" cinódromo: Fuerza bruta (Entre rejas)/ Jules Dassin/ Estados Unidos 1947

lunes, 28 de octubre de 2013

Fuerza bruta (Entre rejas)/ Jules Dassin/ Estados Unidos 1947





Gran película carcelaria de Jules Dassin protagonizada por Burt Lancaster en el papel del férreo Joe Collins. Se retrata una penitenciaría en la que el alcaide, presionado por el político de turno, trata de mantener el control y orden del centro para no verse perjudicado por una posible decisión llegada desde arriba en la que podría perder su puesto si continuaran sucediéndose los desórdenes que motivan estar en el punto de mira.






En los hechos narrados además del protagonismo de Lancaster hay que destacar la interpretación de Hume Cronyn en el papel del desalmado capitán Munsey, el de Art Smith haciendo de médico de la cárcel (Dr. Walters), un hombre que simpatiza más con los presos que con un sistema carcelario indeseable, un personaje éste el del doctor que sabe siempre donde está y que será como un grano en el culo en todos los que deben llevar la gestión de la cárcel y la disciplina de los presos (y en este caso no me refiero precisamente al alcaide, alguien que quiere llevar más bien una política “amable” y no represiva en la que pudiesen sucederse molestas confrontaciones).

Otro personaje de interés es Gallagher, interpretación que hace con gran fuerza y convicción el actor Charles Bickford (el ganadero padre de Carroll Baker en Horizontes de grandeza), un colaborador del alcaide que tiene bastante influencia entre los reclusos y que aprovecha su situación para prestar sus servicios al jefe, y con el que Collins querrá contar para el plan que se propone llevar adelante en compañía de los compañeros de celda y, más tarde, cuando el asunto ya esté en marcha, de todos los que se quieran unir. También tendrá su protagonismo el alcaide en un papel en la cuerda floja y sin demasiado mando por las presiones recibidas y por un capitán encargado de la seguridad de la cárcel interesado en heredar su puesto llegado el momento.



El film Fuga de Alcatraz, protagonizado por Clint Eastwood, es heredero en cierta medida del film de Dassin que comentamos hoy. El plan para fugarse de la cárcel en la que se encuentran encerrados los reclusos que protagonizan la historia será de difícil ejecución por las características del lugar (una isla). Hay similitudes también en la vigilancia que ejercen los guardias, en la manera en la que esos reclusos se zafan de esa vigilancia o en muchas de las relaciones carcelarias que existen en las que cabe cierto grado de intimidad entre los compañeros, de camaradería, y en las que los recuerdos de cuando estaban fuera, y que se relacionan con su mala situación actual, inciden en su estado de ánimo y en sus decisiones de intentar una fuga demasiado complicada que podría arruinar su vida definitivamente. En todos esos recuerdos, expuestos como líricos flash backs, las mujeres de las vidas de esos presos cobrarán una importancia vital; ellos añorarán su vida fuera y las mujeres con las que estaban, un buen motivo para intentar huir. De cualquier modo, y aunque se puedan vislumbrar similitudes con la película de Clint Eastwood, en esta de Dassin los preparativos del plan de fuga tiene menos relevancia, la peli, sin embargo, tiene más contundencia que la de Eastwood, aunque en cuanto a entretenimiento puro y duro que tendría que ver más con lo comercial tal vez ganase la película de Clint Eastwood; de cualquier manera el vigor, la dirección, puesta en escena y la reflexión que provoca la de Dassin supera con cierta diferencia a Fuga de Alcatraz; para mí es mejor película la de Dassin.



