" cinódromo: Arsénico por compasión/ Frank Capra/ Estados Unidos 1944

jueves, 1 de agosto de 2013

Arsénico por compasión/ Frank Capra/ Estados Unidos 1944



Una película donde la locura adquiere todo el protagonismo y es descrita en forma de comedia negra en la que se cambia el significado que se le daría a la locura en unas circunstancias normales al pasar de lo dramático (la locura no deja de ser siempre dramática se mire como se mire si se hace desde una perspectiva realista... pero esto que hace Capra no es realismo precisamente) a ser un asunto cómico, eso sí: disparatado, pero tremendamente divertido. La comedia de Frank Capra es desternillante. Su humor negro y el surrealismo que hay resultan entrañables (las ancianas hermanas pueden tener que ver en ello). El protagonista es Mortimer Brewster, sus tías y el que hace de hermano de Mortimer, Jonathan (Raymond Massey haciendo una caricatura y burlándose –o no, tal vez se trate de un homenaje – del personaje de Frankenstein que interpretó Boris Karloff y en el que caben todo tipo de guiños). Mortimer está magníficamente interpretado por el rey de la comedia Cary Grant. Su actuación fuera de sí es magistral, sus emociones alteradas por los hechos que descubre están a punto de hacerlo colapsar, la incredulidad que presenta está plasmada con una gracia insuperable: el descubrimiento del primer cadáver encerrado en un arcón es un buen ejemplo; el sorpresa tras sorpresa al que es sometido en el primer tramo de la película (para mi el mejor) por parte de sus tías es pura comedia, comedia de muchos quilates. Ese arcón de las sorpresas citado adquiere un protagonismo silencioso, pero rotundo, como los cadáveres que se juntan en la casa de unos y de otros, pero todos de la familia Brewster. El lío está garantizado.



 



El comportamiento de las tías es engañoso. Sus maneras, antes de descubrirse el desaguisado, son dulces, amables, simpáticas, pero su fondo no deja de ser siniestro. Hay en su decidida y siniestra costumbre una motivación noble, según ellas, ya que sólo se meten en tan macabra labor con pobres ancianos que están solos en el mundo y, así lo creen ellas, sufren. Para las hermanas su actividad es una obra de caridad; pero eso no hace que tenga sentido lo que llevan a cabo; la explicación de la locura, pues, tiene sentido en un planteamientos semejante.



Teddy Brewster, el loco oficial que vive con las hermanas en la casa, y del que cuidan con todo el amor del que son capaces (que es mucho), le dará a la película un plus de humor que la hará todavía más movida y excéntrica.

Hay un bajón cuando entra en escena Jonathan, un personaje sin máscaras (a pesar de que parezca llevar una y ese sea motivo de vaciles por parte del hermano), el más siniestro, pero que encaja perfectamente en el tono de comedia y que le da un contraste muy divertido de todos modos (la primera parte de la peli era difícil de superar). A Jonathan lo acompaña un médico cirujano inquietante, el Doctor Herman Einstein (Peter Lorre). Pero ese bajón vuelve a arreglarse cuando Mortimer vuelve a la casa y se encuentra con su hermano. Ahí reaparece la mejor comedia, con partes que se podrían catalogar de comedia de enredo, con policía, Mortimer, su novia, Jonathan, las tías, el pobre Teddy y algún que otro médico que se cuela en el lugar para captar clientes para su “casa de descanso”.





El último tramo de la comedia es en la que el enredo adquiere toda su dimensión. Tiene partes magistrales, ingeniosas a más no poder, situaciones de gran comedia con grandes diálogos. La escena del intento de asesinato de Mortimer, a quien amordazan en una silla a la que atan, por su hermano y las comparaciones que se hacen mientras suceden los mismos hechos que Mortimer va describiendo de una comedia que se representa en un teatro (creo que dice de Brooklyn), muy mala según el crítico teatral,  es genial, lo mismo que acontece en la escena en la que el policía con aspiraciones a autor teatral habla a Mortimer de su obra con el protagonista amordazado en la silla y creyendo el poli que  estaba en tal situación porque ensayaba con Jonathan y su compinche. Estas escenas son esencia capriana. 
El tratamiento que se le da a algunos de los ingresos que tienen que ver con la familia Brewster (con sorpresa final que tiene que ver con el mismo Mortimer) se hará sin ningún disimulo en cuanto al enredo y un tanto rápido en la resolución dentro de toda la locura increíble que es la peli de Capra. Pero esta anécdota, que no ocupa más que unos pocos centímetros de celuloide, ni desentona ni estropea lo más mínimo esta simpatiquísima comedia.

12 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

miquel zueras dijo...

Hace poco revisé esta película que temía verla envejecida pero resiste muy bien el paso del tiempo. Los personajes de Massey y Londres son magníficos. En México vi una representación teatral que ya lleva catorce años en cartel. Allí se titula "Arsénico y puntillas viejas".
Saludos. Borgo.

V dijo...

Una autentica maravilla. El celuloide en estado puro. Una obra que permite decir que sí que existe un séptimo arte. No se si calificarla de maravillosa locura macabra ya que toda calificación se quedaría grande. El ritmo endiablado y las réplicas de un guión impecable ponen el resto. Estamos ante una obra mayor y de gran envergadura.
Por cierto, yo no veo ningún bajón. Una delicia de principio a fin. Saludos

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Estupenda entrada, Javier. Una película maravillosa, qué grande era Capra. Recuerdo muy bien, en mi juventud, descubrir "Arsénico", "Horizontes perdidos" o "¡Qué bello es vivir!, obras que siguen encantándome lustros después.

