" cinódromo: Contacto amistoso e integración de rostros pálidos en comunidades indígenas americanas

domingo, 6 de abril de 2014

Contacto amistoso e integración de rostros pálidos en comunidades indígenas americanas

Tom Jeffords con su amada indígena en situación romántica
Una vez descubierta América a finales del siglo XV por los españoles, otras naciones europeas, además de la ibérica, apostaron por colonizar las tierras recién descubiertas. A los españoles le siguieron portugueses y británicos algún tiempo después; franceses y holandeses se disputaron, junto a los dos pueblos de la península ibérica, la hegemonía del nuevo mundo. Fueron momentos de guerras y repartos territoriales acordados por tratados. En esa evolución ganaron sobre todo España y Gran Bretaña a costa de franceses y holandeses que no pudieron, estos últimos, conseguir amplias zonas de influencia teniéndose que conformarse con pequeñas plazas o regiones en Sudamérica, como la que hoy en día es el Surinam. Nueva York, sin ir más lejos, se la arrebató Gran Bretaña a los holandeses en una guerra que enfrentó a tulipanes contra británicos. La ciudad fue creada por los holandeses y se le puso inicialmente el nombre de Nueva Ámsterdam; después de la victoria británica se le cambió el nombre por el actual. La zona de influencia de Portugal sería Brasil. En la gran película de Roland Joffe, La Misión, se trata el tema, además de otros, del reparto entre España y Portugal por el que se delimitaba la frontera entre posesiones españolas y zonas de influencia lusitana.
Pero el tema no es exactamente este, ahí comenzó todo, y sirve para situarnos, el contexto histórico que nos da algunas pistas, pistas, por otro lado, bastante conocidas.


John dumbar y su compañera en Bailando con lobos


Los nuevos huéspedes del continente venidos desde Europa se encontraron, sin buscar demasiado, con tribus autóctonas que vivían en las tierras, ahora pisadas por el nuevo inquilino, desde hacía mucho tiempo y que vieron en el hombre pálido una amenaza por el desconocimiento que había sobre ellos y por las diferencias evidentes entre ambos grupos. La amenaza se convirtió en algo real cuando los europeos comenzaron a establecerse, o invadir directamente tierras en las que se asentaban los indios. A las guerras lógicas por este hecho se le unían las enfermedades traídas desde fuera y que dieron como resultado un gran número de muertos por devastadoras epidemias. La aniquilación de la población autóctona por ambos hechos fue enorme y trágica. El choque cultural ayudó al conflicto. El poder militar del hombre blanco hizo aniquilar culturas enteras; los indígenas tuvieron que irse adaptando con sacrificios al nuevo amo y a su modo de vida, que ahora sería su nuevo modo de vida (En este caso, y en principio, en Sudamérica. En Norteamérica los británicos harían que la asimilación de la cultura europea por el indígena fuera escasa al no haber a penas mestizaje, marginándose a los autóctonos en reservas una vez vencidos). Quedó cultura indígena, se mantuvieron algunas tradiciones, pero la influencia europea en las vidas del indígena fue enorme y éste tuvo que adoptarlas irremediablemente con el tiempo. Hispanoamérica fue evangelizada casi totalmente por los españoles, con todo lo que significó el hecho desde el punto de vista histórico – social.

