" cinódromo: La loba/ William Wyler/ Estados Unidos 1941

martes, 29 de noviembre de 2011

La loba/ William Wyler/ Estados Unidos 1941



Sur de los Estados Unidos. Nos encontramos allá por el año 1900 en un pueblo cualquiera en el que abundan plantaciones de algodón y gente que ha conseguido fortuna gracias a su recolección. Entre el paisaje humano, aunque parte de él muy deshumanizado, además de propietarios de fortunas amasadas por el duro trabajo de pobre gente explotada, hay negros solícitos con sus señores y otra gente dedicada honradamente a sus trabajos. Un banquero y un periodista tendrán papeles importantes en este gran drama de William Wyler.
El núcleo duro familiar formado por los tres hermanos Ben, Oscar y Regina trata con un empresario llegado de Chicago un negocio que les podría hacer todavía más ricos. Se trata de una industria algodonera en la que tendrán que aportar un capital para financiar el proyecto. En principio cada uno pondrá su parte del total, pero ante los comentarios de Regina, papel interpretado magistralmente por Bette Davis, de que siendo así su marido Horace no querrá entrar en el negocio a no ser que se le ofrezca algo mejor, algo que no es como ella dice exactamente, se llegará al acuerdo entre los tres hermanos de que Oscar renunciará a parte de su inversión, cediéndosela a Regina...



 
Spoiler (No leer el spoiler en color azul para no descubrir partes de la película)
…con la aspiración de que en un futuro no muy lejano Leo, su hijo, pueda casarse con Alexandra, la hija de Regina y Horace, dueño del banco local y con una considerable fortuna conseguida de una forma diferente, a base de dedicación y honradez, a la de aprovechados y explotadores terratenientes de mentalidad sureña antigua y dañina. Regina y sus dos hermanos no entran tan sólo en este grupo, lo hacen además, y por partida doble, en el de la gente manipuladora, egoísta y codiciosa, personajes que se mueven por puro interés. /Fin Spoiler (Ya se puede seguir leyendo sin problema)

Comienzan las prisas cuando Regina tiene que poner su parte del dinero ante la insistencia de su hermano Ben, del que no dispone sino su marido Horace, y éste todavía no ha decidido qué hacer. Vuelto de Baltimore con su querida hija Alexandra para tratar sus problemas de salud coronarios, los tres hermanos, principalmente Regina, lo hostigan para que de una contestación, aunque sepan de su muy deteriorado estado de salud.

Spoiler (No leer el spoiler en color azul para no descubrir partes de la película)
Horace sabe qué tipo de gente son Regina y sus hermanos, y al enterarse de los planes de boda de su hija con su sobrino Leo, un chico que no sólo no le convence sino que tampoco le gusta, hará que se decida a no dar su beneplácito al negocio de la industria con los hermanos de su esposa. Regina no se resigna y lo desprecia aún más de lo que ya lo hacía, un motivo suficientemente importante como para que su matrimonio lleve tiempo sin funcionar y Horace se sienta triste y decepcionado. Él la amaba y fue un duro golpe ir descubriendo el tipo de mujer que era, tan perversa, tan pérfida, tan mala madre; no sólo le duele por él mismo, le duele aún más por su hija Alexandra, tan distinta a su madre.
Como el negocio no se puede emprender sin la parte de Regina, entrarán en escena unos bonos de la Unión Pacific, propiedad de Horace, y guardados en una caja de seguridad de su banco a la que tiene acceso su sobrino Leo, que trabaja allí. Es en ese momento cuando Oscar y su hijo le explican a Ben su plan para robarle a Horace los bonos y devolvérselos una vez produzcan unos beneficios que se suponen inmediatos. Creen que Horace no tiene por qué darse cuenta ya que nunca comprueba su caja fuerte. /Fin Spoiler (Ya se puede seguir leyendo sin problema)


 


Es de ese modo, explicado en el anterior spoiler, como los hermanos de Regina podrán seguir con el proyecto de la industria sin contar con su hermana. Ben habla con ella y le comunica que ya no precisan de su participación al no poder contar con el dinero que le podía dar Horace y no tener la posibilidad de conseguirlo de otro modo. Regina le insiste a su hermano preguntándole de dónde sacará la parte que le tocaba poner a ella. Ben no se lo dice y ella se desespera al verse totalmente derrotada.