Un abrazo.

Manderly dijo...

Gran comedia!! A mi lo que más me gusta es la seguridad de ambas tías en todo lo que hacen y todo los que les rodea. Todo es normal!!! Ja, ja, ja...
Buen argumento y buenos actores. Una locura muy divertida!
Saludos.

Javier Simpson dijo...


Miquel
Y tanto que resiste, Miquel. Me parece demasiado redonda como para que pase mal el tiempo por ella. Pura comedia clásica made in Capra.
La anécdota de México es una pasada… me parecen muchos años, bueno, pero también es cierto que ciudad de México es enorme.
Un saludo y gracias, Miquel.
V
Pues queda muy bien eso de maravillosa locura macabra y es muy acertado, V. Es una gran peli de Capra, un director único e inconfundible.
En cuanto a lo del bajón: tampoco es que ese tramo no esté bien (que para nada) sino que esa parte cuando entra en escena Jonathan no es tan buena como la primera, justo hasta cuando aparece; pero dura poco, no es ni tan siquiera un bajón sino un respiro después del ritmo y todo lo gracioso que hay en lo anterior. Después remonta con ímpetu, aunque, y como comento, hay un desenlace un poquitín esquemático en lo del arreglo con el médico para ingresar a buena parte de la familia Brewster; y esto tampoco está mal, pero a mí me hubiera gustado darle más chance.
Gracias por pasarte, V, y un saludo.
Gonzalo
Hola, Gonzalo. Sabía que te gustaría. Es un gran clásico, una peli tremendamente divertida que no se corta a la hora de contar la locura que cuenta, y con un desenvoltura que nadie como Capra lograría plasmar. No sé qué hubiera hecho Wilder con un guión semejante…
Un abrazo y gracias, Gonzalo.
Manderly
Lo de la actitud de las tías te descoloca totalmente y te partes. La verdad es que lo hacen muy bien. Las situaciones son una maravilla y se hacen, sorprendentemente, creíbles (aunque parezca mentira tratándose de tal disparate; ahí reside gran parte del valor que tiene esta comedia). Un abrazo y gracias por comentar, Manderly.

ricard dijo...

No había visto esta película hasta hace muy poco y debo decir que me decepcionó. No digo que sea mala ni mucho menos pero me parece que su humor funciona más como concepto que en su plasmación cinematográfica. Y Cary Grant está absolutamente sobreactuado. Un abrazo.

Daniel Bermeo dijo...

Muy buena entrada Javi. El film es otro gran pendiente que tengo con el 7mo arte (se puede tener una lista de películas por ver tan larga como la mía?? xD) Muchas gracias por recordarla :) creo que muy pronto caerá por acá.

Un abrazo.

abril en paris dijo...

Un clasicazo dentro de la comedia alocada"screwball"..es tan disparatada como genial, sentimental y negra. Digamos que Cary Grant (inmenso siempre) alcanza unas cotas de locura como la de sus pobres tias que bordan el papel..ellas tienen su propia lógica. el cine de Capra siempre tiene ese "toque" especial, divertido, optimista hasta en las tragedias y el final feliz nunca falta.
Un buen menú el que nos propones Javi, para ver cualquier noche de éstas.
Un biquiño para ti y para toda Galicia.

Javier Simpson dijo...

Ricard
En este caso no coincido del todo, ricard. Pero es curioso: lo que para unos es una sobreactuación para otros es un despiporre. Un abrazo, ricard.
Dani
La mía también es larga, creo que llega a la talla XXL :-D El caso es ir viendo poco a poco y no perder la lista :-P Si te gusta la comedia clásica creo que ésta te puede entusiasmar… aunque nunca se sabe, si no pregúntale a Ricard ;-P Un abrazo.
Abril
Es cierto, Abril, totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Capra es sinónimo de diversión siempre. Creo que no hay nada de él que no me haya gustado. No hace mucho vi Caballero sin espada, maravillosa peli. Un bico y gracias por todo. El accidente de Santiago fue una gran tragedia. No se olvidará en mucho tiempo ese día de Galicia.

Gracias por pasaros y que tengáis una buen verano… lo que queda; hay que aprovechar (el que sea afortunado y pueda) que eseguida se va.

Lillu dijo...

Hace mucho tiempo que no la reviso, pero la recuerdo muy divertida. Quizás sea el momento de ponerla de nuevo en una de estas noches calurosas de verano :)

saluditos

Javier Simpson dijo...

Desde luego que es divertida. Ya van unas cuantas veces que la veo y nunca dejo de pasármelo de rechupete. A mí Capra me puede muchísimo. Una alegría saber de ti, Lillu. Espero que lo del piso se haya solucionado ya y estés mejor. Un abrazo.

Ariadna dijo...

Esta sí la he visto. Es muy divertida, aunque, en mi opinión, sí que tiene bastantes bajones de ritmo, pero ya sabes que mi opinión es muy rara :( Es verdad que las tías tienen un cierto aire siniestro desde el principio, a pesar de ser tan super amables y cariñosas. Son unos personajes muy peculiares, jajaja. De Frank Capra me quedo con Caballero sin espada y, sin duda, Qué bello es vivir, que mira que la he visto veces y siempre se me saltan las lágrimas! Un abrazo.