Indios protagonistas del film Hacha de Guerra
 
En Hispanoamérica la mezcla, que no tanto la integración, entre hombres blancos e indígenas fue contemplada y asumida como habitual (también con la población negra). La población se fue mezclando a todos los niveles. Los británicos del norte no hicieron lo mismo. En los territorios dominados por la corona española se acordó, en un debate teológico sobre la naturaleza de los habitantes indígenas, no permitir la esclavitud; mucha de esa población, sin embargo, fue sometida a un régimen semejante a la servidumbre y maltratada, aunque los evangelizadores venidos desde España ayudaron a los indígenas y denunciaron situaciones injustas. La excepción a lo anteriormente dicho, dada la escasez de mano de obra indígena por la diezma a causa de las enfermedades llevadas desde el viejo continente, fue cuando se decidió hacer esclava a población negra subsahariana comprada a compañías comerciales de países extranjeros; para los españoles no eran personas como los indígenas, curiosamente, por lo que no se podían evangelizar (a mí no me sorprende que ya por entonces hubiera motivos económicos más importantes que humanos). El papa Alejandro VI ordenó a la corona castellana, sin embargo, que todos los súbditos españoles, incluidos afroamericanos, pudieran ser convertidos al catolicismo. De todas maneras no habíamos dejado de ganar a colonizadores británicos, portugueses, que aunque se mezclaran con la población también la esclavizó, y unos holandeses que hicieron verdaderas escabechinas en la Guayana. Los británicos fueron derrotando y arrinconando en su expansión hacia el oeste a los pueblos autóctonos, con lo que Sioux, Apaches, CherokeesPawnees y demás pueblos de Norteamérica fueron reducidos a su mínima expresión, haciendo ghettos en forma de reservas donde fueron recluidos.
Fue en esas condiciones de conflicto y guerra donde surgieron excepciones, casos a parte, en las que algunos rostros pálidos entrarían en contacto con los autóctonos de una manera diferente, pacífica, más amable; gente que conoció la cultura del pueblo receptor y la asumió como propia, o que le atrajo hasta el punto de querer quedarse para aprender más de ellos y convivir...  hubo también algunos que vivieron a medio camino entre su cultura y la indígena para ayudar a la convivencia entre ambos pueblos, para que la paz prevaleciera por encima de todo. Estos hombres aportaban su conocimiento de ambas culturas para ayudar al entendimiento recíproco. Pero el camino no dejaba de ser dificultoso…


Sioux en la película de Kevin Costner Bailando con lobos


El pueblo de los invisibles y Tomme en La selva esmeralda





El teniente John J. Dunbar (tentiente para los sioux) sale bien parado de una jugada hecha por el destino en la guerra civil norteamericana en la que no sólo salvará su pierna sino la vida cuando intentaba perderla (la vida) en un acto heroico de renuncia cuando el ejército del norte, al que pertenece, se encuentra bloqueado en una refriega contra los sureños. Se observa bastante gráficamente la fragilidad humana cuando no se consigue avanzar por miedo; los soldados son como flanes y los oficiales no reaccionan al no saber (o no atreverse) tomar decisiones en los momentos clave. La acción heroica del teniente hará que las líneas del norte se sienten alentadas y empujadas hacia la victoria. Es por este gesto por el que Dunbar será proclamado héroe viviente con derecho a elegir un puesto que le satisfaga (no me quedó claro, pero creo que eso ocurre cuando ya ha acabado la guerra civil). Su decisión será dirigirse hacia el oeste, hacia la frontera india. Su destino será el fuerte Sedgewick, el último emplazamiento de los blancos en esas tierras inexploradas en las que habitan los indios.

Los últimos militares que habitan fuerte Sedgewick deciden marcharse siguiendo los consejos de su superior; creen haber sido abandonados a su suerte por un ejército que parece no existir. Cuando llega Dunbar no encuentra a nadie, sólo el maltrato que ha sufrido el entorno (mensaje ecologista) por culpa de unos irresponsables que parecían vivir más como animales que como gente civilizada. El teniente arreglará el lugar, lo limpiará y mantendrá un protocolo de actuación de un militar cumpliendo la misión encomendada. Era lo que buscaba. Los momentos de soledad no le disgustan. No hace grandes cosas, pero sabe que debe estar allí.

