" cinódromo: Red State/ Kevin Smith/ Estados Unidos 2011

lunes, 10 de febrero de 2014

Red State/ Kevin Smith/ Estados Unidos 2011



Uno se pone a ver este film de Kevin Smith y lo primero que le puede venir a la cabeza es: “Anda, otra en plan Porky´s!”, si desconociera el argumento. Ese instituto y esos jóvenes demasiado salidos no nos podrían hacer llevar a creer otra cosa; por si fuera poco, el tono, si bien es cierto que no es tan en plan erótico-festivo y tontorrón como en todas esas pelis de y para adolescentes salidos (la mayoría), o descerebrados (también hay unos cuantos), tiene lo suficiente de esto último (lo  tonto, como podría ser lo loco) como para creer que andas en algo parecido; además: la dirige un director al que le gusta hacer comedias  y bien podía haberse metido en algo por el estilo. Pero después viene la primera transición que conduce (los tres jóvenes van en un coche a la cita) a algo parecido, en las sensaciones que produce el ambiente, a otro tipo de películas muy, otra vez, del gusto adolescente: esas de terror en plan Sé lo que hicisteis el último verano, o mismo Scream (ésta sí que la vi, la primera…menuda castaña!). O sea, que el asunto se empieza a poner delicado y un poquitín oscuro, sheriff atormentado por su sexualidad incluido en el anecdotario, que no en la trama porque poco tiene que ver... hasta que esa cita se convierte en un cebo, una trampa perfectamente tendida de la que no puede salir nada bueno para los tres chicos atrapados.


 

Es a partir de ahí cuando hay otra vuelta de tuerca, u otra película, ésta sí, bastante oscura y con su buena dosis de dramatismo, que lleva a los confundidos chicos (cuando los cogen no saben quién lo hace y por qué motivo) al mismo infierno. Y es en ese infierno lleno de fanatismo religioso donde se llevará a cabo un ritual de justicia divina, materializada por la familia Cooper, con su patriarca y pastor al frente, el abuelo Abin Cooper (Fenomenal Michael Parks), un hombre que interpreta las Sagradas Escrituras como le parece cuando mezcla verdades con medias verdades y con propias consideraciones que son del todo descabelladas y producidas por una mente enferma y llena de odio. Porque en la liturgia maldita de venganza habrá víctimas que, aunque pudiera parecer que tienen algo de culpa, no la tienen en absoluto. El discurso de la nueva Gomorra del reverendo es exagerado hasta la total manipulación y no tiene sentido, pero tiene su encanto y está desarrollado con inteligencia para que creamos que los fanáticos tienen algo por lo que luchar y en lo que creen porque encierra la verdad, una confusión con graves consecuencias que lleva a unas ejecuciones injustas contadas con cierta crudeza. Es en la parte del macabro ritual cuando crees estar en algo parecido a Hard Candy, pero en vez de encontrarnos con una adolescente haciendo su personalísima justicia con justificaciones acerca de su acción, nos topamos con una de las grandes familias de los horrores fanático-religiosos. ¿Y por qué podemos creer que estamos ante algo similar a Hard Candy siguiendo con las comparaciones y a pesar del giro final que da este último film? Porque los acusados son secuestrados y se las hacen pasar canutas en ese ceremonial de castigo que terminará en una probable muerte para esos presuntos pecadores, una muerte justa según los acusadores. Es cierto que en Hard Candy hay más ambigüedad en la culpa del retenido que en ésta, donde los chicos poca culpa tienen, y si hay alguna es la de ser algo salidos (son adolescentes incontenibles, como los de Porky´s) y querer experimentar el sexo de un modo un pelín morbosillo, pero sin que haya ningún tipo de maldad en ello.
Pero no está ahí precisamente la semejanza que quiero recalcar sino más bien en todo el ceremonial que justifica la acción de la chica adolescente en Hard Candy y de la familia Cooper en Red State, una acusación que tiene que ver con una sexualidad señalada como depravada o malsana (qué surrealista que a los Cooper le pueda parecer malsana la acción de los tres muchachos y no su castigo!) que en Hard Candy tendría su sentido, la acusación me refiero (una vez que se demuestra cierta), no el método de la justicia empleada; no así en Red State donde no hay nada reprochable que demostrar.


