" cinódromo: Gravity/ Alfonso Cuarón/ Estados Unidos 2013

martes, 8 de octubre de 2013

Gravity/ Alfonso Cuarón/ Estados Unidos 2013



Nada más salir del cine con mi amigo, éste se pregunta cómo haría Cuarón para hacer semejante espectáculo por la complejidad técnica que conlleva. Le doy la razón y llegamos a la conclusión de que el rodaje no debió ser fácil; nos lo imaginamos lleno de cuerdas y los actores colgados todo el tiempo, como si de marionetas se tratase, dando vueltas y chocando con satélites y demás aparatos espaciales. Bueno, fue él el que sugirió tal posibilidad y yo le di algo de juego con la duda, en un primer momento con una mala idea: igual se hicieron con un avión, lo subieron muy alto y lo dejaron en caída libre para conseguir la ingravidez para poder así rodar dentro todo aquello... descabellado! A veces no tengo remedio y no me extraña que mi amigo dijera que eso no podía ser. Luego lo pensé mejor y llegué a la conclusión de que, efectivamente, no podía ser... cómo se iba a montar todo aquel complejo escenario espacial, tecnología digital a parte, dentro de un avión por muy grande que fuera. Tal idea sería como matar moscas a cañonazos y no sería práctica, de poder ser posible, que ni por esas. Pero en fin, que no pensé muy bien lo que dije, lo hice así como quien no quiere la cosa y le di la razón en eso de que el uso de muchas cuerdas, y los actores todo el tiempo volando impulsados por ellas (o sujetos a ellas para producir la sensación de flotación), era la opción preferible por ser la más lógica.






Y ahora con un pequeño análisis de esta grandísima película de ciencia ficción. Lo primero que es de un virtuosismo técnico y visual deslumbrantes; como ya dije antes: un espectáculo espacial admirable, fascinante. El protagonismo no sólo es para Sandra Bullock, o para George Clooney (algo menos). El otro protagonismo, siempre presente y que gira todo alrededor de él, es para la falta de gravedad (o ingravidez si queréis llamarle así) y los efectos que en una situación complicada puede producir. Si hay una catástrofe, y le añades un medio complicado en su dominio como es el espacio exterior y la ingravidez, donde las manipulaciones son torpes y no hay casi desenvoltura, la aventura por la supervivencia está servida...Y eso es lo que admiramos en la película de Alfonso Cuarón cuando nos escandalizamos (permítaseme la exageración, en este caso positiva) con esta aventura espacial, tremendamente emocionante, en la que se une equilibrada e intensamente lo catastrófico con la supervivencia, un instinto innato que se revela contra unos acontecimientos de connotaciones personales apocalípticas, prácticamente imposibles de superar, pero a los que se le plantará cara por unas inmensas ganas de vivir que saldrán a flote cuando parecía que la científica (la doctora interpretada por Sandra Bullock) había perdido la ilusión por la vida y ésta era pura inercia, rutina que la arrastraba sin casi enterarse (situación personal que no desvelaré pero que se conoce en esos pequeños y mágicos – el entorno ayudaba y el caos aumentaba el romanticismo – momentos de intimidad que tiene con el compañero astronauta).



