" cinódromo: Harry el sucio/ Don Siegel/ Estados Unidos 1971

jueves, 10 de febrero de 2011

Harry el sucio/ Don Siegel/ Estados Unidos 1971



 “Sé lo que estás pensando; si disparé las seis balas o sólo cinco. La verdad es que con todo este ajetreo también yo  he perdido la cuenta. Pero siendo éste un Magnun 44, el mejor revólver del mundo, capaz de volarte los sesos de un tiro, ¿no crees que deberías pensar que eres afortunado? ¿Verdad que sí, vago?”, frase mítica de Harry el sucio en la que se comprueba el carácter cínico del inspector mientras  apunta a un delincuente con su Magnun 44, que más que un revólver parece un cañón enfocado de esa forma por la cámara (el encuadre idóneo para ese momento para un momento tan tenso y especial)
      Clint Eastwood y Don Siegel pensaron en un principio en desarrollar la acción en Seatle debido a lo poco fotografiada que estaba esa ciudad, sin embargo finalmente fue elegida San Francisco por la familiaridad que tenía Eastwood con ella.
       El personaje que interpretó Cint Eastwood fue ofrecido antes a actores tan conocidos como John Wayne (que ya estaba algo mayorcete), Steve Moqueen (para mí este hubiese sido otro acierto, aunque también era algo mayor para el papel, aunque no tanto como John Wayne), Paul Newman o Frank Sinatra. Cuando el papel llegó finalmente a manos de Estwood, éste lo remodeló a su antojo.



      El compositor argentino Lalo Schifrin también compuso la banda sonora de Operación dragón, y la melodía mundialmente conocida de Misión imposible.
    Arnold Schwarzenegger rindió su particular homenaje a Harry el sucio en la película Danko, calor rojo, de Walter Hill, en ella Danko preguntaba: “¿Quién es Harry el susio?”.
       Las escenas del suicida y del homosexual en el parque fueron dirigidas por el propio Eastwood por una enfermedad que había contraído Donald Siegel y que le obligó a dejar el rodaje. En Arma letal hay una escena de un suicida claramente inspirada en Harry el sucio.
        En un momento de la película se ve un cartel de Escalofrío en la noche, producida el mismo año que Harry, el sucio; es la primera película dirigida por Clint Eastwood.
    La policía filipina, según multitud de fuentes, usó la película como material audiovisual de adiestramiento para sus agentes.
     Su trasfondo conservador, casi de mensaje fascista, no es un ejemplo que haya que tomar en serio. La violencia en Harry el sucio alimenta más violencia, y los mensajes educativos que podrían darse para cumplir ciertas normas con las que poder convivir en paz, y evitar el germen que puede desencadenar la violencia, quedan en nada; sin embargo el tratamiento de la acción es acertado ya que cumple con su cometido que no es otro que entretener y emocionarte, aunque de una forma un tanto primitiva; es una película de acción magníficamente diseñada, sin embargo, y repitiéndome,  su mensaje no sea el más adecuado.
Spoiler (No leer el spoiler en color azul para no descubrir partes de la película)
      La película cuenta el chantaje que le hace un hombre a la ciudad de San Francisco mediante asesinatos indiscriminados. El criminal parece no tener ningún problema para perpetrar su plan perverso. En cartas que envía a la alcaldía, insta al ayuntamiento a que haga efectiva una cantidad elevada de dinero para que deje de matar, si no lo hacen seguirá  hasta que cambien de opinión.
El alcalde tiene una reunión con varias personas con responsabilidades en la seguridad de la ciudad mientras analizan una de las cartas que ha llegado firmada por El Escorpión, el asesino al que buscan. En dicha reunión está el jefe de la policía de San Francisco y uno de sus ayudantes, un inspector singular y problemático, Harry Callahan, interpretado por Clint Eastwood, y allí se sugiere por parte del alcalde que se pague al asesino, pero a Harry parece no hacerle mucha gracia que un individuo tan pernicioso para la sociedad como aquél salga de rositas,  y menos con una bolsa llena de dinero.
/Fin Spoiler (Ya se puede seguir leyendo sin problema)
      El tema principal de Harry, el sucio es la forma de hacer justicia en casos en los que el simple cumplimiento de la ley parece no ser suficiente. Harry sería un paradigma del  ángel justiciero, y la escena final con el autobús y los niños secuestrados sería la confirmación más evidente de esto (hay decenas de películas de gente que se toma la justicia por su mano, casi todas para olvido (por lo menos para el que escribe esto), las hay de Charles Bronson, de Steven Seagal, de Van Damme, etc etc), pero la manera de contar esta historia no es tan estridente como lo son la mayor parte de las películas interpretadas por los anteriormente citados; se ciñe a un estilo conciso y sin demasiados virtuosismos en cuanto a la imagen, pero facturada de forma práctica, rigurosa, sin ninguna concesión formal que distraiga de la acción que es lo que más importa.
     El apodo el sucio se debe, según le explica Harry a uno de sus compañeros en una escena, a que tan sólo a él le dan un tipo de trabajos que tienen que ver con la limpieza de la peor chusma de la ciudad.