Y todo esto hasta que se da otro golpe de volante cuando entran en acción las fuerzas de seguridad alertadas por el sheriff local. Es en ese punto final cuando la ensalada de disparos está garantizada y nos encontramos ante otro asalto a Waco. Las órdenes que llegan desde arriba al agente Keenan (John Goodman) es la de acabar con todos los miembros de la iglesia formada por la familia Cooper. Pero no cuentan conque los Cooper tienen dentro alguien ajeno a ellos que sufrirá igualmente las consecuencias de las órdenes dadas.

13 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

Daniel Bermeo dijo...

Muy interesante la reflexión que planteas sobre las ciertas similutdes entre "Hard Candy" y "Red State"; esa justicia a mano propia que en ambas películas se plantean, por cometer actividades sexuales malsanas. Lamentablemente a mí esta última me pareció un tanto regulera, como si de tres cortometrajes enlazados se tratase, aun así consigue entretener lo necesario. "Hard Candy" por su parte me pareció más solvente en su discurso y con un duelo interpretativo bastante loable.

Un abrazo!

Javier Ramírez dijo...

No la conocia pero tienen buena pinta. No sé si al final la vere pero tomo nota.


Un abrazo.

PD: Buena cancion la del reproductor de musica

Antonio de Castro dijo...

Cuando leo los nombres de Kevin Smith (o de Edward Burns), mi cabeza vuelve a los años noventa y me pregunto cómo es que nunca vi ninguna película suya. ¿Es que no las ponían en Ferrol ni en La Coruña y había que ir a verlas a Santiago? Porque, al mismo tiempo, recuerdo haber visto alguna cosa independiente como “Dead man” o “Very bad things”, las que iba sacando Woody Allen, películas más comerciales como “Pul fiction”, “Snake eyes” o “Starship Troopers” (ésta me gustó tanto que la volví a ver al día siguiente), alguna chorrada española de alguno de los de siempre (Trueba junior, y tal), y también bodrios como “Spawn” y “Halloween H203”; es decir, que iba yendo al cine, pero de Smith y de Burns nunca vi nada.
Esta última de Smith tiene muy buena pinta. Hay temas que en el cine norteamericano, si están bien abordados, funcionan siempre.
(Magnífico el momento Rollings que encabeza el blog; ayer debí de escuchar la canción cuatro o cinco veces seguidas. También estaba muy bien el videoclip que habían hecho cuando salió.)

Javier Simpson dijo...

Dani
Bueno, dani, tampoco era complicada sacar la comparación, pero se te agradece igualmente la alabanza, camarada y amigo :-D
Red State es interesante como la plantea Smith, una locura fanático-religiosa mezclada con el tema del terrorismo, asunto capital hoy en día por todo eso de la inseguridad en sociedades en las que se creía uno más o menos a salvo.
Un abrazo, dani. Gracias por pasarte.
Javi
Está potente, y para ser de Smith, con el que estábamos acostumbrados a las comedias irreverentes y pasadas – algunas veces –, no está nada mal… mejor que la media del cine comercial actual con cierta diferencia. Yo te la recomiendo, Javi. Un abrazo y gracias por comentar. Los Stones son mucho Stones ;-)
Antonio
Qué way, Toño! Nombras algunas pelis de los 90 ciertamente interesantes, y autores, como Dead man (grandísima peli de Jarmusch), un alucinante western metafísico ;-D, Starship Troopers, militarista a tope, y medio fascistoide (por no decir bastante), pero ciertamente entretenida en cuanto al espectáculo (visión muy sugerente de las pelis espaciales de Verhoeven), el exceso de Very Bad things sin embargo no me convenció, no me suele ir este tipo de comedia. Edward Burns, que supongo que te referirás a éste actor-director, tiene una comedia de los 90 que me gustó bastante: Ella es única, en la que están Cameron Díaz y Jennifer Aniston, también aparece él. Me apetece ver la primera que hizo: Los hermanos McMullen.
En cuanto a lo que comentas de los cines y la no llegada de ciertas pelis a ciudades como Coruña o Ferrol (imagínate en Ourense, de donde soy. Menos mal que en Vigo hay mucho más, donde curro desde hace años), pues que es una pena. En Santiago supongo que la oferta será mayor por eso de la universidad, aunque ahora con Internet el tema del cine está cambiando a pasos agigantados… nos sé dónde irá a parar la industria del cine, y cultural en general, con las nuevas tecnologías; es un tema muy complicado que en algunos países, como en Francia, se cogió el toro por los cuernos; no sé si esa será la solución porque también perjudica el compartir y la confidencialidad… en fin, un lío de padre y muy señor nuestro.
Gracias por tus palabras sobre ese momento Rolling que pongo a veces en el blog. Hasta otra y gracias, Antonio. Y perdón por el rollo; no me suelo extender tanto.

