" cinódromo: El padrino/ Francis Ford Coppola/ Estados Unidos 1972

jueves, 14 de abril de 2011

El padrino/ Francis Ford Coppola/ Estados Unidos 1972



Con películas como El padrino, Apocalypse now, La conversación o La ley de la calle, Coppola se convirtió en un referente de primer orden en la cinematografía de todos los tiempos.
El padrino es una película sobre la mafia, y más concretamente sobre la mafia de origen siciliano, abriéndose paso en un escenario tan grande y abierto al mundo como la ciudad de Nueva York. Mario Puzo es el conocido autor de la novela y del guión, junto a Coppola y, aunque no acreditado, Robert Towne. Su mitificación viene dada por los mejores valores que se pueden encontrar en cualquier obra de arte. Las lecturas que se sacan de ella son muchas y de distinto tipo. Nada queda sin atar ni se improvisa (tan sólo Marlon Brando con sus algodones metidos en la boca; al parecer le daba pereza crear un personaje), todo está planificado con una precisión concienzuda. Aquí la mafia se idealiza en la familia y sus códigos. Nada fuera de la familia es afín a sus miembros, aunque su pertenencia no venga dada tan sólo por la consanguinidad sino por su compromiso y lealtad. Tom Hagen es del grupo sin tener lazos de sangre con los Corleone. Es más importante la lealtad y el sentirse miembro de la familia que la sangre si esta no va acompañada de fidelidad, ante todo, y valía, si no que se lo pregunten a Fredo Corleone.

En El padrino vemos magistrales retratos costumbristas de la comunidad ítaloamericana; también hay un mestizaje cultural con lo nuevo, lo norteamericano. Hay apuntes al mundo del cine, a Hollywood, algo muy norteamericano, en el personaje del cantante ahijado y amigo de Don Vito, Jhonny Fontane, interpretado con gran credibilidad en su pequeña intervención por un no muy conocido, por lo menos aquí, actor y cantante ítaloamericano Al Martino. Inicialmente este papel estaba reservado para Frank Sinatra (en la novela de Mario Puzo tenía un papel más relevante), pero se descartó por las similitudes entre el personaje y el propio Sinatra; fue éste el motivo por el que en la película no tuviera más salida Fontane: las presiones de Sinatra hacia la producción surtieron efecto, al parecer.  En la boda donde se casa la hija de Don Vito, Connie, con Carlo Rizzi comienzan a asentarse las bases para conocer a los personajes, lo que representan y las relaciones que mantienen. La policía que está fuera del edificio donde se desarrolla la boda cuida que todo vaya bien. El acontecimiento es un motivo de encuentro entre los principales jefes de la mafia. Al parecer, varios  policías de Nueva York participaron en el rodaje como extras.



Vito Corleone, patriarca y jefe del clan, el don, el inaugurador de esa dinastía oscura marcada por la violencia, la extorsión y el crimen, es un hombre ya con cierta edad. El lleva todos los asuntos de la familia con inteligencia y cierta diplomacia, hasta donde puede o le interesa (Luca Brasi), ayudado sobre todo por su primogénito James Caan, que da vida al personaje de Sonny Coreleone (Santino), un papel para el que hizo las pruebas Robert de Niro y que finalmente no consiguió, y por Tom Haggen, su consigliere.
Sonny es impulsivo y eso le puede traer problemas. Cuando reacciona con violencia pierde el control hasta el punto de ser un peligro, sobre todo para él mismo, por pertenecer a un grupo donde, si quieres mantenerte a flote, no sólo llega con ser violento sino inteligente. Su hermano Michael Corleone es muy diferente a Sonny. En principio se niega a entrar en las actividades con las que está relacionada su familia. El haberse alistado en el ejército había sido una escusa perfecta para desentenderse y mantener las distancias; de todas formas, él sabe de los negocios de su padre Vito y su hermano, conoce a gente violenta y fiel, peligrosa si estás enfrentado a ella, y en una conversación que tiene en la boda de su hermana Connie con su novia Kay Adams, protagonizada por Diane Keaton, la musa de Woody Allen, con gran acierto y sensibilidad, le reitera su desvinculación de los asuntos poco limpios de su familia mientras uno de los hombres siniestros de su padre, Luca Brasi, la parte más oscura del negocio, hace unas escenita un tanto peculiar cuando tiene que presentarle sus respetos al jefe.

