intención. Es una peli que recomendaría a cualquier aficionado al cine, le guste el género que le guste. Un saludo, deWitt, y gracias por tu agradable comentario. Eso siempre se agradece, y más a un tío como yo que tiene entre sus defectos el ser un tanto vanidoso, pero bué!
Worc: Gracias, Worc. Si te gustó Cantando bajo la lluvia creo que ésta lo puede hacer también, aunque no sea un musical al uso como lo es la de Donen. Las zapatillas rojas es un drama romántico excelente, un verdadero espectáculo clásico lleno de fuerza y pasión… muy recomendable. Imprescindible para cualquier cinéfilo. Un abrazo y gracias por pasarte. Hasta otra, Worc.

Antonio de Castro dijo...

No la vi, pero mucho de lo que expones en tu magnífica reseña se podría aplicar también a "Narciso negro", "A matter of life and death", "El fotógrafo del pánico" y, aun con sus altibajos, "El ladrón de Bagdag". Son películas inclasificables y por momentos casi oníricas, a lo que contribuyen lo original de sus argumentos, la fotografía de Cardiff, la perfección de la puesta en escena y esa concesión de la que hablas, que hace que sucedan muchas cosas durante el metraje pero ninguna innecesaria, de manera que todas aporten solidez y profundidad sin que sobre un solo plano. No sé cómo fueron recibidas en su día, pero, aparte del éxito comercial que supongo que habrán tenido, quizá entonces sucedió lo que comentas de "Moulin rouge", que era un cine cualquier cosa menos clásico.
En cuanto a Sam Raimi, me hizo ilusión recordar "Darkman", una película que había olvidado y me gustó mucho en su momento por ese aire de tebeo tan bien asumido y el homenaje implícito a las películas de terror de la Universal. También me pareció muy mala "Rápida y mortal" y otra que creo que se llamaba "Posesión", y magnífica "Un plan sencillo" (ojalá se hicieran hoy más películas de ese tipo). De Spiderman sólo vi la primera, que no me convenció, supongo que en gran parte por los efectos digitales (¿qué fue de las viejas maquetas y del "stop-motion"?). Tengo ganas de ver "Arrástrame al infierno".
Un saludo.

Antonio de Castro dijo...

PS
¿Sam Raimi no es el pistolero al que acribillan a balazos en la escena del gran tiroteo entre la policía y la banda de irlandeses en "Muerte entre las flores?

Javi dijo...

Estoy de acuerdo con esa sensación de la que hablas onírica en pelis como esas (A matter of life and death no la he visto de todas formas). Cardiff fotografiaba las pelis magníficamente. En Atormentada, de Hitchccock, sin ir más lejos, lo único que se salva, prácticamente es esa excelente fotografía de Jack Cardiff.
Muy de acuerdo también contigo, Antonio, de la grandísima peli que es Un plan sencillo; para mí la mejor de Raimi, un thriller intenso, dramático.
Hace mucho que vi Rápida y mortal y ni sabía que saliera Raimi en ella.
Un abrazo, Antonio, y gracias por tu comentari.

Einer dijo...

Esta película es una auténtica obra maestra. La representación de Las zapatillas rojas es espectacular, especialmente me gusta el efecto con el periódico. Powell y Pressburger son dos pedazos de genios.

Cisne negro tiene mucho de esta. Los ensayos, la ambición,...

Sólo creo que te ha faltado por mencionar un detalle: la banda sonora es memorable.

Javi dijo...

Esta peli es la perfección hecha cine, y la banda sonora no es ninguna excepción. Sería raro que una peli así centrada en el mundo del ballet tuviese una música mediocre, sería una coña medio surrealista ;-)

La comparación con Cisne negro es clara, sí señor.

Un saludo, Einer, y gracias por comentar. Te veo pronto por tu blog.

Outsider dijo...

perdoname javi pero no he visto la película un saludo.

Javi dijo...