La historia es sencilla, el fondo de la película, y se nos cuenta poco, aunque ese poco se haga mucho (algo grandioso) en su recreación, sintiéndose como una gran tragedia, otra odisea espacial (el camino a casa en este caso no es tan largo, pero está lleno de dificultades). Es cierto que a veces da la sensación de haber demasiada acción (o más bien acción un poquitín exagerada; se acerca un poco a un James Bond astronauta que podría haber hecho algo parecido en pelis tipo Moonraker, o intentando ser un poco más precisos: una acción similar a la que se veía en Star Treck, de J.J. Abrams, sólo que centrada en la ingravidez) y esos momentos por los pelos tan característicos del cine comercial de acción, pero no pasa nada, es perdonable porque, después de todo, ésta no es una película de arte y ensayo precisamente (Tarkovski hubiera hecho una acción de otro modo posiblemente si se le diese la libertad necesaria) y el tipo de acción que contemplamos forma parte del espectáculo del cine comercial (ya se sabe que hay cine comercial que está muy bien, y para prueba un botón; pero siempre dejando claro que Gravity no es una peli comercial cualquiera) muy del gusto hollywoodiense de toda la vida...aunque después veamos, confirmando las buenas sensaciones y dándole un barniz de prestigio que le hará justicia en un futuro próximo, escenas como la de la cámara acercándose a la doctora: de ser una cámara que la enfoca a ella pasa en un instante mágico, y con una suavidad que ni te das cuenta, a ser una cámara subjetiva que observa desde dentro del casco lo que ve, y a continuación sentirá, la misma doctora: la inmensidad del espacio y el miedo que produce en una situación tan comprometida. Es en esos grandes detalles donde te das cuenta de que aparte de comercial es una película con personalidad; curiosa contradicción: lo comercial no es precisamente sinónimo de personalidad, pero en este caso es más entendible porque lo comercial aparece en momentos puntuales, pero el todo no es todo –valga la redundancia – igual que algunas de esas partes en las que la acción cobra más relevancia.



Me pregunto en este punto del comentario si hay, o se puede interpretar, una metáfora de la gravedad, o la falta de ella, cuando la trasladamos a la vida de la doctora. Su tragedia hace que su vida carezca de alicientes, que deje de tener los “pies en la tierra” por la fuerza de la gravedad cuando había un sentido por el que vivir. Desde esa falta tan importante la doctora se desentiende de la vida y su infelicidad trasciende en mayor grado en la ingravidez que su profesión le aporta, pero en la ingravidez se corren demasiados peligros, se está en el filo de la navaja; el hilo que se une a la existencia es muy fino y se puede romper con demasiada facilidad en semejantes condiciones. Su gran, alucinante, experiencia, ayudada por el astronauta, hará que vuelva a abrazar la vida con pasión, no sólo por ella misma sino por lo que dejó atrás.






Y para concluir decir que los dos actores están estupendos. Me gusta la lucha de ella y cómo afronta la tragedia encontrándose en una situación vital frágil; y el compromiso, la camaradería y esa renuncia que llega hasta el sacrificio de él, rasgos que lo convierten en  una persona extraordinaria, muy especial y valiente.

En resumidas cuentas: una película inolvidable que casi seguro pasará en poco tiempo a ser todo un clásico del género como en su momento lo fueron otros films, como Blade Runner. Esa es mi apuesta, apuesta, por otro lado, sobre seguro creo yo.



Estreno Cine
 

16 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

Johnny dijo...

Joer, el sábado pasado estuvimos a punto, para una vez que tenemos oportunidad últimamente de ir al cine pero vimos una cartelera muy pobre, y me surgían muchas dudas con ella. Esta reseña servirá para enmendar mi error, siempre me gustó el género de ficción pero hay tanta peli mala o mediocre, creo que la última que me gustó fue Moon. Un abrazo.

JLO dijo...

solo hacés que tenga mas ganas de verla todavía... primero es por le gusto de las películas espaciales, después por la trama simple, que hace que la imaginación sea mayor... salu2...

Javier Ramírez dijo...

Me gusto muchisimo realmente tuve la sensación de estar hay arriba en el espacio y lamento no haberla visto en 3D las imagenes, la historia, los actores y sus personajes muy bien quede maravillado con ella. Habia un momento videojuego cuando desde la vision del interior del casco se movia por la estación realmente buenisimo otro punto cuando la camara entra y sale del casco es genial. En un reportaje hablaron de como hicieron la película y utilizaron brazos roboticos como los de las fabricas de coches para dar la sensacion de estar flotando en el espacio. Un saludo.

Alí Reyes dijo...