  Harry Callahan es individualista en sus procedimientos; sin embargo aprecia a los compañeros con los que trabaja, aunque a algunos al principio les toque la moral, como hace con su último compañero hispano que le asignan, un hombre amable y con ganas de aprender  al que hieren en el caso que llevaban juntos. Todos sus anteriores compañeros no duraron demasiado a su lado, y esto hace que el inspector sea una bomba de relojería a punto de estallar para todos ellos, algo parecido a lo que ocurría con Mel Gibson en su película Arma letal, de Richard Donner.

  
    Otro rasgo de la personalidad del inspector Callahan es la entrega y determinación  con la que hace su trabajo. Es tranquilo, o al menos eso es lo que parece, no demuestra sus emociones fácilmente y, hablando en plata, le echa un par cuando las circunstancias se vuelven adversas y hay que salir del paso con cierto valor.
      Su adversario, el hombre al que trata de atrapar, no sale demasiado en pantalla, pero se aprecia que tiene una especie de psicopatía, con lo que entraríamos en el género policíaco de psicópatas, pero con un componente más policial( tiene estructura de cine policiaco) que de cine de psicópatas.

    Si Harry es constante y terco para resolver sus casos, el psicópata al que persigue es igual en cuanto a esto; nunca parará de asesinar hasta que no consiga lo que quiere, y aún así, de conseguirlo, seguiría haciendo daño después de logrado su objetivo. La única manera de impedirlo será quitarlo de en medio, o encerrándolo (Callahan llega a la conclusión de que lo primero sería lo más acertado), y el inspector es el idóneo para hacerlo.
   Conque la disputa está servida, prolongándose ésta durante el último cuarto de la película dramática y expeditivamente.

34 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

GCPG dijo...

Coincido bastante contigo, bien rodada, entretenida, pero con un mensaje que me da nauseas. Un lastre para mí insalvable porque me es imposible sustraerme a él, con lo que lo que tenía que entretenerme me cabrea enormemente. Y lo peor es que efectivamente creó escuela, no solo cinematográfica, sino también moral
Esta película debería ponerse en las escuelas explicando previamente que se va a ver la historia de dos tipos indeseables, dos peligros para la sociedad. Y posteriormente, tras su visionado, explicarles qué eficazmente se nos ha vendido un asesino como un héroe.
Y a partir de ahí, que apliquen el mismo tipo de análisis a los telediarios.

Javi dijo...

Gourmet estoy al 99% de acuerdo contigo; sólo puntualizaría que para mí Callahan no es un asesino como lo puede ser Scorpión, es un fascistoide que se toma la justicia por su mano, un tío nada democrático que no entiende ni acepta bien que haya una división de poderes en las democracias donde la justicia la debe impartir un juez y no un policía. ¿Qué es medio criminal y un peligro tener un tío como ese en un país con derechos civiles reconocidos, y democrático? De acuerdo, pero yo no soy tan duro como tú en el sentido de llamarlo un asesino, aunque respeto enormemente lo que dices porque para muchos es como si lo fuera.
Yo me quedo sólo con lo bueno que tiene la peli, lo otro mejor reírte de ello, y quien se lo quiera tomar en serio es su problema. John Ford en muchas de sus pelis no trataba demasiado bien a los indios, era una visión bastante facha del tema, pero no dejaban de ser grandes pelis; y podríamos hablar de más casos similares, ahora mismo me viene a la memoria la tantas veces nombrada Leni Riefenstahl y su apoyo al nazismo, pero que hizo unos documentales magistrales etc
Gracias por comentar, Gourmet.

Javi dijo...

Por cierto a mí su mensaje también me repele mucho.

Lo que también tengo claro es que alguien como Harry sí podría llegar a ser un asesino. Podría matar a alguien por error, como le decía Rachael a Rick Deckard en Blade Runner, o más bien le preguntaba si no había retirado a un replicante por error. En la peli en ningún momento dicen nada de que Harry hiciera algo así...pero con su forma de entender la justicia podría llegar a hacerlo.

ANRO dijo...

uff!....la verdad es que el amigo Gourmet lleva toda la razón del mundo y aquí el tito Eastwood es un facha de narices.
Pero....uno no puede resistirse con esta peli inaugural de Harry.
Lo malo de esta peli fueron los engendros que vinieron después.
Hoy precisamente he tenido en las manos un estupendo libro sobre Eastwood y lo he tenido que dejar en la estantería porque ya me habia gastado las perras en otro par de volúmenes igualmente interesantes. Otro día lo compraré!
Un abrazote.