Si estás dispuesto a ponerte con cine clásico del que aún no hayas visto ésta es una de las primeras que yo, personalmente, te recomendaría. Un saludo, Outsider y métete con ellas; ya verás como no te arrepientes. Gracias por pasarte. Nos vemos, amigo.

Raül Calvo dijo...

Javi, una duda que me gustaría me despejaras, sobre lo que discutíamos en mi blog: ¿para ti la única versión válida (la que consideras cuando se habla de la película) de Blade Runner es la estrenada en primer lugar en cines? Lo digo porque en ese caso es totalmente imposible que Deckard sea replicante porque en la película, con la voz en off y sin escenas como la del unicornio, no existe ambigüedad ninguna al respecto y su objetivo es presentar al protagonista como humano. Es a partir del estreno del primer montaje del director de Ridley Scott que surgió el debate sobre Deckard ya que Scott introdujo una serie de cambios (eliminación de voz en off y la aparición del sueño con el unicornio) que la hacían ambigua en ese aspecto y es en ese momento que surge la discusión, pero no antes.

Javi dijo...

No digo que sea la única versión válida sino la genuina; válidas son todas, aunque se trate de versiones con cambios sobre la original, la del 82.
Ya lo sé, Raül: por ejemplo, no tiene la fuerza de ellos y eso queda más que demostrado en el encuentro con dos de los replicantes: Zhora y Leon. Pero es que no tendría por qué tener las mismas características que los que conocemos y a los que persigue; tal vez carezca de esa fuerza u otra de sus características y posea otras distintas como la longevidad… después de todo esos androides son creados a la carta…
Un saludo

Raül Calvo dijo...

Pero ¿sobre qué versión te basas para dar tu opinión? En el llamado Montaje Definitivo, la última versión estrenada en cines, y el erróneamente llamado montaje del director que se estrenó a principios de los 90 o la estrenada en el 82. Porque la longevidad sólo se menciona en la del 82, se dice en la voz en off del final feliz. En el resto no, por tanto todos se mueren al cabo de 4 años, ya que es la ley. Igual que es la ley la prohibición de replicantes en la Tierra, que eso sí aparece en todas las versiones.

Si hablamos de la versión del 82, no hay debate, porque no se introdujo ninguna pista, ni señal ni ambigüedad: se eliminó.

Si hablamos de versiones posteriores (o anteriores a la del 82, si contamos el Workprint) entonces ya cada cual puede tener una opinión diferente.

Javi dijo...

Claro, es que el final feliz con voz en off forma parte de la película y es lo que vimos todos en el cine cuando se estreno. Queda muy dulcificado, está metido con calzador y se podía haber eliminado para dejarlo más fiel a la idea original, pero es lo que hay y forma parte, se quiera o no se quiera, de la película…y lo curioso del caso es que no es incoherente con la historia, ahí está el rollo, aunque la cambie sustancialmente. Vaya para esos cambios que se hacen a veces en una peli, por muy pequeños que sean y que transforman en bastante medida la historia !!!! ;-(
Con respecto a Deckard ya sé que no podía ser un replicante; yo quería que sí lo fuese, por eso lo dije en plan inconformista y medio de coña (escribiendo no se pillan muchas veces las ironías); me hubiera gustado pensarlo de esa forma y que él fuera parecido a Rachel, siempre basándome en la primera versión, incluida esa voz en off que cambia completamente el papel de Rachel; pero no puede ser... tendría que volver sobre ella, pero ¿no dicen que la tecnología que utilizan con Rachel era nueva? Si fuera así Deckard no podría ser como ella porque él llevaba mucho tiempo persiguiendo replicantes, él ya existía antes de que los científicos probaran esa tecnología (otro dato a tener en cuenta y que demuestra que Deckard no es un replicante). Además, tampoco podría ser uno de los antiguos replicantes porque, como bien dices, había una ley: la del límite del tiempo a los 4 años.

Chamico dijo...

Si te interesa leer un cómic quedas invitado a leer Mr. Lands, una historieta semihumorística con entretenidos personajes, visita su blog!

http://mrlands.blogspot.com/

Ojalá te guste!