Cochise y Jerónimo enfrentados en Flecha Rota

La primera vez que ve un indio se protegerá y lo verá como a un enemigo, un enemigo que quiere robarle su caballo. En el poblado sioux al que pertenece el primer visitante del teniente debaten si sería bueno hablar (parlamentar sería un mejor término) con él o hacerle frente. Pájaro Guía, el indio que tiene su primer contacto con él se muestra conciliador.
Otros indios se acercarán al fuerte, y siempre con la misma intención: llevarse el precioso caballo del teniente. Pero éste se cansará y decidirá tomar la iniciativa intentado llegar al poblado de los visitantes sioux.
En el camino se encontrará a una india (curiosamente de raza blanca) intentando poner fin a su vida. Ella será la que haga de enlace entre el hombre blanco y su pueblo (ahora el sioux) para entenderse ya que recuerda un poco el idioma del nuevo inquilino. Cuando Dunbar la lleva desmayada al poblado le obligan a marcharse, pero no le hacen ningún daño.
Enseguida volverán a tomar contacto y los encuentros serán cada vez más satisfactorios para una y otra parte. Hay, sin embargo, un interés en los sioux, plasmada sobre todo en Pájaro Guía al querer obtener información acerca de los propósitos del hombre blanco y si llegarán más. El teniente irá dando largas para no alterar su paz y tranquilidad, aunque sabe que no tardarán en llegar en gran número. La conquista está servida y el teniente John Dunbar simpatiza cada vez más con el enemigo, en la teoría militar y del hombre blanco.


Dumbar y sus nuevos compañeros sioux al acecho del búfalo


Dunbar conoce cada vez más al pueblo sioux, sus costumbres, el respeto por la naturaleza que practican, su protección hacia la familia y el gran cariño por los suyos, el equilibrio en todo lo que hacen. Lo suyo no sólo será un flechazo hacia la mujer sioux blanca, correspondido por ella sin reservas, recogida de niña cuando otros indios (enemigos de los sioux) habían matado a toda su familia, sino hacia la cultura de un pueblo noble y orgulloso de su tierra y su modo de vida. Todo lo que el teniente había oído de ellos en el este era mentira, propaganda interesada para poderlos combatir mejor y arrebatarles sus tierras.

El compromiso del teniente con el que ahora es su nuevo pueblo se pone de manifiesto cuando participa en la guerra que mantiene el pueblo sioux contra otra tribu enemiga. Él matará por los suyos igual que había hecho antes con su ejército vestido de azul. Cuando vuelve a tener contacto con los blancos, éstos lo tratarán como a un indio más, un desertor que se ha unido al enemigo, maltratándolo como si fuese un animal, un animal como el compañero de Dunbar en el fuerte, un lobo solitario al que había puesto el nombre de Calcetines y que tampoco había salido bien parado por la maldad del hombre blanco.


El protagonista de Hacha de guerra con un militar y una india
 

Tom Jeffords  es un buscador de oro que el pasado había pertenecido al ejército. Los apaches están en guerra contra los blancos y un jefe llamado Cochise lidera al orgulloso y guerrero pueblo. Arizona año 1870. Los correos que envían los blancos son un objetivo para Cochise; cree que son una amenaza mandando órdenes e información en la guerra contra ellos. Al hombre blanco le causa un gran perjuicio el hecho de no poderse comunicar por medio del correo. Jeffords decide intentar contactar con Cochise después de haber tenido un encuentro con los apaches del que casi sale sin vida. Un indio adolescente, que es curado por él cuando lo encuentra herido, lo ayudará cuando un grupo de apaches captura a Tom en sus tierras. Gracias al chico se salvará y entenderá mejor a los indios en su breve convivencia. Hasta ese momento no entendía que una madre apache pudiese llorar la pérdida de un hijo ya que para Tom Jeffords los indios eran poco menos que alimañas. Los prejuicios de Tom con respecto a los apaches son los mismos que los que tienen la mayoría de blancos; pero una primera aproximación del buscador de oro, interpretado por James Stewart, hará que cambie su forma de ver a los que hasta hace poco eran enemigos suyos.


John Morgan, el aristócrata capturado por los indios en Un hombre llamado caballo
Habrá un debate moral de Jeffords con la comunidad blanca que representa y con él mismo. Cree que los indios merecen vivir en paz y ser tratados con justicia. Pero entiende que civilización muchas veces va unida a conquista, pero no a cualquier precio. Con su gente tiene problemas por intentar pactar con ellos. Algunos lo tratarán de amigo de los indios y éstos entenderán que su pueblo lo tendrá cada vez más difícil con la llegada de más gente desde el este (preocupación constante que también tenía Pájaro Guía en Bailando con lobos), por lo que tendrán que pactar y llegar a un buen tratado. A Cochise no le gusta la idea, pero sabe que la nueva realidad puede borrarlo del mapa junto a su pueblo si no obra inteligentemente y con prudencia con prudencia.