Michael Corleone es el gran protagonista no sólo de esta saga mafiosa, sino de esta primera, y para mí, mejor parte. Su padre Vito es también una pieza fundamental a través de la cual gira toda la trama. Su presencia es constante e intensa aunque no salga en pantalla, y cuando lo hace se la come materialmente. El Oscar que recibe Marlon Brando de la Academia es merecidísimo e incontestable; su caracterización del personaje de Don Vito es asombrosa, inmensa, sobrecogedora. Pero centrándonos más en el personaje que interpreta Al Pacino, decir que este actor en principio no contaba con todas las papeletas para conseguir el papel. Lo criticaron por todo: por su baja estatura, su forma de hablar y actuar, su enorme timidez; algunos se reían de él incluso en los rodajes durante los primeros días. Todo eso fue cambiando poco a poco, hasta su consagración final en la famosa escena que tiene en el restaurante con Sollozzo alias “El turco” y el capitán de policía McCluskey, protagonizado por el conocido y clásico actor Sterling Hayden.



El cambio de Michael Corleone se produce cuando le tocan de lleno lo que más quiere, su familia, y siente que está en peligro todo lo que es. Él, lo quiera o no, forma parte de esa familia, y, definitivamente, la apoyará en todo y se comprometerá cuando llegan los momentos más duros, esos en los que sale, no digo lo mejor de él, sino su verdadera personalidad. Creo que no es una obligación la que tiene cuando decide actuar, una obligación que venga tan sólo de la necesidad:- hay otros que pueden resolverlo mejor que él; Michael es un principiante, después de todo, aunque demuestre un arrojo sorprendente que provoca la hilaridad de su hermano y los hombres del grupo que preparan el plan para actuar contra los que quisieron cargarse a su padre; pero, analizada la situación, decidirán dejarlo participar porque los otros saben que Michael no entra en los planes de la familia, y el ser un comodín, un tapado, puede darles ventaja- , Michael reacciona sobre todo por un puro sentimiento de amor hacia los suyos, hacia su padre, al que casi matan, y quiere hacer algo por él porque siente que puede. Su entrada sí es por un motivo personal, creo yo, aunque él lo niegue delante de su hermano Sonny para convencerlo más fácilmente, y no sólo de negocios, contrariamente a lo que se suele decir en estos ambientes oscuros. Es pura y simple venganza provocada por el odio hacia quien quiso matar a su padre; siente que por su amor hacia él tiene un compromiso que no puede romper, una obligación  moral (curiosa palabra tratándose de un caso como éste) originada en sus sentimientos más enraizados y profundos. El amor y la amenaza hacen que se decida, y en esa metamorfosis, que seguramente ya estaba latente en él y que sólo hacía falta un acontecimiento como el producido para precipitarse, la que sale peor parada será su novia Kay, con quien mantiene un compromiso mucho más ambiguo (la otra mujer siciliana) que el iniciado con su familia.
Michael Corleone evolucionará una vez que decida participar en su vendetta personal e intransferible. Su nuevo cambio, el segundo, se producirá cuando se interese por los negocios a los que había renunciado siempre. Aquí deja lo personal algo más aparcado y se inmiscuye en los asuntos de la familia decididamente una vez vuelto de Europa. Ya en Italia, en su exilio forzoso, le informaban de cómo iban las cosas. Allí recibirá la noticia de una muerte que lo marcará por una guerra abierta en el mismísimo corazón de Nueva York que se inicia por las desavenencias entre los Corleone y las familias que apoyan el nuevo negocio que se quiere montar alrededor de la droga. El innovador Sollozzo, en su aventura, había establecido los primeros contactos y abierto algunos mercados interesados en los pingues beneficios que la introducción de la nueva y preciada mercancía traería consigo. Vito Corleone no acepta el riesgo porque en su ética criminal no entra el vender droga; los vicios que ofrece él son más inofensivos, la droga es más peligrosa y hay gente importante a la que no le gustaría que alguien como él se dedicara a ese tráfico, amigos suyos de altas esferas.


La decisión de Vitto casi lo lleva a la tumba y es difícil de tomar ya que, a la larga, y según su consigliere, las familias que han decidido cambiar el tipo de negocio por el de la droga conseguirán tener el control y todo el poder que el dinero pueda comprar en cinco o diez años. Aunque en un principio se niega a entrar,  Vitto tendrá que hacerlo ante las presiones de las cinco familias neoyorquinas. Aún es demasiado importante como para no contar con él. Tiene comprados a demasiados políticos y jueces; el no permitirse el lujo de cedérselos a sus colegas para hacer buen negocio sería una descortesía imperdonable por su parte. Y en el proceso Michael está presente, junto a su padre, e irá tomando decisiones importantes, hasta que éste le encarga la nueva tarea de asumir el mando. Su vendetta se consumirá radical y definitivamente y aceptará a todos sin excepción.

