" cinódromo: Crueles intenciones/ Roger Kumble/ Estados Unidos 1999

martes, 4 de enero de 2011

Crueles intenciones/ Roger Kumble/ Estados Unidos 1999

 

     Lo que en Las amistades peligrosas o Valmont funcionaba cuando se plasmaba en la pantalla el Espíritu y los matices importantes de la novela de Pierre de Laclos, en Crueles intenciones se ahoga paulatinamente en infructuosos intentos de darle a la trama la consistencia y credibilidad necesarias para meternos de lleno en las situaciones.

         Esas relaciones descritas pasan por naturales y se les da todo su sentido en la misma época que relata la novela, allá por el siglo XVIII, y en películas como las mencionadas antes de Stephen Frears y Milos Forman, nada menos. La novela es de género epistolar, y en este tipo de literatura se hace un recorrido de algún personaje desde su faceta moral, de algún hombre de origen nobiliario, que trata de corromper cualquier tipo de virtud a causa de su aparente “maldad”. A través de cartas que escribe algún personaje se nos va mostrando como evolucionan y se comportan éstos, y las relaciones que se dan, en ocasiones con un componente perverso destacable.

        Los escenarios en los que se movían aquellos nobles -: salones de mansiones imponentes y de un refinamiento de ensueño, teatros monumentales abarrotados de marqueses y condesas con abanicos hablando en códigos amatorios mientras se movían en una especie de danza hecha alegremente con sus brazos, etc, etc- eran marcos apropiados para el buen desarrollo de unos temas que tenían mucho (o todo) que ver con el mundo intrigante de alcobas, de palacios o antesalas con puertas cerradas y la moralidad que allí se escondía, urdiendo planes para la pura y sencilla satisfacción personal de quien lo planificaba

      Se hablaba de amor, de celos, de engaños, de traiciones y venganzas, de hipocresía y también de sinceridad. El resultado era un relato, o cuento si se prefiere, lleno de pasión, en donde la liberalidad de la nobleza reflejaba claramente el tipo de vida relajada y hedonista de los que componían ese extracto social privilegiado y vividor.


Cuando se hace un remake de la obra, aunque se le trate de dar el aspecto más actual posible, y en ocasiones con un tono de comedia un tanto teen, habría que trasladar, casi por obligación, ciertos elementos importantes del original, o hacer una cosa totalmente nueva con muy poco del original, sólo lo justo, que sirviera de base para el desarrollo posterior… pero en esta peli se fue más bien hacia lo primero, y es ahí donde Crueles intenciones naufraga, no estrepitosamente ya que hay algún que otro momento conseguido, pero sí lo suficiente como para resultar un film fallido al adolecer de ritmo, con baches y mesetas aburridísimas, por plana y poco emocionante, sin apenas momentos chispeantes donde apenas hay ingenio; con diálogos predecibles hasta la saciedad (aunque no se hubiesen visto ninguna de las películas anteriormente citadas basadas en la novela), y forzados, siempre que se le quería dar el estilo de elegancia refinada y de cinismo de aquella época muy bien reflejadas en Las amistades peligrosas, de Frears, y que en Crueles intenciones chirrían por artificiales… o por no encajar, sencillamente, la liberalidad de la nobleza, sello de una época y de una élite privilegiada, en una clase adinerada (burguesía, los que se cargaron, precisamente, a los nobles en la popular revolución francesa) como la que retrata la película, de costumbres y comportamientos distintos.
SPOILER (No leer el spoiler en color azul para no descubrir partes de la película)
      Si la transición en Valmont, un Don Juan manipulador y sin escrúpulos, es grandiosa y está matizada perfectamente, dándole un componente dramático sobrecogedor, en Crueles intenciones queda corta y bastante Light la evolución, por lo que no sufres lo suficiente con el personaje y su tragedia final, aunque el tono de la película no sea exactamente el mismo y esté dirigida a un público adolescente.

9 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

ATTICUS dijo...

No me gusto nada esta pelicula,simplona y sin
recursos.
Por cierto te ha quedado bien el diseño nuevo.

Raül Calvo dijo...

Recuerdo ir a ver esta película porque estaba enamorado de Reese Witherspoon después de verla en toda su gloria en esa pequeña obra maestra del cine negro contemporáneo que es la totalmente recomendable Al caer el sol (Twilight, Robert Benton, 1998) y por Sarah Michelle Gellar. Vaya decepción de película, como dices tú se queda en un ejercicio muy light y cargado de moralina. De todas formas se han hecho dos continuaciones de la película directamente en DVD.