Jeffords querrá conocer la cultura apache para tratar con Cochise llegado el momento. Cuando contactan se entienden bien porque el hombre blanco es sincero y Cochise ve lo que hay dentro de la gente. Jeffords le expondrá un mensaje de convivencia y paz: vivir como hermanos indios y blancos. El gran jefe apache le contestará que esas palabras no son las del hombre blanco...Cochise creerá que Tom es alguien especial que puede ayudar en un proceso que tarde o temprano debe llegar. Es en la estancia en el poblado indio donde vive Cochise donde Tom conoce a una mujer apache de la que se enamora. ¡Qué mejor manera de interesarse por su pueblo!
Con Cochise tratará el tema de los correos. Le explicará que esos correos que mata no llevan órdenes contra ellos sino que son para que los blancos que no hacen la guerra se comuniquen, como hacen los indios con las señales de humo. Cochise acuerda no matar más correos. Será un primer paso para la paz que se seguirá gestando gracias a un general enviado desde Washington al que llaman el general cristiano por tener profundas creencias religiosas y hacer una interpretación de la Biblia en la que no hay desigualdades. Para este general todos los hombres son iguales ante Dios, sea su piel del color que sea, y pertenezcan al pueblo que sea.

El padre indio de Tommy en La selva esmeralda

Jeffords decide casarse con la mujer india a pesar de las advertencias de Cochise. Éste les alerta de que su vida se convertiría en una penuria si decidieran seguir adelante con su intención, una vida llena de discriminaciones en la que sentirían el odio de mucha gente que no aceptaría la relación. Sigue habiendo demasiado odio y prejuicios. La pareja seguirá de todas formas con su compromiso y decidirán casarse. Tom se sentirá uno más entre el pueblo apache y su boda con la mujer demostrará el grado de implicación que tiene con el pueblo dirigido por su amigo Cochise.
La conferencia de paz que se convoca resultará un éxito a medias, pero esperanzador. Un grupo disidente de la mayoría, dirigida por Jerónimo, seguirá haciendo la guerra a los blancos por su cuenta. El resto de indios, con su jefe Cochise al frente, llegará a un acuerdo de paz, una amistad que a Jeffords le costará mucho más que a cualquier otro apache.





Los indios capturan a un aristócrata británico que viaja por las nuevas tierras americanas recién descubiertas. En una cacería lo sorprenderán, sometiéndolo a todo tipo de vejaciones, humillaciones que lo convertirán en un animal, en un caballo. En ese primer contacto entre hombre blanco e indio hay enemistad y violencia, a diferencia de lo que ocurría en Bailando con lobos cuando se encontraban los, en teoría, contendientes. Esa diferencia se hará más patente en la actitud que demostrarán unos indios en comparación con los otros; en Un hombre llamado caballo los indios no se sorprenderán tanto de la presencia del hombre blanco e irán con unas intenciones claras de dar caza a ese invasor cuya tierra pisada no es la suya. Tal vez ese sea un hecho por el que es tan mal tratado. Es posible que los indios de Un hombre llamado caballo supieran que significaba la presencia del hombre extranjero en su tierra, una amenaza que iría cobrando cada vez más relevancia en número y en la que se apreciarían mejor las intenciones de los recién llegados. En Bailando con lobos los indios parecen más ignorantes ante lo que se encuentran; saben, seguramente, de la existencia del hombre blanco y de que ya hay muchos de ellos en sus tierras, pero desconocen hasta que punto pueden acabar con su histórica primacía. Coherente es, pues, que el amigo indio, Pájaro Guía, del teniente protagonista de Bailando con lobos se interese tanto por la más que probable llegada de más hombres blancos a las tierras de sus antepasados; sus propósitos también serán una preocupación constante ya que el hecho tendrá que ver con el futuro inmediato de su pueblo.