Javi dijo...

Gracias ANRO por comentar. Lo cierto es que en el Espíritu sí que tiene toda la razón Gourmet, y yo se la he dado; pero creo que hay algún que otro matiz. ¿Se puede considerar a George Bush un asesino antes de haber invadido Irak? Por ahí iba yo... y otro podía decirme: "Antes de eso y después de eso porque ya lo llevaba dentro..." Entonces yo sólo tendría que callarme. :)

GCPG dijo...

¡¡¡Ayyyy... Javi, qué tío!!! Te has ido derecho a mi punto débil, John Ford, ja ja ja. Es verdad lo que dices, hay montones de películas con mensajes nada correctos y que son grandes películas. Algunas del maestro también, es más que evidente.
Pero para mí hay niveles. No es lo mismo una peli en la que los vaqueros son los buenos y los indios los "malos" y en la que ambos luchan por la primacía en un territorio, que otra que justificase el exterminio de los indios o que negase que este casi se produjo.

Por ponerte otro ejemplo, estos días andamos comentando en nuestro blog "Las diabólicas", en la que las dos protas también se toman la justicia por su mano, como Callahan. Analizado friamente su comportamiento es igualmente condenable, pero la diferencia entre ambas es notable. En "Las diabólicas" en ningún momento se insinúa que lo que han hecho está bien visto por la sociedad y su ley, en Harry sí. Ellas actúan desde la debilidad y la desesperación, Callahan desde la fuerza y la seguridad moral.

Lo único que diferencia a Scorpión de Callahan, es que el primero es perseguido por la ley y el segundo la representa y supuestamente la defiende, ambos matan para conseguir sus objetivos. Scorpión es menos peligroso precisamente porque es perseguido. Callahan no, a él se le ha otrogado por la sociedad el uso de la fuerza y él va y lo emplea a su antojo. Lo malo no es que se cepille a Scorpión, que todos sabemos que es un indeseable, lo malo es que se puede cepillar a quien le venga en gana, porque está convencido de que tiene la sabiduría de quién merece morir y quién no. Como Dios, vamos, pero con una magnum.

Dichoso tú que puedes distanciarte, reirte de las burradas y disfrutar de la peli, creo que es la mejor manera de abordar el asunto, pero yo es que hay algunas en las que no puedo.

Por cierto que me pasa igual con "El triunfo de la voluntad" de Riefenstahl, soporto mucho mejor la de las Olimpiadas.

Einer dijo...

No estoy en absoluto de acuerdo con que la película ofrezca un mensaje fascista, de hecho, Eastwood y Siegel negaron categóricamente este punto.
Primero: ¿Callahan se toma la justicia por su mano? Sí, es evidente.
Segundo: ¿Por qué lo hace? Porque la justicia no funciona y ese es el mensaje de la película: Un sistema judicial que permite que un violador o un asesino pueda evitar la cárcel por un tecnicismo legal o que tarda años en juzgar a un criminal, no es justicia. El paradigma de la película es que para hacer cumplir la ley, Callahan se la tiene que saltar a la torera y este absurdo refuerza la tesis de que la justicia no funciona. La película tuvo mucho existo porque los americanos en aquella época se identificaron con ese mensaje de un sistema judicial podrido, no con el mensaje de tomarse la justicia por su mano.
Las secuelas de ésta y otras como Yo soy la justicia, Cobra, Danko y tantas otras, sí pervirtieron el mensaje y ofrecian otro mensaje muy peligroso, pero no Harry, el sucio. Aun así, me encantan todas estas pelis.
En la película, por cierto, hay alguna escena que contradice lo que decís, como la escena en la que le acusan de voyeur.
Por cierto, por si no había quedado claro, me encanta esta peli.
Un saludo.

Javi dijo...

Es cierto, Gourmet, yo disfruto de esta peli, pero estaría mucho mejor y se disfrutaría igualmente, o más, de no mostrarnos este tipo de personajes. Sí, Callahan es un indeseable, pero cuando mata a Scopión ¿es con premeditación o alevosía?… ¿o no? Aquí pueden surgir dudas. Callahan lo detiene y, aunque quiere cargárselo (ya sabemos que tipo de espécimen es), no lo hace, lo detiene. Sólo cuando lo sueltan por defectos en la acusación (creo recordar. El comentario que hice lo tenía escrito desde hacía tiempo y lo pasé al blog) es cuando se da cuenta de que o se lo carga o seguirá matando; y él tiene la certeza porque se lo dice Scorpión y tiene las pruebas inequívocas de que él es Scorpión, y no sólo las tiene él, las tiene la justicia que lo debe dejar libre por un defecto de forma (esto sí es bastante simplón). Es cierto que es una postura muy endiosada (como también comento en la entrada) y de que él decide qué está bien y qué está mal (uf qué miedo! Tienes razón)…pero a lo que quería ir: que en el fondo sí tienes toda la razón: ese detalle de detenerlo y de que Harry no tenía la intención de hacerlo desaparecer es sólo una excusa un tanto barata, es querer darle una justificación a lo que no lo tiene, la justificación de que lo mejor era matarlo, mensaje imposible de justificar y de una bajeza considerable.