Spoiler (No leer el spoiler en color azul para no descubrir partes de la película)
Pero el plan de los dos hermanos y el hijo de Oscar que tiene que ver con los bonos sustraídos se estropeará cuando Horace, en una visita sorpresa al banco, descubra lo que tanto temían los ejecutores del robo. Horace comunicará el hecho a su esposa y ésta no aceptará que su marido se pueda tomar la acción delictiva como un préstamo a sus hermanos, del que ella heredará la deuda, y no como una inversión; él nunca lo quiso así. De ese modo Horace echa por tierra la ambición de su mujer.
Pero ella no lo puede tolerar y quiere darle a Horace un escarmiento, tal vez el último... /Fin Spoiler (Ya se puede seguir leyendo sin problema)

Drama que cuenta una gran historia en la que las relaciones familiares y la trama, de clímax envolvente y perturbadoramente malsano, lo son prácticamente todo.

No importa el maniqueísmo que hay haciendo de los dos grupos, de los que hablaré a continuación, o excesivamente malos o muy buenos; eso forma parte del drama y hace que funcione mejor. No es del todo realista, pero la exageración invita a ver el hecho moral como ejemplarizante, moralizador, incluso catártico para aquellas personas que se puedan sentir identificadas con ciertos defectos humanos, tomen conciencia de los suyos propios y quieran desprenderse de ellos por dañinos. Ese castigo que tienen y merecen los malos, aunque alguno tenga su particular victoria, es un espejo que podría reflejar los propios pecados de quien contempla los hechos. El ejemplo de lo que hacen los inmorales en determinadas situaciones de la vida y cómo se comportan los buenos en esas mismas condiciones son claros, explícitos, contundentes en el mensaje. Hay quien gana en su desmesurada ambición, quien sale triunfante en su doble frente abierto, pero pierde en lo más importante para cualquier persona, a no ser que se sea una loba, y que nunca mereció tener: el amor de los suyos.

Spoiler (No leer el spoiler en color azul para no descubrir partes de la película)
Regina ya lo había perdido hacía tiempo con respecto a su marido Horace, sin importarle, y lo ha vuelto a perder ahora con su hija Alexandra, quien a su vez lo ha encontrado de un modo reconfortante en David, un gran hombre, tan grande como su padre y con el que el chico se entiende muy bien. /Fin Spoiler (Ya se puede seguir leyendo sin problema)

Alexandra sabe cada vez con más claridad como se mueven las cosas en la familia y qué clase de madre tiene, todo con la ayuda de David, el hombre que trabaja en el periódico del pueblo; éste ayudará a la chica a quitarse la venda que cubría sus ojos para entender que ocurre. ¿Y qué es lo que ocurre? Que su madre y sus dos hermanos se mueven por puro interés, por ambición, y harán todo lo que esté en sus manos, lo que sea necesario, para conseguir lo que quieren, aunque pierdan el amor de sus familias. La loba habla de las miserias de esa parte de la familia cuya codicia les ciega. El dinero parece poderlo todo y lo maquiavélico para conseguirlo es una constante.



Y por último hablar de esos dos bandos de los que hablé antes que se enfrentan por su manera de entender el mundo y estar en él; por un lado el de los clasistas, los que quieren el poder por el poder, los explotadores de los desheredados, los que codician de una forma totalmente egoísta, interesada, representados por el grupo de los malvados: Regina y sus dos hermanos, Oscar y Ben, el más parecido a ella en cuanto a poder de manipulación y saberse colocar como eficiente oportunista, acompañados en sus siniestros planes por Leo, el hijo de Oscar.