En Un hombre llamado caballo el aristócrata británico John Morgan se convertirá en la distracción de una vieja india, en su mascota, un caballo con el que jugarán los niños del poblado y al que golpeará a su antojo la anciana de malas pulgas cuando algo no le parece bien. Como caballo, mientras es tratado como un animal, el aristócrata observa las costumbres de los salvajes desde su pésima y humillante posición. Ya dejé un apunte antes de que el trato que recibe Morgan por parte de sus captores es motivado por el odio que el indio tiene hacia el hombre blanco (seguro que el ser un pueblo esencialmente belicoso también tiene que ver). Saben que vienen para quedarse, o intentarlo (muy posiblemente en esta fase piensan más bien así), en sus tierras y echarlos para ocupar su lugar; son por esto una amenaza muy real para su cultura.

La visión del indígena que ofrece Un hombre llamado caballo es más primitiva y cruel que la  que nos muestra Bailando con lobos, más humana y civilizada, más pacifista también, aunque no por ello deje de haber momentos para la lucha cuando hay amenazas exteriores.


John Morgan demostrará su valor en el ritual sangriento del Juramento al sol
Del calvario al que es sometido John Morgan en su cautiverio se irá pasando progresivamente a un trato más transigente por parte de los indios. Sus intentos de huida habían sido solo eso, intentos que lo habían humillado hasta sentirse una piltrafa humana. Intentará cambiar de planes para escaparse cuando conozca a otro cautivo que habla su lengua, Baptiste – Constantes: mayor conocimiento de su cultura y costumbres por la información aportada por el cautivo; parecido a lo que ocurría en Bailando con lobos: la mujer de la que se enamora el teniente, adoptada por los sioux de niña cuando su familia es aniquilada por otra tribu, le aporta al teniente una información muy valiosa. La mujer pondrá en contacto, en mejores condiciones por el idioma, al militar destacado con el pueblo del que ahora forma parte –.

Pero en su idea inicial –: integrarse en la medida de lo posible con el pueblo que lo tiene retenido para que se confíe y poder así tener una mejor oportunidad de fuga, hacerse uno más entre ellos matando incluso a indios enemigos – se interpondrá, y le hará más difícil la decisión de huir (aunque en un principio le pudiera servir de ayuda, y así lo pensara) una india de la que se enamora (nuevamente) y un ritual salvaje en la comunidad cuando ha demostrado su implicación en la lucha y su integración cultural y social (querrá casarse con la india, y acabará haciéndolo una vez pasado un último obstáculo sangriento). El ritual denominado juramento al sol hará de él uno más. En él se deberá demostrar valentía y compromiso. El salvaje ritual es pasado con éxito y sufrimiento. Morgan terminará casándose con la india y su fuerza como gran guerrero lo convertirá en el nuevo jefe. Su integración es tal que ya no piensa en la huida, como antes, porque se siente tan o más indio que hombre blanco. De cualquier forma, en la tragedia de los acontecimientos, en la guerra y en el dolor que produce la muerte de la gente amada, John decidirá abandonar el poblado y volver a su hogar, a su otro hogar. Su marcha será, pues, consentida una vez ha ayudado a los indios y éstos se lo agradecen dejándolo ir sin más condiciones que las ya cumplidas. Morgan no necesitará argucias para volver a su tierra como había planeado cuando era un cautivo sin derecho alguno, el que no le permitía haber sido por un tiempo un caballo.


En Hacha de Guerra el componente de mezcla interracial es puesto encima del tapete sin ningún disimulo


Tomme con un arco (La selva esmeralda)