ricard dijo...

Una buena película que, en realidad, son dos -como mínimo-. Prefiero la primera mitad, realmente aterradora, más que nada porque puede que existan fanáticos como esos. Un abrazo.

Javier Simpson dijo...

Sí, o tres, ricard. Pero la peli está bien; ne sorprendió gratamente. Creí que Kevin Smith ya no haría nada ni medianemente interesante.
Un abrazo, ricard. Gracias.

Alí Reyes dijo...

Los géneros dedicados a angustiarme no son algo que me guste mucho. Pero de lo que si quiero hablas es de la encuesta que hiciste abajo:
Espartaco, es una buena película, pero para mí sería de mirarla una vez (como la vi) y ya.
Ben Hur, sin duda un clásico impresindible, sobre todo esa escena cuando la galera donde está como remero va a ser impactada precisamente por el lado donde está él y puede ver la proa de la nave enemiga desde el agujero del remo. Pero toda la película es mágnífica.
No obstante, la que me parece mejor de las tres es sin duda GLADIADOR, sobre todo la escena del performan en "vivo y en muerto" de la batalla de Africa contra Cartago, donde Máximo toma en control del grupo y logra doblegar a las tropas "romanas".
No obstante se debe tener presente que la cantidad de recursos de Scott en Gladiador no lo tenían ni en sueño los directores de Espartaco y mucho menos de Ben Hur en su momento

miquel zueras dijo...

Esta película me gustó mucho, sobre todo por los personajes de Parks y ese roba-escenas que es Goodman. Yo creo que es una vuelta de tuerca al subgénero de adolescentes americanos salidos. El anticlimax final con la declaración de Goodman ante el FBI me pareció muy acertado.
Saludos. Borgo.

Javier Simpson dijo...

Alí
Esta peli tiene momentos de angustiarse; mejor no la veas entonces, pero no está nada mal.
En cuanto a lo que comentas de Gladiator decirte que estoy parcialmente de acuerdo. Me parece una gran película, pero las otras también me lo parecen. Son distintas épocas para un mismo género y es normal que haya diferencias.
Un abrazo, Alí. Gracias.
miquel
Qué tal, miquel. Y tanto que vuelta de tuerca. Creo que Smith hace un experimento con unos cuantos géneros volviéndolos bastante oscuros. Está original, la verdad.
Un abrazo, miquel. Gracias por comentar.

U-topia dijo...

No la he visto. Y es de esas películas que me dan miedo de verdad, vamos que luego no duermo... sí, suena infantil pero así es.

Sin embargo me tienta... cachis!!

La apunto y veremos si me atrevo.

Un abrazo!!

Javier Simpson dijo...

Pero está bastante bien, Laura. Tampoco es que sea una peli de terror. Tiene algún momento comprometido en ese sentido (en cuanto a terrorífico), pero no creo que sea dañina hasta el punto de poder marcar.
Un abrazo, Laura. Gracias por pasarte.

Mara Miniver dijo...

La de años que hace que no veo nada de Kevin Smith!! Pero si le tenía ya hasta olvidado al pobre!! Nada, a ver si me pongo y veo cómo lo hace ahora el gamberrete este... Gracias por recordármelo! Un abrazo

Javier Simpson dijo...

Pero nada que ver con el habitual Smith. Ésta es otro género totalmente diferente; y se mueve bien el cabrito... :-D Un bico, Marta