Y ahora, después de hablar del grupo de los malos y sus inmorales actos, digamos quienes son los buenos, los que merecen la pena y se comportan noblemente: estaría, como no, Horace (otro Atticus Finch en cuanto a rectitud moral a pesar de ser banquero ;-D), su hija Alexandra, la mujer de Oscar, desencantada y maniatada por su marido, y quien en una declaración desoladora confesará llorando que no le gusta su hijo Leo, y el joven periodista David, enamorado de Alexandra y correspondido por la chica.
Fijándonos un poco nos daremos cuenta de que el grupo de los buenos, cuando se juntan, parecen contentos y disfrutan los unos de los otros, no así el de los malos, con sus riñas constantes y preocupados por llegar cuanto más arriba mejor, sin ayudarse en ningún momento sino todo lo contrario, pisándose siempre que haga falta y la ocasión lo permita.

20 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

Guzz dijo...

Muy buen film para mí, quizá algo ninguneado por la fuerza que la sra Davis le metió a su papel tan implacable y que supedita el recuerdo de todo lo demás. Aunque para mí fetén claro, ésta mujer es mi actriz favorita de siempre... Gran entrada (otra más) y saludos guzzeros Mr. Simpson.

Raül Calvo dijo...

Menuda loba estaba echa Bette Davis. Será verdad que imitaba a Tallulah Bankhead, pero desde luego lo hacía de forma soberbia.

Manderly dijo...

La maldad está perfectamente plasmada en los tres hermanos, aunque no tenemos duda de quienes son los que llevan la voz cantante en el asunto. La mujer sin escrúpulos de ningún tipo está magistralmente caracterizada en una Bette Davis grandiosa. Quizás fuera Wyler el que sacó el mejor partido a esta actriz, coronándola como la mujer perversa que tan perfectamente interpreta.
Para mi, Bette Davis es la mejor, pero en ‘La loba’ lo hace tan bien que es de los personajes que menos me gusta de ella, precisamente porque Regina no tiene nada bueno y por eso la rechazo. Aún así disfruto viendo la película, por supuesto.
Quiero mencionar, la secuencia en la que Wyler nos muestra hasta que punto Regina es codiciosa y malvada. Es aquella en la que con un plano cada vez más cerrado de la expresiva cara de Regina, sufrimos mientras al fondo intuimos los malos momentos que está pasando su marido sin que ella tenga la menor intención de ayudarle. Sólo, espera impasiblemente… un final.
Un saludo.

CreatiBea dijo...

Bette Davis para mi también es la mejor.
Y en esta película está soberbia, aunque mi favaorita es "Eva al desnudo".

Hmmm me está apeteciendo volver a verla...

Gracias y saludines!

Javier Simpson dijo...

Guzz: La figura de Bette Davis es muy grande, es cierto. Ella eclipsa con su interpretación en alguna medida, pero Wyler demuestra lo que es. La dirección es impecable; a todo eso le ayuda un guión estupendo, basado en una obra de teatro “The little foxes”, de Lillian Hellman .

Un saludo, Guzz.

Raül: Indagaré a ver quién es esa tal Tallulah, Raül… a no ser que me quieras decir tú quién es ;-P

Un saludo.

Manderly: Desde luego, los hermanos son tal para cuál. A saber cómo serían los padres… bueno, eso tampoco es algo matemático; de padres nobles pueden salir hijos perversos, aunque la educación es importante y eso, supongo, será más complicado. Yo creo, y como puse en la entrada, que hay maniqueísmo en la mayoría de los personajes, Regina especialmente. Su moralidad es de una radicalidad importante.
En la secuencia que aludes Bette demuestra por qué es la mejor, o de las mejores actrices de la historia. A mí se me pusieron los pelos como escarpias…

Un saludo.

Bea: Hola, Bea. En Eva al desnudo está también increíble. Las dos pelis son una pasada, geniales, para recordar.

Un saludo, Bea.

Gracias por pasaros por mi blog y hasta otra Guzz, Raül, Manderly y Bea.

Mario dijo...

Me hizo recordar la novela Doña Bárbara de Romulo Gallegos, una mujer fuerte, poderosa y cruel que domina una región, aunque en la obra literaria ella se doblega ante el amor de un hombre bondadoso y civilizado que la rechaza. Bette Davis produce mucha expectación, ya tenía intenciones de verla y agrego tu crítica, fuera de que como dices hay maniqueismo, será cuestión de hallar el mensaje y apreciar las actuaciones. Un abrazo.