El hijo de Bill Markham, un ingeniero estadounidense encargado de la construcción de la mayor presa del Amazonas en el Mato Grosso, es secuestrado por una tribu de indios llamada Los invisibles. Durante diez largos años sus padres no perderán las esperanzas de encontrarlo, buscándolo sin descanso.
La integración de Tommy en la tribu amazónica está prácticamente completada. Ahora es uno más entre los habitantes del poblado, aunque su aspecto físico sea muy diferente al del resto de indios con los que convive. Su vida trascurre en total libertad cazando, guerreando, amando, participando en las costumbres del pueblo que lo ha acogido (aunque hubiera sido a la fuerza cuando se lo llevaron de muy niño).
El origen de lo que es Tommy (ahora Tomme entre los indios) es sólo un sueño del que no se olvida y del que habla con los demás miembros del poblado. Su verdadero padre todavía es recordado en sus sueños.
Pero la búsqueda del padre finalizará. En una expedición al interior del Amazonas Bill Markham encontrará a su hijo cuando es perseguido por indios de otra tribu con intenciones caníbales. Será a partir del encuentro cuando el filme se convierte en un intento infructuoso para que Tommy vuelva con su padre. Pero el deseo no se cumplirá, será inútil empecinarse; Tommy ya no pertenece al mundo del que había llegado, un mundo de progreso desmedido, que no respeta la naturaleza, que para proseguir su tenebroso itinerario tiene que destruir.
La desesperación del padre, al darse cuenta del hecho de que su hijo es feliz y ya no volverá con él, hará que él también cambie y lo ayude en la medida de lo que pueda.
En La selva esmeralda, de John Boorman, se engrandece la naturaleza y la vida en comunión con ella. El progreso no siempre es bueno y la vida en la llamada civilización es muy diferente a la que puede llevar cualquier miembro de cualquier tribu primitiva. En el filme se ensalzan las virtudes de la vida “salvaje”, donde la existencia es plácida y las emociones no disfrazadas de ninguna hipocresía: civilizaciones primitivas y simples en la tecnología, pero civilizaciones al fin y al cabo que tienen claro lo importante: el hombre que forma parte de una comunidad en la que todos son iguales (o muy parecidos), y el respeto y conocimiento del entorno natural que les proporciona una vida plena de libertad.

19 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

ricard dijo...

La imposible convivencia entre los europeos y los nativos americanos y sus puntuales excepciones es un tema sin duda interesante y que ha dado mucho juego en el cine según detallas en tu post. Como puedo añadir más bien poco a tu completísima exposición (bueno, se podría citar algún otro título como "El nuevo mundo" o "Pequeño Gran Hombre"), te recomendaré un cómic de culto, "Teniente Blueberry", cuyos primeros álbumes tratan el asunto; no es que añada gran cosa pero la calidad narrativa de la obra maestra de Charlier y Giraud está más allá de toda discusión.

Un abrazo.

PEPE CAHIERS dijo...

Fenomenal entrada y complicado asunto el de la convivencia de distintos pueblos, sus recelos y su difícil mezcolanza, en no pocas ocasiones destinada al fracaso, tal y como lo demostraría Ford en "Centauros del desierto", "El gran combate" o "Dos cabalgan juntos".

U-topia dijo...

Espléndida entrada Javier. Hace mucho que no veo películas que tratan este tema pero de adolescente eran mis favoritas, supongo que por la atracción que ejercía en mi la naturaleza y las culturas desconocidas. Cuando empezaron a aparecer películas en las que los indios eran "buenos" quedé encandilada.

La convivencia es difícil cuando una de las culturas se cree superior y tiene ansias dominadoras y expoliadoras como es el caso de la de los europeos. Por eso esos casos de comprensión y colaboración son tan hermosos ¿verdad?

Un abrazo!!

miquel zueras dijo...

No acabo de congeniar con "Bailando con lobos", después de su primera mitad tiene ese perfume de Película-Oscar.
Me gustan "Flecha rota", "La venganza de Ulzana" y la curiosa "Chuka" con unos soldados en un fuerte aislado que esperan una batalla que no tienen posibilidad alguna de ganar.
Saludos. Borgo.

ethan dijo...

Fíjate que el tema de las relaciones interraciales ya lo introdujo el, por entonces, osado y pionero Cecil B. DeMille en su primera película (que más tarde repetiría en dos ocasiones más, tanto cariño le tenía a la trama): The Squaw Man, 1914, aquí denominada "El Mestizo".
Saludos.