Lo que he oido acerca de esa película es que el suspenso y la angustia que producen son tales que hay personas que han tenido que salir de la sala 3D y hasta se ha llegado a comparar con la angustia producida por "El exorcista" en la década de los 70ta. Así que me dije: "Alí si ya tienes suficiente angustia con esta convulsionada Caracas ¿Qué vas a hacer pagando para estar más angustiado?" Pero luego de leer tu reseña...Lo estoy pensando mejor.

Javier Simpson dijo...

Johnny
Es cierto, Johnny, es parecido al género de terror: no hay una que merezca la pena; pero creo que en este caso sí la merece. Un abrazo.
JLO
Pues es muy posible que te pueda gustar, JLO. Para mí es un peliculón, algo diferente y especial a lo que no estamos acostumbrados. Un saludo.
Javi
Te pasó como a mí. En ésta coincidimos bastante, Javi. Una pena que no la vieras en 3D. En este caso gana espectacularidad, estoy convencido. Un abrazo, Javi.
Alí
Yo no llegaría tan lejos. Es emocionante y a veces la angustia se apodera de ti, pero no hasta esos extremos, por lo menos yo no la sentí tan fuerte. Me da que Caracas es más heavy, Alí ;-D Un abrazo.

Gracias a los 4 (fantásticos :-)))) por la aportación!!

Doctora dijo...

Tú teoría no era tan descabellada. De hecho yo tenía un profesor que para explicarnos la ingravidez quiso llevarnos de excursión, montarnos en un avión y dejarlo en caída libre.

Todos estábamos muy ilusionados, pero no sé qué pasó que cuando le explicó el asunto a la gente del aeropuerto se montó un jaleo horrible, se lo llevó la poli y ya nunca volvimos a verle. Y fue una pena, porque la profesora que le sustituyó era una zorra...

No me gusta nada Sandra Bullock así que como leí que en esta peli tenía casi todo el protagonismo la descarté, y este mes iré a ver la de Tom Hanks, que es la que han elegido los comentaristas de mi blog.

Creo que "Capitán Phillips" estará bien, pero cada vez que leo algo sobre "Gravity" me da la sensación de que la cagué.

León dijo...

Ahora te respondo al comentario que has hecho en mi entrada, aunque se me ha hecho un poco complicado entenderlo (estoy un poco espeso estos días)... Suscribo todo lo que escribes, sobre todo lo relativa al viaje emocional de la dra, que es lo que hace que la película vuela aun más alto por encima de todo el alucinante despliegue visual. Es por eso, que aunque no se trate de una película realista, yo no la veo como ciencia-ficción sino como un survival.
De todos modos una maravilla que va a merecer muchas revisiones en el futuro.
Me hubiera gustado firmar tu entrada jejeje
Un abrazo

Javier Simpson dijo...

Doctora
jajajaja suena simpático lo que me cuentas, como si hubiese salido de una de Almodóvar, Doctora ;-D Apunto esa peli de Tom Hanks de la que me hablas. Me pasaré por tu blog para leer lo que pusisteis. Un saludo y gracias, Dra.
León
Supongo que la ciencia ficción también irá en grados: hay pelis mucho más fantásticas o con elementos como el terror, distopías que hablan sobre una sociedad futura no deseable, o todo lo que surge por un determinado avance científico que conduce a situaciones que no tienen que ver con la actual (el futuro es otro elemento a tener en cuenta, por eso Gravity no entra de lleno en la ciencia ficción porque tiene elementos parecidos a los que se podrían dar hoy en día (exagerándolos, eso sí), auque, curiosamente, haya ciencia ficción que recrea un presente diferente – realidades paralelas y gaitas –), reflexionando sobre el tema (Gattaca sería un buen ejemplo, o Blade Runner), ahí estaríamos, por llamarlo de algún modo, en el grado mayor del género de la ciencia ficción. Pero después tenemos grados menores que se aproximan más a una ficción real (pero que no se cuentan de un modo realista: ahí otra diferencia. Gravity tiene aspectos reales, o una base real bien construida, pero no está contada como si fuera un documental… es pura ficción en el espacio que es aportada por el tipo de aventura que describe).
De todos modos estoy contigo en que aquí lo que mayor relevancia tiene es la supervivencia. Lo otro sólo son etiquetas para encajar mejor la peli en un determinado molde (eso hace muchas veces que no nos perdamos del todo ;-D), pero esas etiquetas no son absolutas ni ideales, está claro.

ricard dijo...