Mario.

Outsider. dijo...

no conocia la película pero me a gustado mucho el post ya que la historia o como lo cuentas es interesante habia escrito mas pero
se me a borrado todo el texto al intentar publicarlo así que solo decir buen post Javi como siempre.

daniel dijo...

Ay, esta no la he visto :(, pero me ha encantado lo que has escrito con ella (que me hubiera devorado esos spoilers de habermela visto). Está en las listas de pendientes y ya caerá. De momento te digo que juntar a Davis y Wyler siempre resultó supremo, para muestra me remito a Jezabel y La Carta, donde Davis está espléndida y Wyler hace un trabajo de direccion notable. No dudo que esta sea la excepción.
Un abrazo Javi.

David dijo...

Excelente película, obra maestra del tandem Davis-Wyler, la mejor de su trilogía en mi opinión.

Impresionante como Wyler coloca con sabiduría la cámara ofreciendo al espectador una butaca en primera fila para disfrutar de ese festival de maldad que nos ofrece "la loba" Regina Giddens (Bette Davis) y sus voraces hermanos.

Felicidades Javi por recordar esta excelente película.
Para los amantes del cine clásico que no la hayan visto no pueden perdérsela bajo ningún concepto.

Un abrazo.

Sese dijo...

No tenía demasiado fresca la peli, gracias por recordármela. Eso sí producto típico de Wilder, melodrama total y Bette Davis, perdón BETTE DAVIS. Con eso está todo dicho.

Creo que la dieron en qué grande es el cine (cómo añoro ese programa, al margen de la ideología de algunos tertulianos)

Saludos

Raül Calvo dijo...

Javi, Tallullah Bankhead fue una famosa y prestigiosa actriz de teatro, muy venerada en su tiempo, pero que no tuvo mucha suerte en el cine (sale en Náufragos de Hitchcock) porque los papeles que ella hacía en el teatro se los daban a la Davis en el cine y Bankhead amargada dijo que no hacía más que imitarla. La guinda la puso Davis que, al más puro estilo loba, hizo una imitación consciente de Bankhead en su papel de Eva al Desnudo (cuyo personaje, de nuevo, estuvo a punto de interpretar Bankhead haciendo de ella misma).

abril en paris dijo...

He pasado a la velocidad del rayo porque la tengo pendiente... y no quiero ni leer los comentarios. Pero vuelvo en otro momento.

¡No me pierdo a esa Bette Davis en su papel de malisima !

Saludos cariñosos Javi :-)

Javier Simpson dijo...

@ Mario: No conozco la novela que mencionas. El papel de Regina no sé si denominarlo de fuerte porque normalmente ese adjetivo lo identifico con lo positivo, sin embargo sí que es cierto que hay gente malvada que tiene su fortaleza y Regina entraría en ese grupo.

@ Outsider: Es un guión completísimo e intenso. Te engancha durante todo el metraje con unas actuaciones y puesta en escena magistrales. Lo tiene todo.

@ dani: Pues mira, dani, a mí precisamente me quedan por ver esas que mencionas, La carta y Jezabel…imperdonable tratándose de otras dos de las más conocidas de Bette Davis. Lo remediaré pronto.

@ David: A mí me parece un drama buenísimo. Es redondo y sus “trucos” no parecen tales por la maestría de la dirección y el buen hacer de los intérpretes. Daba gusto ver estas pelis; su naturalidad y sencillez de estilo eran geniales. Es como dices tú, David: los espectadores parece que tengamos una butaca preferente viendo los tejemanejes de esta gente sin escrúpulos.

@ Sese: Te despistaste con el director, Sese. No es Wilder es Wyler ;-D El programa Qué grande es el cine! Era buenísimo. Ponían grandísimas pelis y el coloquio era cojonutti. Entre los invitados mi favorito, con cierta diferencia, era Marías, el de la pipa; el tío era un crack… bueno, supongo que seguirá siéndolo (supongo que aún no habrá palmado)

@ Raül: Gracias por la información, Raül :-)

@ abril: Haces bien. Yo a veces hago lo mismo si la peli me interesa mucho y no quiero saber prácticamente nada de ella.