Las dos mujeres con más relevancia en esta historia familiar épica sobre la mafia, Connie y Kay,  serán tristes protagonistas de unos hechos que no sólo escaparán a su control sino que salpicarán de sangre y desencanto sus vidas. A Connie destruyendo, y con mentiras, su nueva familia, a Kay a base de los mismos engaños y con promesas que no llegarán a cumplirse nunca. Connie y Kay se sentirán engañadas y marionetas en manos de la familia y su mundo hostil, depredador y ambicioso. La infelicidad anidará en sus corazones y su impotencia derivará en diferentes caminos, pero con algo en común: - la resignación-, desarrollándose dicho sentimiento a lo largo de la segunda parte de la saga. Connie se agarrará a su hermano Michael como antes lo había hecho con su padre; eso le dará seguridad al confiar en él como salvaguarda familiar siempre que acepte lo que es y a pesar de sus mentiras (muerte de su marido, o de Fredo), y Kay sentirá una resignación no asumida del todo que irá cambiando la forma de ver a su marido.



En El padrino hay violencia, como es lógico pensar tratándose de una película sobre la mafia. Ésta está tratada con elegancia y perfectamente insertada en la historia. No es una violencia demasiado explícita, pero sí contundente, más bien cruda, y de alto voltaje cuando es preciso poner intensidad. En otras ocasiones la violencia tiende más al espectáculo sin que la garra desaparezca, y es de más fácil digestión porque hay cierta dulcificación de la misma, una violencia más de ficción y asumible, que no remueve tanto por dentro aunque encaje dentro del puro divertimento.
La traición juega sus cartas también en esta grandiosa y oscura historia, casi siempre con el objetivo de posicionarse. La película está llena de traidores u oportunistas y listos hombres que se mueven con astucia para colocarse lo mejor posible en la carrera por alcanzar un puesto lo más arriba posible, aunque la apuesta les explote entre las manos y pierdan en lo arriesgado del juego, como le ocurre a Sollozzo, a Carlo Rizzi o como le pasa también a uno de los del grupo de los Corleone, Salvatore Tessio, que trata de aprovecharse del conflicto entre las familias de Nueva York para traicionar a los Corleone y salir beneficiado. En otras ocasiones hay traición por pecados tan mundanos y habituales como la envidia o los celos, pero el peaje seguirá siendo el mismo: tarde o temprano los traidores no tendrán cabida, aunque siempre asomen tentaciones a las que vigilar.
Como no, en El padrino también hay respeto. Si en una película de este género no hay respeto no hay película. El respeto es inherente a cualquier película que hable sobre la mafia. Las buenas relaciones están siempre sujetas a tal parámetro. Si no hay respeto la relación está rota (funerario Bonasera, con reconciliación posterior) o es una relación conflictiva, normalmente violenta, aunque en algunos casos la relación conflictiva puede tener cierto grado de respeto: también hay el respeto al enemigo… pero no en El padrino. Si al respeto se le añade cariño, o amor, será mucho mejor al considerar a la persona respetada merecedora de tal sentimiento; el otro respeto, el respeto producto de la autoridad, aunque menos cálido, también es bienvenido; después de todo el miedo es una herramienta poderosa que puede ser muy útil, y al negocio le puede ir bien.



El padrino habla de supeditación y de poder. Cada familia tiene lo suyo y procurará, como mínimo, mantenerlo. Siempre que se pueda se intentará crecer, ambicionar otros territorios, desbancar a otras familias, hacerse con otras actividades. La familia Tattaglia no es la más poderosa, sin embargo ambicionará una posición más privilegiada con negocios que los Corleone han desechado. Bruno y Philip Tattaglia entrarán, a propuesta de “El turco” Sollozzo, en el negocio de los narcóticos propuesto por el oportunista capo del que tan bien informados estaban los Corleone.
Siempre que hay ambiciones que trastoquen  lo establecido se producirá un conflicto, casi siempre violento, que traerá cambios, para mejor o para peor. Los peces más gordos intentarán apaciguar ánimos, o la mala sangre (como dicen ellos) porque les va bien el lugar privilegiado que ocupan, por lo menos hasta el momento y tratando de despistar, hasta que llegue una mejor ocasión que derroque al Rey Corleone, como ocurrirá con el zorro Barzini, jugador a dos bandas para que los Corleone fijen su diana lejos de sus ambiciones.

Los Corleone manipularán, presionarán y harán todo lo necesario siempre que sus intereses, o los de sus colegas, estén en juego. Su poder le permitirá casi todo; tendrán todas las herramientas a su disposición y, aunque quieran permanecer bajo la fachada de la respetabilidad, siempre habrá ocasión para presionar o atemorizar a quien sea para salirse con la suya. El caso de Johnny Fontane y su riña con el productor de Hollywood Jack Woltz, que no quiere al cantante en su película por ligón, es testigo del poder de los Corleone. La visita a California del consigliere Tom Hagen será más que persuasiva.

El estilo de El padrino es de un gran clasicismo y de una elegancia y exactitud en la configuración general de la puesta en escena fuera de cualquier duda. Su ritmo siempre es fluido; en los momentos más calmados el interés nunca desfallece por unos diálogos que no dejan indiferente y que por su sencillez ayudan al buen devenir de un gran guión. Son diálogos que siempre dicen algo importante; nada está de más en ellos y a los actores les salen las frases con una naturalidad que siempre es de agradecer. Con un estilo semejante el montaje no podría ser recargado sino de un equilibrio perfecto.
La técnica no abruma con imágenes que te bombardeen en ningún momento. Hay simplicidad y el conjunto visual se hace diáfano.