Javier Simpson dijo...

ricard
Muy buena peli Pequeño gran hombre. Hoffman está estupendo. La convivencia aquí tiene un punto de humor que le queda muy bien. Oí hablar muy bien de los cómics de Blueberry. Vi una de Cassel sobre el personaje que no me convenció de todos modos, pero no creo que el cómic esté mal. Un saludo, ricard. Gracias por pasarte.
PEPE
Sí lo es y así lo reflejó el cine. Es cierto que hay muchas películas sobre el tema, y algunas bastante buenas, como algunas de las que nombras de Ford. Centauros es una maravilla, aunque el contacto no se trata explícitamente sino que se hace referencia a él y no deja de estar presente durante todo el metraje como algo trágico, amargo. Gracias, PEPE. Un saludo.
Laura
De niños estas pelis nos gustaban mucho, y sobre todo si se era aficionado al western, más cosa de hombres que de mujeres según creo, como el fútbol, y no por nada trascendente sino por pura estadística, por algo relacionado con las costumbres.
Es cierto, lo de poner al indio como el bueno era revolucionario cuando estábamos más que acostumbrados a que fuera el enemigo malo del protagonista. Supongo que ahí había bastante de crítica social al racismo y no aceptar las diferencias. Los europeos eran los conquistadores y en cierto modo, según era aquella época, era normal que creyeran que su cultura era la mejor. Naturalmente estaban equivocados… ni mejor ni peor. Su superioridad sólo era militar y tecnológica.
Un abrazo, Laura. Gracias por comentar.
miquel
Lo veo igual, miquel. Bailando tiene una primera parte estupenda y un tramo en la parte central, cuando llega al campamento y empiezan los primeros contactos, también muy buena, pero después comienza a parecerse a la típica película americana estilo Oscar, nada especial y sí muy visto. Una pena porque podía haber estado bastante mejor.
No vi ni Chuka ni La venganza de Ulzana, pero sí sé de ellas. Las tendré en cuenta, miquel. Un abrazo y gracias.
ethan
Me queda bastante lejos esa, ethan, pero la tendré en cuenta. No deja de ser un clásico este Cecil B DeMille. No vi la de Waters Cecil B Demente, pero ¿será una especie de homenaje (supongo surrealista) del conocido director?
Un saludo, ethan. Gracias por participar.

Daniel Bermeo dijo...

Siempre me cautivó este tema y por supuesto, en el cine me resulta inmensamente interesante. Has hecho un post completísimo sobre las dificultades y problemáticas a la hora de la convivencia entre ambas razas. A mí "Bailando con lobos" me gusta, aunque se me hizo más liviana porque me la vi en dos partes (en aquella época me era difícil verme de un tirón tres horas de peli xD)...
Me llevo recomendada varias cintas que se nombran, para que la lista se engrose.
Un abrazo Javi.

Javier Simpson dijo...

Es un tema con gran juego cinematográfico. No es extraño que haya bastantes filmes sobre él. Creo que a parte de Bailando con lobos, te recomendaría del post sobre todo Un hombre llamado caballo. Flecha rota es un western que no está nada mal, como La selva esmeralda. De otras pelis nombradas por compañeros en el post, Pequeño gran hombre es buenísima, y por supuesto las de John Ford relacionadas con el tema, aunque no entre tan explícitamente en él. Un abrazo, dani. Gracias.

Antonio de Castro dijo...

Magnifico e interesantisimo estudio. De las peliculas analizadas, lamento haber visto solo la de Daves y la de Boorman. Quiza me gusto mas la primera: aunque la vi hace mucho tiempo, recuerdo esa autenticidad que se da en todo el cine de su director y la forma directa y valiente de tratar conflictos tan delicados como ese, algo que tambien esta presente en "Ave del paraiso", pelicula de Daves ambientada en los mares del sur con la que "Flecha rota" tiene muchos puntos en comun. "La selva esmeralda" la vi de nino en el cine de mi pueblo y guardo un recuerdo entranable de aquella tarde, pero en un visionado reciente me parecio una pelicula demasiado positiva en su enfoque de un problema tan dificil de resolver. Aunque no sea exactamente una pelicula sobre el contacto entre las dos culturas sino mas bien sobre el enfretamiento que surge entre ellas, "La venganza de Ulzana" me parecio un western muy apreciable, entre otras cosas por presentar unos hechos de manera directa y descarnada y acercar al espectador a lo que posiblemente fuera la realidad de aquellos tiempos. En ese sentido, en esa linea realista, tambien es muy buena "Dos cabalgan juntos", y ahora me viene a la cabeza "Yuma", de Samuel Fuller, que casi parece una especie de remake, mas alucinado y violento, de "Flecha rota".
Saludos.