Por cierto: En casi todas, o todas, las pelis de superhéroes ocurre lo mismo… pero en esas pelis no tenemos tanto disimulo en decir que están bien, como El caballero oscuro, etc

Gracias por tu buena aportación, Gourmet

Javi dijo...

Einer es que se puede hacer una crítica de la justicia de otro modo, no así, y si no se respeta lo que es la justicia todo puede ser un caos. Yo sí que creo que es muy facha en su mensaje y que eso de los defectos de forma es una estupidez, una simpleza, para ver mejor lo que representa el personaje de Harry.
Quedaría muchísimo mejor si Harry, en una recapacitación interior, conflictiva si quieres para él, se diera cuenta de que no podía matar a aquel hombre. Quedaría mucho mejor si lo detuviera sin más y lo juzgaran de algún modo. Gracias por comentar, Einer.

GCPG dijo...

Claro Einer, si el mensaje está clarísimo. Como bien dice Javi Callahan no es un energúmeno, sólo actúa cuando se da cuenta de que la justicia no funciona. Y claro que muchos americanos se identifican, por eso quieren tener una automática en su casa y organizarse en grupos paramilitares y cosas así, porque han (hemos) creado una sociedad que nos da miedo.

Luego pasa lo que pasa. Hace poco me contaba una amiga americana que a un amigo de su hijo estuvieron a punto de pergarle un tiro. Noche de sábado, padres fuera y su hijo que organiza una fiesta bestial en su casa. A uno se le escapa la pelota a la parcela de al lado, y con dos copas de más que llevaba no duda en saltar la valla para recuperarla. Los vecinos de al lado, que no sabían si el que llegaba era un niñato o el mismísimo Scorpión, le encañonan desde una ventana, pero por suerte antes de apretar el gatillo deciden llamar a la policía. Lo escalofriante es que me decía mi amiga que si le hubiesen volado la cabeza no habría pasado nada, porque se había metido en una propiedad privada y sus dueños tienen la potestad de defenderla.

Hay un error en tu paradigma, Callahan no puede hace cumplir la ley, porque él no está autorizado para juzgar. Lo que hace precisamente es incumplir la ley, debe ser juzgado por ello y condenado. Y si por un error judicial resulta que no es condenado, eso no jutstificaría en ningún caso que un hijo de Scorpión (si lo tuviere) llegase y le metiese un tiro en la cabeza, porque si no, al final terminábamos todos con los sesos repartidos por el suelo.

Os pido excusas por el rollo y por lo alejado que puede estar del puro análisis cinematográfico. Ya paro, de verdad ;-)

Javi dijo...

En el enunciado de las entradas de arriba pongo sigue comentando si quieres... :) No te cortes que aquí se puede decir lo que le venga a uno en gana, Gourmet, no pares, o hazlo cuando quieras. Lo mismo digo, Einer

Raül Calvo dijo...

Soy un gran fan de las películas de Harry, el Sucio y no estoy de acuerdo en que ofrezcan un mensaje facistoide o que el personaje sea un facha. No si analizáis con atención las películas.

La primera, "Harry, el Sucio" fue estrenada en 1971, un momento en el cual se produjo un importante aumento de la criminalidad. No es ningún secreto que la película se basa en los asesinatos del Zodíaco. La escena en la que se saca el cadáver de una niña pequeña esta sacada de un caso real de la época. Harry, el sucio fue una válvula de escape para la frustración y la rabia de muchos ciudadanos que impotentes veían el sistema judicial de entonces como una puerta de entrada y salida para los criminales. La frustración de Harry Callahan viene originada por la burocracia y un sistema que permitía a criminales poderosos salirse con la suya en un momento especialmente tenso socialmente. No se debería juzgar la película sin ser conscientes del momento en el cual fue creada. Y tampoco olvidar que la película no pretende nada más que ser una película de acción entretenida. Yo hay cosas con las que no estoy de acuerdo en la vida real, pero de las cuales disfruto dentro de la ficción, como la figura del justiciero solitario.