Y en cuanto a la estructura de esta obra maestra quiero comentar que se podrían hacer diversas clasificaciones y dividirla en tantas partes como se quisiera, siempre con la coherencia por delante, al tener un guión completo en el que cabe de todo, y todo está por un buen motivo. Mi propuesta en cuanto a su estructura sería la siguiente, teniendo fundamentalmente en cuenta la figura principal de Pacino en la cinta:
En una primera parte se presentan a los personajes que forman la familia Corleone, con su patriaraca Vito al frente, y todos aquellos que tienen que ver con ellos. Esa presentación se realizará en la boda de Connie con Carlo. En esta parte Michael no forma aún parte de los negocios familiares, de los que hay ciertos apuntes que hacen saber cómo se manejan; todavía no se ha producido la propuesta de Sollozzo a los Corleone.
La segunda parte se iniciará con la visita a los Corleone de Sollozzo y la negativa de Vito y los suyos, aunque sea Vito finalmente el que decida como jefe. Su hijo Sonny intenta un acercamiento con Sollozzo que enfada a su padre. En la escena se ve el tremendo respeto que su hijo le tiene al padre. Esta parte desarrolla el conflicto entre los Corleone, Sollozzo y la familia Tattaglia, que ayuda al “Turco”, y durará hasta el incidente con Vito en la frutería de la calle. Hasta este momento Michael sigue sin intervenir.
La tercera parte se inicia con la participación de Michael y la preparación del atentado contra el capitán McCluskey y “El turco”. Esta parte abarcará su estancia en Italia, donde visita el pueblo natal de la familia, Corleone, y lo que ocurre en Nueva York mientras Michael está fuera.

Y en la cuarta y última parte Michael vuelve a los Estados Unidos y toma el control, bajo los consejos de su padre. Aquí se prepara la venganza y se ejecuta sin ningún tipo de debilidad.

Una curiosidad para terminar con este trabajo trabajoso: Cuando Michael Corleone tiene que verse con el capitán McCluskey y Sollozzo para pactar un acuerdo entre los Tattaglia y los Corleone, quedan en Broadway en el restaurante de Jack Dempsey, famosísimo boxeador campeón del mundo de los pesos pesados desde el año 1919, año en el que venció al gigante Jess Willard, hasta el año 1926 en el que lo perdió frente al purista Gene Tunney. Un año más tarde Tunney le ofreció la revancha; en ese combate se produjo lo que se ha dado en llamar la larga cuenta, cuando Dempsey noqueó a Tunney y el juez no empezó a contar hasta que Dempsey tuvo que volver a su esquina, con esos segundos extra Tunney volvió a vencer al legendario Jack Dempsey.

38 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

Rudu dijo...

Pedazo de post si señor, ahí me has dao.
Enorme película el Padrino de mis favoritas sin duda. Las interpretaciones son brutales sobretodo los barones de la família que realmente te hacen sentir en una verdadera família mafiosa!

Un saludo!

Raül Calvo dijo...

Para mí esta película simboliza, junto a Tiburón, la llegada de la temática de la serie B a los grandes presupuestos. La gente olvida que esta película empezó su producción en los estudios como una película blaxpoitation de bajo presupuesto ya que los temas que trata (el crimen organizado, la violencia de las bandas) eran temas que sólo trataba la serie B porque los grandes presupuestos se reservaban para temas "más serios". Fue la llegada de Coppola a la producción la que acabó significando ue sea el clásico que es hoy.

Quiero aprovechar para denunciar las pobres ediciones en DVD y Blu-ray de la trilogía. La primera edición (la que tengo, con funda negra) era una edición correcta de 5 discos. Pero las siguientes ediciones, incluida la supuestamente remasterizada y la del Blu-ray, parece que cada vez contienen menos extras. Los únicos que se mantienen son los comentarios de Coppola, pero los documentales, escenas eliminadas y demás, van desapareciendo.

Javi dijo...

Rudu: Muy de acuerdo contigo. Brando, Pacino, Duvall están geniales, y los secundarios igual. Creo que en esta peli casi todo es redondo. Gracias por pasarte, Rudu.
Raül: Es cierto, El padrino es una película sobre la mafia que cambió la manera de retratar este género. Con El padrino las pelis de mafia se hicieron serias. No sólo es el estilo el que cambia, lo hace el guión, excelente, la tensión que hay con ese sentimiento de amenaza latente, las relaciones, la forma de plasmar la violencia, todo. Es sencillamente una obra maestra. Un saludo, Raül.

David Amorós dijo...