Javier Simpson dijo...

Gracias, Antonio.
En todos los casos hay también un choque cultural y se aprecia, como es lógico; en la de Boorman está clarísimo entre lo indígena y el progreso que le va comiendo terreno de modo alarmante (la presa es el símbolo en este caso).
En La selva esmeralda el contacto amistoso se da más bien en la figura del padre: una vez que encuentra a su hijo, y conoce su modo de vida, entiende (aunque le cueste y sufra) que él ahora pertenece al pueblo de los invisibles. De hecho lo ayuda, y a su pueblo. Es un contacto mínimo y en principio conflictivo, pero va entendiendo poco a poco su cultura y lo que representa. También es cierto que en este caso la integración del niño no se da porque se lo llevan de muy pequeño y él poco puede aportar a la cultura indígena de su mundo; es todo lo contrario: lo indígena entra de lleno en su nueva vida y su vida anterior es sólo un recuerdo que se plasma en sueños (sueña con su padre).
Un abrazo, Toño. Gracias por tu aporte. Hasta la próxima.

Skyline Spirit dijo...

pretty nice blog, following :)

Mara Miniver dijo...

Menuda entrada te has marcado, Javier. Enhorabuena! Buen repaso histórico y cinematográfico. Me ha hecho ilusión recordar "La selva Esmeralda", de pequeña me encantaba esa película, aunque hace mucho que no la veo. Me propuse recuperarla al ver "Avatar", por eso del similar mensaje ecologista. La segunda me pareció un tostón, pero a Tommy tengo ganas de verle otra vez :)

Un abrazo

Javier Simpson dijo...

Thank you, Sky!
Mara
Muchas gracias, Mara; una alegría verte por aquí. La verdad es que sí, Avatar tiene un algo a La selva esmeralda. Creo que nunca habría caído en la similitud. Un abrazo y gracias.

Sara dijo...

Un análisis completísimo y exhaustivo el que has realizado.
Un saludo :)

Javier Simpson dijo...

Muito obrigado, Sara (No serás mi sobrina? ;-)

Alí Reyes dijo...

En realidad casi que haces una historia del wester indio en tu entrada...risas. Por cierto, muy bueno ese blus de cortina musical
----
En lo que puedas date una vuelta por tigrero que hay ayá algo acerca de Woodstock que sé que te gustará

Javier Simpson dijo...

Gracias, Alí, por todo. Llevo meses sin entrar porque estoy con mis padres y paro poco en casa. Hice una suspensión temporal de internet, pero en un par de meses o tres espero volver. Si me das el enlace de tu entrada sobre Woodstock lo leeré encantado. Se os extraña. Un abrazo y hasta muy pronto, amigo.

Susan Lenox dijo...

Hola Javier, mucho tiempo sin comentarte, disculpa. Como dice Maria, pedazo de entrada, mas bien es un artículo, a mi tengo que reconocer que me gustan asi, sera porque las mías cada vez son mas extensas y lo eso posteo poco. Bien te diré, que Bailando con lobos, es una de mis peli favoritas, por lo que en ella se cuenta y como se cuenta, no me extraña que ese año se llevara todos los Oscar. la isla Esmeralda, fíjate por donde no la he visto. Bueno que me alegro de entrar en tu casa y cuando te apetezca estás invitado a la mía.
Un fuerte abrazo.

Javier Simpson dijo...

Gracias, Suasan. Me paso en nada por tu blog a ver la sorpresa que nos tienes. Abrazo.