Sin embargo, en la segunda parte (Harry, el fuerte) escrita por John Milius (Apocalypse Now) sí que tiene un mensaje político ya que fue realizada en respuesta a las acusaciones de fascismo que se hicieron a la película. En esta segunda parte vemos como Harry se enfrenta a un grupo de policías que son realmente fascistas y han montado un grupo que se dedica a tomarse la justicia por su mano. Es decir, se enfrenta a Harry a un grupo de policías que hace justo lo que se le acusaba de hacer al personaje. La intención de Milius era precisamente poner Harry Callahan frente a una ideología extremista. Porque en realidad, Harry no tiene una ideología de derechas o izquierdas, simplemente le interesa la justicia.

La tercera entrega ya es más normalita, y Harry se enfrenta a un grupo de terroristas de extrema izquierda como los que en aquellos momentos protagonizaban los titulares de los periódicos. (La película es de 1976, la masacre de las olimpiadas en Munich sucedió en 1972).

Pero la cuarta entrega, Impacto Súbito, dirigida por el propio Eastwood, vuelve a plantear un dilema interesante, en el que Harry Callahan se enamora de una mujer que ha decidido tomarse la justicia por su mano para vengar la violación de la que fueron víctimas ella y su hermana. De nuevo, la frustración de la burocracia, los politequeos y un sistema corrupto se ponen de manifiesto y sirven como telón de fondo a la acción.

La quinta entrega, La lista negra, es una parodia del propio género policíaco, como muestra la escena en la cual Harry y su compañero huyen de un coche de juguete armado con una bomba. También se toca el tema de la violencia y los medios de comunicación.

De nuevo, no se ha de olvidar el momento en que fueron creadas las películas. Y como decía, hay cosas que resultan satisfactorias en la ficción y no en la vida real. Por ejemplo, yo estoy en contra de la pena de muerte pero cuando Eastwood o quien sea mata el malo al final resulta mucho más satisfactorio porque tiene un impacto dramático mayor. Y hay películas dentro del género de la justicia vigilante que son malas no porque traten o justifiquen la justicia vigilante sino porque son malas por su guion o dirección. Pero dentro del género se pueden hacer cosas interesantes como La extraña que hay en mí, Calles Salvajes, Curso de 1984 o Perros de Paja.

Javi dijo...

Interesante tu punto de vista, Raül. Hay que contar con eso que dices del año en la que se hizo y los aspectos sociales que se daban. Eso puede ayudar a explicar el comportamiento de Harry (estoy hablando del primer Harry, de lo que trata la entrada); de todas formas no llega para justificarle, por lo menos para mí. Puede ser que para gente que tuviera alguna experiencia mala con algún delincuente, o que mataran a algún familiar este tipo de explicaciones y de visión de lo justo lo pueda reconfortar, pero no para la mayoría de la gente que cree en la justicia y en las leyes. Raül, yo ya cuento con eso de que es una ficción y de que hay cosas que en la vida real no me gustan o que no creo en ellas y que en una peli pueden convencerme, eso ya lo comenté, y de hecho a mí esta peli me gusta bastante; lo que es evidente es que el regusto en cuanto a su mensaje es fascistoide, yo eso lo veo clarísimo. En Estados Unidos pueden pensar lo que quieran (aunque seguro que hay mucha gente que opina igual: que tiene ese punto facha); ya sabemos la cultura por las armas, la violencia y el tomarse la justicia por su mano que tienen. El ejemplo que dio Gourmet es significativo y explica bastante bien cómo se conducen por allí cuando surge algún conflicto con otro...que te dan un tiro como quien no quiere la cosa...

Raül Calvo dijo...

Hombre, Estados Unidos es muy grande y no hay que tener esa visión como si siguieran en el oeste y sean todos fanáticos de las armas.

Pero centrándonos en la película, sigo sin ver la relación con el fascismo. Más que nada porque la ideología fascista trata sobre el dominio y el poder de unos pocos sobre una mayoría. Harry Callahan no es más que un policía viudo frustrado. Su mujer ha muerto y lo único que le queda es un trabajo que le resulta cada vez más insatisfactorio. El problema que tiene es que él SÍ cree en la justicia y las leyes, pero se encuentra trabas a la hora de aplicarlas. La película desde el inicio va alimentando esa frustración e impotencia que finalmente explotan en el clímax de la película. Hay un claro arco dramático para el personaje que no tiene nada que ver con la política.

El ejemplo de Gourmet te habla de una sociedad a la cual han estado bombardeando miedo desde el 11-S, no tiene nada que ver con esta película ni con una actitud política. Además, yo he estado en Estados Unidos y sé que no todo el mundo es así. A no ser utilizar ese miedo para alcanzar un fin. Cosa que tampoco tiene nada que ver con el cine. El arte refleja la sociedad, no viceversa. Pero da una visión sesgada, no de toda la sociedad. Tampoco se ha de exceder uno en las lecturas e interpretaciones, a veces un puro es sólo un puro como decía Freud. Y Harry, el sucio es sólo entretenimiento. Muy bien hecho, pero entretenimiento.