Vaya Javi no me extraña que digas que ha sido trabajoso. Menudo post. La verdad es que El padrino (estoy de acuerdo contigo que la menjor es la primera) ya no es tan solo una de las mejores películas de la historia, sino que forma parte de nuestro imaginario como espectadores, es una leyenda del séptimo arte. Ése es un priviligio que tras los años, perdura en pocas películas y a veces, alguna de ellas es una obra maestra. Como en este caso. Y creo que pese a todo, la palabra clave que has apuntado y que para mi define la película e incluso el género de gángsters es respeto ( a no ser que veas Gomorra, otra cosa y quizás la real). Un abrazo.

Javi dijo...

David: La peli se merecía una reflexión (más o menos acertada); no me quería quedar corto. Me has quitado de los dedos las palabras que has puesto sobre la peli. Totalmente de acuerdo contigo. Es una gran obra y esa sensación de plenitud la hace imperecedera. Un saludo y gracias por la visita y el acertado comentario. Hasta otra, David.

CreatiBea dijo...

ohhhhhhhh una de mis películas favoritas (me quedo también con la primera) y una de las mejores de la historia del cine.

Menudo post!!!!!

Mario dijo...

"El padrino" es una magnífica película, toda su conformación es perfecta, es emocionante, Puzo rescató todo el espíritu de la mafia italoamericana, sus códigos de honor, lealtad, respeto y accionar vengativo, lo hizo mediante los juicios que se le hicieron a algunos mafiosos que fueron detenidos y que por primera vez descubrieron como se movia esa organización, antes nadie sabía exactamente cuan grande era toda es manifestación criminal, Puzo se hizo de los resumenes de todos esos juicios y de ahí ideó su novela, dicen que el personaje del Padrino está basado en la que fuera su madre del escritor por más fantástico que suene. Coppola supo transmitir a un nuevo lenguaje toda esa literatura. Sin duda ésta película y sus continuaciones son como para verse un par de veces, son un clásico. Muy buena tu argumentación. Un abrazo.

Mario.

T-800 dijo...

Mátenme si quieren, pero aun no he visto El Padrino...
Mea culpa.

Susan Lenox dijo...

El Padrino es una de mis pelis favoritas, es una obra maestra, con estilo própio; y con un elenco de actores de primera Marlon Brando, ya nos dejó...
pero nos queda su recuerdo, Robert de Niro, actor
maravilloso, hasta que ha empezado hacer unos bodrios, que no me explico; y AL PACINO , para mi el mejor actor vivo y por el que siento una devoción
que me llevará a postearle, como se merece...
Mientras tanto te dejo con una pelirroja francesa, que es una actriz mágnetica.
Un besote.

BCNdays dijo...

Gran post de una gran película! La evolución de Michael Corleone a lo largo de la película y su contraste con los otros hermanos (genialmente caracterizados y todos muy distintos entre sí) es lo mejor de la peli. También tengo que decir (aunque sea muy típico)que para mi la obra más magna de la saga es la segunda parte. Soy de los que al Padrino le daría un 9 y al Padrino 2 un 10, a pesar de que en la segunda no sale Marlon Brando. Mejor le doy un 10 a la primera y un 10,5 a la segunda ;-) Un saludo!

Anónimo dijo...

"El padrino" es una película sobreestimada hasta límites insospechados. Entiendo la fascinación que pueda causar a un cinéfilo primerizo que acaba de cumplir los dieciocho, pero que después de los treinta se la siga considerando como una de las mejores películas de la historia, dice poco en favor de el que la juzga y mucho del estado de escasez intelectual en que vive anclada nuestra sociedad.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Quise decir "del que la juzga...". Malditas teclas!!! Por cierto, espero que nadie se sienta ofendido por mi comentario. Es solamente mi opinión.

Dickson dijo...

Curioso dato sobre Johnny Fontane y Frank Sinatra. No sabía que se pensó en él para el papel, pero siempre he creido que se inspiraba en el propio Sinatra. Gran entrada, aunque parezca que ya no puede decirse más sobre "El padrino". Saludos.

Javi dijo...

Bea: Para mi también es de las mejores de la historia.Un clásico que conoce todo el mundo y que no por eso deja de tener gran valor cinematográfico.
Mario: Lo de esos juicios ayudó seguramente a que Puzo tuviera una buena base para desarrollar ese excelente guión, a partir de su novela. Como bien dices el ser una organización muy cerrada influía en que se tuviera poca información de su funcionamiento.
Meggido: No lo haremos. Después de todo nosotros no somos ningunos mafiosos ;)
Susan: Totalmente de acuerdo contigo, una obra maestra. Al Pacino está enorme. A mí me gusta mucho la carrera de Pacino y su filmografía en general. Es uno de los mejores actores de su genración y gracias a El padrino pudo despegar.
BCN: a mí me gusta un poco más la primera; la segunda le anda bastante cerca, ahí tenemos una pequeña, yo diría insignificante discrepancia ;-) En lo de que la evolución de Pacino en el film es lo mejor, estoy de acuerdo.
Anónimo: A mí me fascina y estoy lejos de tener 18 años, ni siquiera 30. Debe ser que he visto poco cine aún. De todas formas comentarte que el cine también es entretenimiento y un buen guión bien realizado y no sólo pelis sesudas, aunque sean grandes, de autor o de arte y ensayo con un componente intelectual más o menos marcado; hay muchas de este tipo magistrales, pero también hay mucha peli pedante y mucho presuntuoso suelto.
Gracias por pasaros a comentar Bea, Mario, Meggido, Susan, BCN Y Anónimo. Un saludo a todos.