Raül Calvo dijo...

Ok, Javi. Supongo que cada cual tiene visiones diferentes, porque yo sólo considero a la hora de discutir una película su última y definitiva edición (no sólo en Blade Runner). Por eso cuando hablaba de Blade Runner tenía en mente únicamente la versión definitiva, de ahí mi confusión.

Ariadna dijo...

Hola Javi, yo tampoco he visto Las zapatillas rojas, y sólo me sonaba el título levemente. Del director sólo sabía que es británico y que hizo cine independiente en los 60, o algo así, no? No tengo mucha idea... la peli parece muy atrayente. me gustan los musicales, la estética de El mago de oz y de Cantando bajo la lluvia. Lo de tanto drama ya me echa un poco más para atrás. Bueno, a ver si la veo. Saludos!

Javi dijo...

Ari, es un drama, pero no tan descarnado como los de Aronofsky; es más clásico en ese sentido… en plan Romeo y Julieta, casi ;-)
Te la recomiendo muy mucho. Es un peliculón y es todo un clásico británico… eso no suele fallar.
Un abrazo, Ariadana.

Anónimo dijo...

Hola, soy emilio de cinemafilmesclub, las zapatillas rojas es uno de mis musicales más preferidos, lleno de arte visual y mirada artística, ojalá, hoy en día se propusieran películas así, pero no hago más que enterarme de remakes, lo último es que van a hacer remake de "Footloose" y de "Dirty dancing" Enhorabuena por la entrada. un saludo.

Javi dijo...

Hola, Emilio. Desde luego que sí, pero las zapatillas rojas yo tampoco la considero un musical al uso; es una peli sobre el mundo del ballet en la que hay representaciones que tienen que ver con las formas del musical, pero es ante todo drama según lo veo yo.
Un saludo y gracias por todo, Emilio.

ethan dijo...

Uff palabras mayores, Powell y Pressburger en una de sus pelis importantes. Buenísima, muy elegante, estupenda la mezcla de ficción y realidad y muy penoso, a mi entender, el intento de "Cisne Negro" por recuperarla en tono oscuro (ya me explayé/ensañé con ella en su día).
Saludos!

Javi dijo...

Desde luego, ethan, es un grandísimo película; sin embargo no estoy muy en tu línea de que Cisne negro sea un intento penoso de recuperación de Las zapatillas rojas. Tienen puntos en común, pero le veo muchas más diferencias (y no sólo en cuanto a género) que semejanzas.
Un saludo y gracias por tu comentario. Hasta otra.

Sidhe dijo...

¡¡Cuanto tiempo sin verla!! Gran película sin lugar a dudas.

Saludossssssssssssss

David C. dijo...

Que manera de promocionarla. Tengo que verla entonces. Gracias por la recomendación.

ricard dijo...

Me gustaría decir algo pero sólo he visto el final. Lo cual es lamentable, lo reconozco; pero bueno, guardarse alguna obra maestra para el futuro contribuye a alargar la vida, según un reciente descubrimiento médico.

Javi dijo...

Sidhe: Se puede volver a ver ;-) Sí que lo es, Sidhe. Este tipo de cine es irrepetible. Un saludo.
David C. : Es que la peli se lo merece y quería hacerlo de ese modo. Muy recomendable, David. Un saludo y gracias por pasarte.
ricard: El final es duro.
Queda en la reserva para ver un día que te apetezca ver algo de calidad ;-)
Un saludo. Hasta otra, ricard.

Roy Bean dijo...

Poco que decir, Powell y Pressburger tienen unas cuantas en el top, no sabría decantarme entre ellas, aunque tengo especial querencia hacía "Vida y muerte del Coronel Blimp" y "A matter of life and death", pero sería dificil la elección.

Saludos.
Roy

Javi dijo...

Hola, Roy, bienvenido.
Yo las dos que vi de él también las metería muy arriba en esa lista que todos llevamos en la cabeza.
Tomo nota de esas dos que me dices. Me da que no me defraudarán.
Saludos, Roy, y hasta otra.