Javi dijo...

No ves, ahí es donde discrepo contigo, Raül: yo creo que Callahan no cree en las leyes; creo que para él deberían hacerse unas leyes mucho más duras contra los delincuentes, aunque atropellen de cuando en vez derechos civiles... y si no, ahí está él con su magnum para solucionarlo... ahí está parte de su mensaje fascista. Yo lo interpreto así; mejor dicho: lo veo así.

Javi dijo...

Bueno, me voy pa la camita que mañana madrugo mucho. Ya seguiremos con esto mañana al mediodía, si hay algo más que comentar. Hasta mañana.

Raül Calvo dijo...

Para mí el problema de Callahan es el mismo que tienen Sam Spade y Phillip Marlowe, son los únicos hombres honestos en un mundo corrupto. No creo que Callahan quiera leyes más duras, sino que esas leyes se apliquen. Yo lo veo así.

Resulta interesante como una misma película puede generar diferentes visiones.

Einer dijo...

Estoy de acuerdo con Raül en todo. En ningún momento se da a entender que Callahan quiera un endurecimiento de las leyes, simplemente quiere que las que existen se cumplan.
Hace mucho que no veo esta peli, pero creo recordar que al final Callahan no mata a Scorpio hasta que este hace un ademán de ir a coger la pistola (corregidme si me equivoco). Es decir, le ha atrapado y le da la opción de ser juzgado o de morir y el que elige morir es Scorpio. Si Callahan fuera un justiciero solitario habría matado a Scorpio sin darle ninguna opción, aunque también se puede interpretar como que juega con él y tenía intención de matarlo desde el principio, pero por esa regla hubiera matado también al negro y a los que le acusaron de voyeur y, sin embargo, no lo hace. Insisto, no veo el mensaje fascista.
Tampoco estoy de acuerdo cuando decís que existe una división de poderes que Harry no entiende, o que no puede hacer cumplir la ley, porque él no está autorizado para juzgar. Pero si el trabajo de Harry, como el de cualquier policia, es precisamente el de hacer cumplir la ley. Los jueces, también, pero los ejecutores son los policías o ¿habéis visto algún juez correr detrás de un ladrón? Además, Harry va en todo momento a por gente que sabemos que son criminales, o al menos yo no recuerdo que de manera arbitraria decidiera él que este sí y este no. Y otra cosa, ¿ponéis al mismo nivel a Scorpio y a Harry? No lo entiendo. ¿Qué delito a cometido Harry para que lo equiparéis a un tipo de tan poca calaña moral como Scorpio, si lo único que hace es ponerse siempre del lado de las victimas, que es donde hay que estar? Hoy en día hemos equiparado los derechos de los criminales a los de las víctimas y eso no es justo, y cuando las leyes no son justan, no veo por qué hay que cumplirlas.
Ahora he soltado yo el tochaco, pero es el último. Por cierto, a lo mejor nos lo estamos flipando demasiado y como dice Raül un puro es un puro.
Un saludo.

Outsider. dijo...

Me encanta lo bien cuidado que tienes el blog Javi, eso es algo que se agradece.

Entonces el personaje del policia en sed del Mal de Orson Welles tambien es otro facista haces una comparacion de Harry el sucio y el policia Hank de la película de Orson welles en un post sobre la película sed de mal.

Pero y si el estado es debil y cede ante el chantaje de un asesino, o un terrorista, y si el estado propio es Facista o corrupto como en la película pisando fuerte con el actor (The Rock). Es entoces cuando una persona se lia a tiros se ve obligado a desafiar el orden establecido. demostrar que sabe adaptarse a cualquier situacion y que es la mejor manera de cazar al asesino y vencer a los malos y sobrevivir (Este mensaje lo he visto yo en muchas película)

Muy buen post Javi me encanta tus post estan muy currados.

Javi dijo...