Javi dijo...

Dickson: Al parecer así fue. Este Sinatra también era muy grande. A saber como sería la presencia de Sinatra en el papel de Fontane y con más protagonismo, como en la novela; podía hacer a la peli aún más grande. Un saludo, Dickson y gracias por pasarte

Lillu dijo...

Magnífica disección de la película, Javi :) A mí me gusta mucho, me parece una perfecta visión de la mafia italo-americana de aquella época, muy bien captada como creo que sólo han sabido hacer Coppola y Scorsese. Me gusta más ésta que la segunda parte, que todo el mundo considera la mejor de la trilogía. La tercera no la he visto, aunque la tengo pendiente desde ni se sabe.

No conocía las anécdotas, muy interesantes!

saluditos

ricard dijo...

"El padrino" parece una película muy clásica, pero no hay que olvidar que para la época resultaba muy novedosa y creo que debe verse como una fusión del cine negro norteamericano de toda la vida con influencias netamente europeas: el ritmo de la película es pausado, como en el mejor cine de autor de los sesenta, algunas escenas parecen sacadas de una película de Visconti y las italianas las podría haber filmado Francesco Rosi. Por otro lado, Javi -y vaya por delante que tu resumen es excelente- no estoy de acuerdo cuando dices que la violencia no es demasiado explícita; es mucho más light que en "El precio del poder" (¡ya salió De Palma!), pero, en 1972, escenas como la del caballo muerto o el acribillamiento de Sonny en el puente eran un puñetazo al estómago del espectador medio.

Esta película ha impactado a varias generaciones de cinéfilos, y creo que debería verse en las escuelas para que los jóvenes la conozcan. No sé si es una película sobrevalorada pero sí sé que cuanto más sé de cine -que tampoco es mucho, es verdad- y cuantas más veces la veo (porque hay que verla más de una vez) más me gusta. Y puede que no sea la quintaesencia del cine de autor ni se parezca a obras maestras de las que firman Bergman o Antonioni -quizás por su voluntad de ser comercial, y en ésto tiene mucho que ver su carácter de film de encargo que, en principio, debía ser barato-; pero si una película es la suma de sus componentes, a "El padrino" muy pocas pueden hacerle sombra, pues ahí tenemos algunas de las mejores interpretaciones de la historia, algunos de los mejores diálogos, la música de Nino Rota, la fotografía de Gordon Willis, y una gran historia inteligentemente reinterpretada en clave shakespeariana. Y aunque dieron un Oscar a los productores y ninguno a Coppola, todas esas elecciones y el brillante montaje son obra suya (te invito a ver el post que hice sobre esta película).

plared dijo...

Una musica inolvidable, Interpretaciones sobresalientes y una historia marcada a sangre y fuego. Un director que agite esto con maestria y tenemos uno de los iconos del cine de siempre

Jesús Fariña dijo...

De esas películas que nos hacen amar el séptimo arte. Imprescindible para cualquier cinéfilo. Felicidades por tu post está bastante trabajado. Saludos.

Outsider. dijo...

Muy buen post Javi ¡Jo tio! que post mas largo vengo de leer otros post y me ha costado leerlo
la proxima vez entrare primero en el tuyo
un saludo y gran película si señor.

Javi dijo...

Lillu: Scorsese es la otra vertiente de esa visión de la mafia italiana en Norteamérica. Creo que la de Scorsese está contada con más realismo y el ritmo es mucho más espasmódico. Visualmente tampoco tienen mucho que ver. Las de Scorsese, en ese sentido, son más modernas. Gracias por tu coment, Lillu.
ricard: Lo leeré en cuanto pueda, y espero que pronto; me queda por leerte aún alguna parte de las entradas de De palma también, creo que la última. Cuando me refiero a que la violencia no es tan explícita quiero decir a que no es tan real. El término no está del todo bien usado, la palabra más adecuada puede ser real, cruda o descarnada. Me parece más cruda, por ejemplo, la escena entre Michael, Sollozzo y el capitán en el restaurante, o la de Luca Brasi con Tattaglia y Sollozzo que la del ametrallamiento de Sonny. Ésta a mí más que cruda me parece espectacular y más bien idealizada; es como una idealización espectacular de la violencia. Gracias por pasarte, ricard. Un saludo.
plared: Sí señor, una peli marcada para el recuerdo, estoy contigo. Un saludo, plared, y bienvenido.
Jesús: Muy de acuerdo contigo, Jesús. Es trabajo fue un tanto trabajoso ;) Un saludo, Jesús.
Outsider: Es que es largo. Debí advertirlo al principio para que nadie se llevara a engaño. Un saludo, Outsider, y me alegro que te parezca una gran película. Un salutti.