Técnicamente es toda una filigrana. Por lo que he leído, tenían a los actores colgando y el resto está diseñado digitalmente. Sin embargo, el argumento y la metáfora me parecieron insuficientes. Pero reconozco que lo pasé muy bien viéndola (en 3D, es indispensable), o mal según se mire porque es muy angustiosa. Un abrazo.

Javier Simpson dijo...

Hola, ricard. O sea que al final es como hablamos mi colega y yo una vez nos salimos del cine todo satisfechos jaja Es cierto: es un prodigio visual y muy emocionante, además de angustiosa como bien dices (supongo que la movida será que uno lo pasa mal pasándoselo bien ;-D). Un abrazo, ricard. Gracias.

miquel zueras dijo...

Quedé muy impresionado con esa película, hacía tiempo -desde "Buried- que una trama tan simple no me dejaba tan atrapado. Creo que se impone verla en 3-D, pocas veces está tan justificado como en "Gravity".
Puestos a poner peros quizás la aparición en la cápsula de Clooney bebiendo vodka queda algo forzada, quizá para amortizar su papel.
En cualquier caso es una película muy recomendable, sobre todo a los aficionados al género del espacio.
Saludos. Borgo.

abril en paris dijo...

Bueno pues parece que todo lo que leo sobre ésta peli es bastante bueno asi que sin querer saber detalles espero verla pronto.
conseguir que dos personas y el espacio sean lo suficientemente interesantes ya es..
Y creo que en éste caso el 3D está justificado..bueno pues habrá que ir al cine que cada vez da más pereza porque hay que desplazarse mucho..nos cierran cines...ésto es un viaje sin retorno..¡qué pais ! :-(

Besos Javi

Javier Simpson dijo...

miquel
Igual, miquel. Sí que el 3D es necesario en este caso y forma parte del espectáculo. La peli a mí me gustó mucho, buenísima. Creo que merece la pena ir al cine a verla y no esperar, es lo que le estoy repitiendo a mi novia continuamente (ella vive en Madrid y lo cierto es que la extraño como un tonto aunque hablemos y hablemos…). Gracias, amigo miquel ;-D
abril
Qué tal, abril? Merece la pena “molestarse” e ir al cine a verla. No se ven este tipo de películas habitualmente; la calidad suele ser mucho más baja. Creo que la experiencia merecería la pena, abril, no la dejes escapar… ;-D Ah, y si te decides, por favor que sea con gafas!! Un bico y gracias por la visita.
PD: los puntos suspensivos suelen ser tres, abril :-P ;-) que para eso soy yo el especialista…
Ciao

Lucas Liz dijo...

Hola Javier
Muy buena reseña y gran visión reflexiva esa que comentas sobre el equilibrio entre comercial y personalidad, personalidad y comercial...sólo puedo decir que es una gran película.
Curiosa teoría de filamción la tuya..., y creo que imposible en este caso.
Muy buena entrada.
Desde la Ignorancia, Lucas Liz.

Javier Simpson dijo...

Gracias, Lucas. La teoría que me marqué la hice sin pensármelo mucho, se me ocurrió de repente por eso de que se sabe que con ese método se consigue la ingravidez, pero después, analizando un poco el asunto, se llegó a la conclusión de que la idea llevada a una película como ésta se desmoronaría por sí sola.
Un saludo, Lucas. Gracias por el comentario.

Daniel Bermeo dijo...

Yo la veré mañana de una vez. Mucho se ha hablado del espectáculo visual que monta, pero de su muy escaso argumento. Me tiene en ascuas. Cuarón es un director más que interesante, siempre me ha impresionado incluso en sus pelis menores. Veremos qué tal. Un abrazo Javi.