Einer, hay una cosa que se llama acoso policial. ¿Crees que lo que le hace Callahan a Scorpión es un acoso policial, o no? Nosotros sabemos que Scorpión es un asesino mal nacido que merece ser detenido y enchironado para toda la vida, o, los que prefieren la versión más justiciera, linchado. Callahan decide quien debe morir y quien no porque cree que la Justicia no funciona. Ël es la justicia cuando cree que la oficial no funciona; él está por encima del bien y del mal. En este caso, Harry no está equivocado con Scorpión; pero por su actitud y formas de llevar los casos podría equivocarse en algún momento y matar a alguien que no lo mereciera… ¿No sé si me explico?. Ese acoso policial es un juego (como dices tú) que conduce inevitablemente a que Scorpión saque la pistola para disparar contra su acosador. Él cree que Harry quiere matarlo, y es o él o el inspector. En resumidas cuentas: El juego de Callahan con Scorpión, el acoso al que lo somete, tiene un objetivo claro: matarlo. Harry no tiene pruebas contra él para enchironarlo, si fuera así lo detendría, supongo (tan facha no sería. Si fuera así sería más bien un nazi). De hecho había sido detenido y lo habían tenido que dejar libre por defectos de forma en la acusación (crítica del sistema judicial bastante simplón… es lo que menos me gustó de la peli con diferencia, a parte de su mensaje ;-) ; así que como lo considera un peligro, y en este caso lo es, decide una persecución-acoso para que Scorpión en un descuido, o una pérdida de los nervios, haga algo para que Callahan pueda hacer lo que quiere: cargárselo, así siempre tendría la justificación de la legítima defensa.

Yo no critico el castigo a Scorpión porque es evidente que se lo merece (aunque yo preferiría que lo hubiese detenido, pero entiendo que eso en un tipo de peli como esta no queda tan cinematográficamente atractivo), yo critico las formas y la ideología del inspector Callahan


Outsider, lo del inspector Quinlan en la peli Sed de mal es no sólo fascista sino maquiavélico… jajaja

Un saludo para los dos

Lillu dijo...

A mí me encanta esta película, soy fan de Harry Callahan y adoro las películas políticamente incorrectas. Hoy en día ya no se puede rodar nada sin tener en cuenta qué colectivo se va a ofender al verlo y eso empobrece muchísimo la creatividad, desde mi punto de vista. Vale que es cine violento, sin moraleja, pero no veo tampoco el mensaje fascista. Veo decisiones impopulares, tomarse la justicia por su mano, violencia gratuita, ansias de venganza... todos esos sentimientos son muy humanos y eso me encanta verlo en la ficción, claro está :D No creo que nadie que vea esta película hoy en día asuma como lícito el proceder de Callahan, pero en la historia tiene todo el sentido que debe tener.

saluditos

GCPG dijo...

Lillu, pásate por ejemplo por las críticas de Filmaffinity y verás cuánta gente no solo asume como lícito el proceder de Callahan, sino que desea polocías como él.
De allí mismo he sacado una cita del propio Callahan en la que se define a la perfección:

“No siento amor por la humanidad, y la única ley que entiendo es la de mi revolver, para acabar con las patéticas vidas de escorias asesinas que pululan en San Francisco.
Si ellos sienten placer en el acto de asesinar, yo siento mas placer a la hora de exterminarlos. Porque no son de mi nivel. Sucios gusanos que no merecen vivir.
Me gusta la soledad, porque los humanos no son de fiar, siempre fallan. Yo no fallo. Porque si así fuera, no sería tan bueno en mi trabajo.
Detesto la vida terrenal y solo disfruto de mi trabajo de “limpia” en la ciudad; el día que ya no pueda hacer este servicio, mi nombre pasara a formar parte de una leyenda que unos olvidarán y otros imitarán. ¡Bah! Esto es solo basura. Me aburren las historias de héroes y antihéroes… me largo, porque tengo trabajo.
Las cucarachas salen al atardecer”.

Javi dijo...

Es cierto, Lillu, y yo ya hice mención a eso. Yo tampoco le doy una trascendencia más allá de la que tiene siendo una peli de ficción para entretener. De todas formas aquí nos hemos puesto a discutir más sobre su mensaje que sobre la peli en sí (análisis cinematográfico) :) Gracias por pasarte galleguiña

Javi dijo...

...y los superhéroes son todos unos fascistas también... siempre tomándose la justicia por su mano, sin contar con que hay unas leyes... joer :))

Lillu dijo...

A ver, que podríamos cargarnos también toda la saga de la Jungla de Cristal de un plumazo porque McClane está pirado... y sería una gran pérdida, ya me dirás! XDD También soy fan de John McClane, por cierto, jajaja. Tendré que hacérmelo mirar :P

+saluditos

Jesús Fariña dijo...

Sea fascista o no el personaje de Harry el Sucio, son de esas obras que se agradecen de que se hayan realizado.Yo creo que el éxito de la obra fue el carisma y chulería de Eastwood, no me imagino la película con otro actor. De lo mejor de Don Siegel junto "La invasión de los ladrones de cuerpos" y mi favorita del realizador "La fuga de Alcatraz". Muy buen post, Javi y por cierto interesante debate.Saludos!

Raül Calvo dijo...

Me gustaría saber en que momento de la película aparece la cita que hace Gourmet, porque a pesar de que he visto la película un montón de veces no recuerdo en que momento Callahan suelta ese discurso.

Cristina dijo...