ANRO dijo...

Amigo Javi, hace dos tardes me leí dos veces tu estupenda entrada. Antes que nada felicidades.-
Una vez dicho èsto, voy a hacer un poquito de historia y entonar un "mea culpa".
Cuando esta peli se estrenó, yo me encontraba en Londres. Los amigos, con los que compartía casa fueron a verla y aquí, servidor, que entonces sólo me satisfacían las pelis "progre3s" y revolucionarias, dijo que nones, que "The Godfather" sería un petardo hollywoodiense.
Cuando volví a la razón, supe lo equivocado que había estado y tanto "El Padrino 1! como "El padrino 2" las situo entre las diez mejores pelis de la historia del cine. Creo que las habré visto, docenas de veces y siempre veo algo diferente en ellas.
Te creo, amigo Javi, escribir esta clase de post te pillan demasiado tiempo, a mí me ocurre igual.
Un abrazote.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Buen post, yo también estoy deacuerdo en que esta es la mejor de la saga, por mucho que hayan encumbrado la segunda. A Ver si Coppola se anima y nos regala más joyas de esas. Un saludo.

Bruno dijo...

Joder Javi que bestialidad de entrada! jajaja
Resulta que hace muchos años que no veo esta trilogia, y tu gran entrada me ha dado muchas ganas de volver a verlas :)

Isabel dijo...

Impresionante, te has pasao Javi y yo que quería poner los Soprano ahora no sé por donde empezar. Un post cojonudiiiiiisimo :))
Un abraciño.

Lala dijo...

Hola JAvi, primero decirte que siento no haber hecho lo que me proponías hace unos días, no he parado y para lo tuyo tenía que sentarme tranquilamente. No pienses que no me he acordado.

Felicitarte por tu gran post sobre el grande entre los grandes. La he visto 20 millones de veces y no me canso, nunca. Maravillosa película de principio a fin, esta todo bien hecho, guión, personajes, banda sonora, fotografía, todo, todo. No se puede decir nada malo de ella!! es grande!! es especial, es adelantada a su tiempo, es perfecta.

Ójala siguiese teniendo 18 años siempre, para poder disfrutar de estas películas y tantas otras. Espero no crecer nunca porque me sigue gustando la nocilla de dos sabores, reír, jugar a personajes en la frente con mis amigos y tomarme un colacao calentito con galletas dorada marbú. Si crecer significa tragarse arte postmoderno que no entienden ni ellos, me quedo como estoy. aunque, sobre gustos......pues eso, o no javi?

Besotes

Einer dijo...

Javi, te ha faltado el índice del libro porque menudo post, macho. Yo no sé si me gusta más la primera o la segunda. Va por rachas. Mi personaje favorito es el de Tom Hagen, pero es que Robert Duvall es la hostia.
Gran post.

CreatiBea dijo...

Te vamos a dar el oscar de la blogosfera por este post. De momento estás nominado.

daniel dijo...

Es increible conocer todas las sensaciones que transmite esta fenomenal pelicula... Y sí, totalmente de acuerdo en toda tu apreciación sobre una de las mejores peliculas de todos los tiempos... un verdadero clasico... un triunfo y una dedicatoria al buen cine... Pacino logra crear un personaje que perdura, y su evolucion en el film está tan bien retratado que raya la perfección. El guion y la dirección son una pasada.. Y la musica es otro gran acierto... Una cinta indispensable; de obligatorio visionado... Me ha encantado leer tu buen y gran post.

Un abrazo!

Ariadna dijo...

Hola Javi, es verdad, fantástico post, has hecho un gran y complejo análisis de este clásico. La vi hace mucho tiempo, pero, como ya te imaginarás, sabiendo lo rara que es mi opinión, tengo que decir que acabé demasiado saturada; todo el mundo me dice que El padrino es una peli maravillosa, a mis padres les encanta, pero a mí la que en realidad me gusta es la 3ª parte, la que no le gusta a nadie :( Supongo que no soy capaz de apreciar las buenas películas sobre el tema de la mafia, porque no me gustaron ni Uno de los nuestros, ni Gomorra, y en cambio sí me gustó Casino de Scorsese. Ya sé que soy muy marciana, jaja, qué le vamos a hacer...

Cristina dijo...