Un abrazo a todos y gracias por comentar, amigos…

Roy Bean dijo...

Poco que aportar a lo que has dicho, un peliculón, y es que cuando se juntan dos "coasa buenasª sólo puede salir otra buena: Davis y Wyler

Saludos
Roy

ethan dijo...

Una de las grandes películas de Wyler, que has analizado desde el punto de vista argumental, desde la psicología de los personajes, y que tiene un aspecto muy destacable: el formal
La manera de rodar de Wyler es muy personal, algunos le han llamado el Mizoguchi occidental (o a Mizoguchi, el Wyler oriental) con una gran capacidad de armar una puesta en escena en distintas profundidades y arrancar un larguísimo plano secuencia con toda la naturalidad del mundo, para dar libertad a actores -y personajes-.
Saludos!

Javier Simpson dijo...

Bean: Es cierto, Bean. Tiene muy buenos ingredientes como para que no resulte. Un abrazo.

ethan: Sí, ethan, tiré más por ese lado que era uno de los que más me atraía. La dirección es tan impecable que no sé ni que comentar: simplemente puedo decir que su clasicismo y puesta en escena son magistrales y que parece que Wyler no esté ahí haciendo su trabajo. Todo fluye de una forma que ni te lo crees… pero eso le ocurre a muchas de esas pelis clásicas tan mágicas.
Un saludo, ethan.

David Amorós dijo...

Pues leyéndote me he dado cuenta que a parte de "Ben-Hur" he visto muy pocas películas de Wyler, otra laguna de mi cinefilia. Sé que "La loba" está considerad una obra muy importante, como tu atestiguas, así que de nuevo, probaré de ponerle remedio. Lo que ocurre es que son tantas las lagunas y tan escaso el tiempo. Un post magnífico, Javier Simpson. Un abrazo.

deWitt dijo...

Como intuyo que ya sabes admiro a Wyler y a Davis, y al igual que David, en mi opinión es la mejor película de las tres que hicieron juntos, aunque las otras dos también son obras maestras.

Que Bette Davis está soberbia no deja lugar a dudas. Pero sus compañeros también están a la altura (muy alta). A mí, desde el punto de vista interpretativo, me parecen brillantes las interpretaciones de "los buenos", de los que tienen que asumir esa realidad avariciosa y sombía. Por un lado esa cuñada refugiada en el alcohol y ese Horace que parece ser el que pone la cordura (la bondad) en la película (después presumiblemente, si la película continuara, su papel sería asumido por el novio de su hija). Y esa niña que pierde la inocencia a base de palos. He de decir, de todas formas, que Teresa Wright no me gusta especialmente y creo que es la única que peca un poco de sobreactuación.

Suscribo también el comentario de Ethan: la forma de rodar de Wyler era magistral y quizás en esta película, más que en ninguna otra, eso que un día dijo acerca de que un salón puede ser un gran campo de batalla (algo así, estoy escribiendo de memoria) es cierto.

Yo confieso: envidio a los que como la amiga Abril todavía no la han visto porque se van a a quedar maravillados.

Gran entrada colega!!

Un abrazo

Javier Simpson dijo...

David: A veces pasa. A mí me ocurre lo mismo con algunos clásicos. De Kurosawa sólo he visto 5 o 6, por ejemplo, y su filmografía es bastante extensa. Yo te recomiendo mucho este director, es una pasada. Los mejores años de nuestra vida me gustó mucho también.

Un abrazo y gracias por comentar, David.

deWitt: Es una lucha entre el bien y el mal, un drama genial sin duda, deWitt. La frase del salón y lo que representa en lo contado es muy buena. Allí tiraban con bala, se jugaba muy duro y no había un momento de descanso, de paz, sólo la había cuando los malos no estaban…

Un abrazo para ti también y gracias por pasarte, deWitt.

Susan lenox dijo...

Bette Davis me gusta tanto, que no podría elegir una peli de ella, pero esta y Jezabel son de las mejores la he visto varias veces y siempre vuelvo a enamorarme de Bette, de como atrapa la camara, se come a todo bicho vviviente.
Un post estupendo Javi.

Petons.