" cinódromo: Mongol/ Sergei Bodrov/ Kazajstán 2007

martes, 14 de diciembre de 2010

Mongol/ Sergei Bodrov/ Kazajstán 2007




           La frase inicial de la película Mongol, del director ruso Sergei Bodrov, intenta hacernos ver (cosa que tampoco es difícil, sólo algo formal, pero que lo remarca) cuál es el Espíritu del film; dice: “No menosprecies al cachorro débil, podría convertirse en un tigre feroz”.
De una infancia complicada, marcada por la muerte de su padre, Khan mongol, y el cautiverio que le hace el responsable de esa muerte, se convierte, de un prometedor y futuro  Khan, con esposa recién elegida, en un niño sin esperanzas de poder ni tan siquiera sobrevivir.
            
              Pero después de años prisionero de su, en aquél momento, mayor enemigo, sin recibir la muerte que tantas veces le ha anunciado su captor por culpa de unas tradiciones mongolas que se cumplen aunque no se esté de acuerdo con ellas, el chico consigue escaparse y empieza a forjarse la leyenda del hombre que llegó a dominar la mitad del mundo conocido hasta el momento.


               Los paisajes que salen en la película son espectaculares y las cabalgadas a caballo (al que los mongoles quieren como a una mujer, algunos incluso más que a una mujer: tradiciones y pura cultura mongola, como los cantos de voz polifónicos tan característicos de esta región, que cuando los escuchas te hipnotizan) podrías verlas en cualquier película clásica del oeste. De hecho hay similitudes con el Western, a pesar de ser un Eastern más bien, un Eastern mongol.



            Mongol tiene aventura de la buena, y en toda aventura que se tercie tiene que haber grandes batallas (aquí hay una espectacular, la última que se libra contra el que antes era como su hermano, con grandes multitudes, algunas hechas virtualmente, pero muy bien tomadas porque se hacen en planos muy largos, frontales o desde el aire, dándole a la puesta en escena mayor espectacularidad si cabe), también hay tensión dramática en las persecuciones, en los diversos cautiverios que le hacen al protagonista, en la amenaza de los enemigos contra la familia, la de siempre y la que acaba de formar, y también hay momento para la intimidad y el cariño de un padre por su mujer y sus hijos pequeños. El personaje que da vida a Ghengis Khan es tratado como un hombre fuerte y  justo, con sabiduría que procede de la experiencia, de todo lo vivido que fue mucho y complicado, no de los libros(a un monje le asegura que no quemará el monasterio donde lo tienen recluido, aunque no sepa leer, si lo ayuda), Ghegis Khan también es tratado como alguien humano, noble, de un gran Espíritu, pero que cuando hay que cumplir la ley es el primero en hacerlo y el primero también en castigar al que no la cumple.

            Hay más batallas además de la última y espectacular. Las anteriores son más digamos “entre amiguetes” porque hay pocos guerreros en la refriega, pero están resueltas muy bien, te mantienen muy alerta. En una de ellas, donde lo vuelven a capturar, hacen un montaje efectivo y muy visual, donde las lanzas amenazadoras parecen alargarse más de lo normal, sensación que da más vigor  a la acción que se está desarrollando y que te hacen abrir los ojos como ventanas.


         Estilo preciosista en ocasiones mezclado con un cierto tono documental cuidado en los momentos en los que Ghengis Khan está prisionero, o en los que se aprecian algunas de las costumbres ancestrales de este pueblo guerrero a caballo todo el tiempo y con la espada a punto; y maravillosa la música oriental, prima de las mil y una noches, y que a veces no la notas, pero que está ahí, haciendo su labor a la perfección.

5 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

Raül Calvo dijo...

No sé, a mí estas históricas de batallas no me llaman mucho la atención, cosas de gustos. Se me hacen todas muy iguales y no acabo de conectar nunca con lo que le pasa a los personajes. Pero bueno, ya digo que es cuestión de gusto personal. Me interesa más, también, la historia contemporánea, del estilo "Todos los hombres del presidente".

Javi dijo...

En esta peli hay batallas y bastante aventura, pero también hay una historia de supervivencia y lucha que está bastante bien, la de Genghis Khan.
PD: Todos los hombres del presidente está muy bien, es buenisíma, pero es una peli muy distinta a ésta.Un saludo, Raül.

Bruno dijo...

Muy buena entrada, a mí esta película me gustó mucho, pero tampoco me pareció una maravilla. También me suena que se suponía que habría continuaciones, pero hace tiempo que no oigo nada al respecto.

Outsider. dijo...

Me encanto esta película,
la vi junto a mi hermano y
no me esperaba gran cosa de
ella pero al final acabo gustándome.

Ariadna dijo...

Hola Javi, la película me pareció muy entretenida y con bonita fotografía, pero el personaje está tratado de forma poco creíble. No creo que fuera tan bondadoso y justiciero como lo ponen ahí. Sería un guerrero terrorífico y despiadado, si no no habría conquistado Mongolia, o medio Oriente, o lo que sea. Pero bueno, como film está bonito, aunque no sea nada realista.

Y seguro que los mongoles querían más a los caballos que a las mujeres, de eso no tengo ninguna duda, menudillos serían... :)