Es una trilogía que reviso periódicamente, no me canso y me encanta.
Estupendo post, con mucha información.
Un saludo

Outsider. dijo...

Hola javi espero que estes pasando
un buen puente pasate por el blog
"Esto es un caracol y derrapa" que
hasta alli a llegado el "Meme" bueno
un saludo Javi.

Es el seguidor que tiene el dibujo
del caracol :)

Javi dijo...

Bueno, gracias a todos por vuestros comentarios, se agradecen y todos tienen su interés. Estoy de vacaciones y me conecto menos, hasta que vuelva a casa, entonces, supongo, comenzaré con mi ritmillo habitual; o sea que gracias ANRO,Emilio, Bruno,Isabel, Lala, Einer, Bea, Dani, Ariadna, Cris y Outsider... y a los que comentaron antes de éstos, nuevamente. Hasta muy pronto :)

GCPG dijo...

Ay, que no llego a tiempo de leeros, si es que no paráis...

Bueno, veo que te has explayado a gusto, amigo Javi. La película lo merece, sin duda, es uno de esos hitos en los que todo el mundo parece estar de acuerdo. El debate está, más bien, en: ¿qué parte te ha gustado más?

Mi parte favorita es la boda, magistral. Cuánta tensión acumulada en esos largos minutos que se hacen tan cortos. Tanta, que piensas que todo eso no puede acabar de otra manera que entrando un gángster cualquier y acribillando a todo el mundo a balazos. Pero no, hay una saga detrás de todo eso. Hay una familia entera que se perpetúa en el tiempo, y a la que, pasados los años, vimos en una tercera parte... (esa sí la vi en su estreno en el cine) y, nostálgicos, pensamos que podría venir una cuarta. El cine de mafias bebe siempre de esta fuente, y a su vez esta le debe, como ya han dicho por ahí, al cine negro desclasado en su serie B.

Y el truco es transformar al gángster de tres al cuarto en un señor elegante, integrado en la sociedad, con amigos influyentes, incluso apreciado por la sociedad como un buen ciudadano (aunque para ello tenga que recurrir a oscuros negocios de droga, alcohol o prostitución), y a la vez, descubrir su fragilidad de verse sometido continuamente a la amenaza de que acabe todo su poder de un simple balazo.

Fenomenal película, fenomenal entrada.

Javi dijo...

Es cierto, Gourmet, con esta película cambia la concepción de lo que es la mafia, no en su esencia, pero sí en su estilo y modos. Como ya comentó, creo que Raül en su momento, y ahora lo recuerdas tú, la peli cambia la serie B de las pelis de mafia antiguas por algo más serio y con más peso. Gracias por comentar, Gourmet; a ver si me paso en cualquier momento por tu blog que ya hace tiempo que estoy un tanto fuera de órbita. Un salutti, Gourmet.

CINEXIM dijo...

Bueno, debo recococer que cuando uno empieza a ver cine empieza a desarrollar filias con algunos directores (Scorsese) y fobias por otros (Coppola). Yo debo decir que al igual que anónimo siempre he sido de la opinión que Los Padrinos son de las películas más sobrevaloradas de la historia del cine, pero me encantaría volver a verlas y caer en la cuenta de lo equivocado que he estado todos estos años.

Un abrazo!!!

Javi dijo...

Eso no es ningún pecado y se puede decir sin ningún tipo de temor a "represalias". Cada uno tiene su gusto y es respetable, como cualquier otro. Todos tenemos esas pelis que no nos gustan y tienen gran crítica y mucha historia. Un saludo, CINEXIM.

Worc dijo...

Hola Javi! En primer lugar y a parte de darte la enhorabuena por el blog déjame que te diga que te has pasado mil pueblos de lo bien redactado que está el artículo (más que post).

Yo sólo he visto esta primera entrega de la saga, y debo confesar que aunque me gustó y me parece imprescindible su visionado no me atrajo para seguir con las secuelas lo suficiente. Quizás sea porque a veces resulta increíble que existan personajes como Don Vito que pasa de ser un inmigrante a manejar el cotarro convirtiendo el sueño americano en algo sucio y carente de moral. Aún así tampoco es que se aleje demasiado del ideal de familia, esa familia que se protege y por la que haríamos cualquier cosa (si tuviéramos entrañas para ello).

Creo que el adjetivo que mejor define el trabajo de Coppola es como tú dices la manera tan diáfana que tiene de narrar lo que va sucediendo, incluso parece a veces que nada es lo más importante a excepción de los personajes y la forma en la que se enfrentan a sus dilemas.

Me fascina el concepto de justicia que tiene Don Vito con ese si matas mueres, si desfiguras a la hija de alguien eres apalizado, etc. Tras su muerte se pierde esa máxima de honor puesto que su herencia se comporta de manera diferente, o al menos así lo veo yo, un cambio de estilo.

Bueno, lo dicho Javi, un excelente artículo. Un abrazo.