Y contando ésta, se han hecho hasta 13 versiones diferentes de la novela de Laclos, datando la primera de 1959. No está mal, ¿eh?

Javi dijo...

Gracias Atticus por comentar. Lo cierto es que no es muy buena, no. En cuanto al diseño nuevo: quería cambiarlo porque el otro me resultaba un poco simple. Me costó un poco, pero logré, más o menos, lo que quería... hay muchos tipos de collage fotográficos.
Raül: tomo nota de esa peli que comentas de Reese:- Al caer el sol-. A mí hay otra de ella que me había enganchado y que me pareció bastante original, aunque muy ácida, Freeway (trabajaba también Kiefer Sutherland): una versión moderna del cuento de Caperucita roja. Chaito.

daniel dijo...

Sin haberme leido el libro, la pelicula me parecio interesante en su forma de presentar la trama; aunque si bien sufre de esquematizaciones muy trilladas y que se pudieron haber desarrollado de otra forma, tiene un don que engancha. El final ademas a pesar de tener la valentia de "ser sorpresivo e inesperado" me gusta (claro añadido a la hermosa sinfonia).

Saludos!

Outsider. dijo...

Desde un principio esta película no me gusto estaba claro que estaba en lo cierto una película bastante mala. buen Post javi :)

Yolanda dijo...

Javi, me alegro de haber descubierto tu blog porque tienes muchos enlaces a otros que hablan de cine y aunque no pueda leerlos todos intentare echarles un vistazo. Yo suelo hablar de las películas que veo, pero llevo tres semanas de parón por las vacaciones. Iré el jueves o el viernes, espero. Estoy entre "La llave de Sarah", "Balada triste de trompeta" y "También la lluvia". Ya veremos...
No vi esta película que comentas. "Las amistades peligrosas" me parece fabulosa, adoro a John Malkovich y a Michele Pfeiffer y la historia es todo un tratado sobre la maldad y la inocencia enfrentadas. Podría situarse en cualquier época, pero la Francia del XVIII es un escenario perfecto. Es lo malo de retorcer una buena obra, suele acabar destrozada, la pobre...
Aprovecho para aclararte que la saga Bourne me encanta, creo que me expresé mal en mi comentario en el blog de "Mis críticas de películas". Quería decir que "El americano" no es así, tiene otros valores. Hacer una buena película de accción no es fácil, y si encima encierra una buena historia ni te cuento. Me gustan las películas de calidad, por eso a veces veo las de poco éxito y escasa distribución, pero no las raras porque sí. Vamos, de todo un poco, según mi estado de ánimo. Me encantan las películas antiguas. En TeleMadrid ponen "Cine en blanco y negro" con el plomo de Garci, son películas clásicas casi olvidadas. La última fue "La mujer pantera". En DVD, regalo de un amigo, vi "La angustia de vivir", un dramón que le valió un Óscar a Grace Kelly, acompañada de William Holden y Bing Crosby. Ya no hacen películas así, densas y dramáticas. Es un tópico, pero es verdad.
Un saludo.

Lillu dijo...

Yo la vi hace muchísimos años y recuerdo que me gustó bastante, quizás porque no la relacioné nada con las otras versiones del clásico (prefiero sin duda "Valmont" a "Las amistades peligrosas", de paso XD). Teniendo en cuenta el tono de este film, dirigido a un público joven, actualizando el mito del Don Juan y aportando detallitos de una situación moderna, a mí me hizo mucha gracia y me entretuvo bastante.

saluditos!

Javi dijo...

A mí me encanta Milos Forman, y me encanta Valmont; pero la de Frears le tengo un cariño especial y me gusta más, aunque considere a Forman mejor director que Stephen Frears, del que, por cierto, quiero volver a ver Mi hermosa lavandería, con la que se dio a conocer a nivel internacional y en la que sale el gran Daniel Day-Lewis. Un saludo, Lillu, y gracias por comentar.

Ariadna dijo...

Me sorprende que hayas visto esta peliculilla de adolescentes... Pues a mí me gustó bastante la peli, y eso que cuando la vi ya no era adolescente, sólo joven. Me pareció muy entretenida, y también encontré original que quisieran trasladar ese argumento tan dramático del siglo XVIII a 200 años después, aunque no sea muy creíble. Ya sé que no se puede comparar a Las amistades peligrosas, que es una película magnífica, con actuaciones impresionantes de John Malkovich y Glenn Close... Pero yo creo que sí se puede comparar a Valmont, de Milos Forman, que trata el tema, en mi opinión, de una forma mucho más ligera... Hala, ya he dicho otro sacrilegio más... :(