Muy acertada la valoración del uso e intención de la violencia en Harry el sucio. Cierto es que se toma la justicia por su mano, que infrige todas las normas, que campa a sus anchas por el asfalto, y que tiene un particular sentido de la justicia. Clint hace una interpretación magistral. Es un hombre duro, implacable, y desde luego no se anda con bromas.Su lado amable aparece cunado se relaciona con sus compañeros, siempre que no se interpongan entre él y su sentido de la justicia. Película muy entretenida, es un placer ver a Clint una vez más.
Un saludo desde ciclos de cine.

David dijo...

Repito el comentario y esta vez redactaré decentemente.
Yo también soy admirador de Harry Callahan.
Lo primero que quiero destacar es que la película está protagonizada por Eastwood y eso ya es mucho. Su sobriedad, su voz grave, sus gestos mínimos se ajustan impecablemente al personaje. Soy fan de Clint, que le vamos a hacer...

Profundizando un poco creo que la película es algo más que un simple entretenimiento. Es una reflexión sobre la violencia y el miedo en la sociedad norteamericana. Siegel como otros de sus compañeros generacionales reflexionan sobre la violencia en torno a la violencia individual y colectiva. Siegel crea a un personaje, Harry, capaz de jugar en la misma liga que los criminales. Un policía que continuamente se salta las normas para acabar con ellos, con sus sucios métodos limpia la basura de las calles.
El personaje es un solitario, muy cuerdo, asqueado de la violencia que le rodea, un tipo incorruptible y amargado. Sólo un tipo así puede llevar “el servir y proteger” hasta las últimas consecuencias.

Harry es la respuesta al miedo de una sociedad donde cualquiera puede comprar un arma, el índice de criminalidad es altísimo y en la que mueren al año por arma de fuego casi 3000 personas. Este defensor de los ciudadanos inocentes es el sueño húmedo de una sociedad aterrorizada por la violencia, pero que no desea renunciar a sus derechos individuales, una sociedad que necesita una solución y esa solución es: Harry implacable, incorruptible e infalible.
Afortunadamente el propio Clint ha seguido evolucionando y profundizando en los mismos temas que su maestro Don Siegel, el resultado de esta profundización y relectura podemos verlo por ejemplo en “Gran Torino”.
Una nueva vuelta de tuerca.

Un magnum saludo.

Javi dijo...

Gracias por pasarte Cristina ;) y bienvenida, y gracias a ti también, David. Muy buenos comentarios.Un saludo

Raül Calvo dijo...

Hola! Mi última palabra sobre el asunto. Hoy he vuelto a ver las pelis de Harry Callahan, ya que hacía unos meses que no las veía. Dos cosas: 1 Me reafirmo completamente en todas mis opiniones y después de volver a verlas y tenerlas recientes me vienen más argumentos, pero lo dejaremos así.
2 Efectivamente, la cita que dejó Gourmet copiada de film affinity no pertenece a las películas. No tengo ni idea de donde ha salido, pero desde luego de Harry el Sucio no.

Ariadna dijo...

Hola! Pues yo de las pelis de Harry el Sucio creo que entera sólo he visto la última, La lista negra, de 1988. De las otras sólo he visto escenas sueltas en la tv, pero creo que me gustarían si las viera: acción setentera con el carismático Clint Eastwood, films con mucha más calidad que los bodrietes de Charles Bronson, nuestro querido Chuck Norris, etc., etc. En cuanto al mensaje, que veo que está creando mucha controversia, yo creo que la peli hay que tomárselo como lo que es, un divertimento y ya está. No creo que el mensaje sea un peligro para la sociedad ni nada de eso ni haya por qué juzgar a los protagonistas ni haya un contenido moralizante ni desmoralizante, la verdad. Yo en el fondo me alegro cuando Harry mata a los malos (debo ser muy perversa), y en todas las películas de acción o aventuras, los héroes terminan matando a los villanos. ¿Que no hay que tomarse la justicia por su mano? Ya lo sabemos, pero esto sólo es una película. Todos los films de acción y violencia pueden ser peligrosos, según como los tomemos. Hala, ya estoy en disconformidad con la mayoría, como siempre. Saludos!

Javi dijo...

No, si la mayoría opina como tú, Ariadna. Gracias por pasarte. Ya veo que has puesto algo en tu blog sobre la serie Walking dead. Me paso y comento algo. Chaito.

VASF dijo...

Hola Javi, cada día tienes más bonito el blog. Por cierto, a mí me gustó mucho Dirty Harry, aunque lo que se defiende, como dicen muchos, sea un tanto republicano, en el sentido estadounidense, claro. Yo creo que Callahan vuelve en Gran Torino para redimirse y emplear otras armas diferentes de la violencia. Un saludo,
vasf.