                                

En Fuerza bruta hay una crítica al sistema, sobre todo en el discurso del médico penitenciario, y más que en los planes de la fuga que se va a intentar, la peli fija su foco en lo que representa cada personaje, como el capitán Munsey de quien dirá el doctor qué tipo de persona es en una escena más que memorable: un enfermo de poder, un psicópata que hará lo que sea para conseguir lo que pretende, torturas despiadadas incluidas (y que acabará consiguiendo, pero con resultados no del todo satisfactorios para consuelo de todos. Sería demasiado injusto que se saliera con la suya de un modo tan rotundo). La fuerza bruta que lleva a cabo el capitán en su política de represión llena de odio hacia los presos y de coacciones psicológicas será como una metáfora de lo que significan los fascismos. (La peli es del año 47, sólo dos años después de terminada la segunda guerra mundial)



Y llegado el momento de fugarse aprovechando los trabajos forzados en la fosa, una mina en la que trabajan a destajo los reclusos, el tramo final será pura dinamita, con un intento de escapada muy marcial en el que Joe Collins será un héroe para todos sus compañeros de prisión haciendo lo que todos desearían haber hecho en infinitas ocasiones, pero que no pudieron (o no se atrevieron a hacer) por su situación. El plan no sale como se esperaba, pero no deja de haber justicia.


El final, sin embargo, protagonizado por el doctor, deja un mensaje pesimista: eso de que nadie puede escaparse de las cárceles (cárcel como metáfora), aunque lo pretenda con todas sus fuerzas e inteligencia, y que siguen y seguirán repitiéndose sin parar intentonas sin ninguna posibilidad de éxito. Aquí se presume una doble lectura: quizás nos esté diciendo que uno no puede escaparse a un destino que por más que intente modificar nunca podrá hacerlo a su gusto y que las injusticias seguirán existiendo si a uno le ha tocado formar parte de ellas. También se puede interpretar la noción de cárcel como un prejuicio que limita y encierra en la ignorancia al individuo, o como imposiciones sociales (de poderes económicos o políticos), que maniatan, en las que el hombre es un engranaje que forma parte de una gran maquinaria que sirve al sistema (orden, clase o casta... antes y ahora) del que no puede desembarazarse.

19 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

Alí Reyes dijo...

Ninguna de estas películas las he visto, pero gracias por la recomendación. Aunque la que vi y me pareció maravillosa fue SUEÑOS DE FUGA ¿la recuerdas?

Javier Simpson dijo...

Por un momento me descolocó, pero después me di cuenta de que aquí en España se titula Cadena perpetua, la de Morgan Freeman y Tim Robbins. Sí la vi y me gustó bastante, una muy buena peli carcelaria con una pareja protagonista inolvidable. Otra más en tono fantástico que me gustó fue La milla verde, de Tom Hanks, interesante. Esta de la que hablo es más cine clásico en la mejor tradición del género negro, con un gran Lancaster. Te la recomiendo si te gusta este tipo de cine- Dassin no es cualquier cosa. Un abrazo, Alí; en cuanto pueda me paso por tu blog que veo que tienes entrada nueva. Ciao.

Manderly dijo...

Los dramas carcelarios me suelen gustar y lo cierto es que no he visto esta que hoy nos recomiendas y con Lancaster, seguro que me gusta.
Fuga de Alcatraz con Eastwood también es una buena película, así que veré Fuerza bruta ya que dices que es mejor.
Saludos.

Javier Simpson dijo...

Lancaster está magnífico. Una peli con una gran fuerza en la mejor tradición del cine carcelario. Creo que te podría gustar. Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Estupendo artículo para una obra maestra de Dassin. Inolvidable película. Saludos.

miquel zueras dijo...

Gran película de la que recuerdo sobre todo el papel del sádico capitán interpretado por Hume Cronyn que tortura un preso acompañándose de música de Wagner. Quizás era era una referencia al fascismo pues Dassin fue uno de los "Black Listed".
Eso sí: de Dassin me quedo con "La ciudad desnuda" una obra maestra.
Saludos. Borgo.

Javier Simpson dijo...

miquel
Escena potente esa, cruel, pero sin pasarse. No sé ahora si la que vi de Dassin es La ciudad desnuda o La ley (sea la que sea me gustó bastante). La mejor de él, de todos modos, es Rififí, para mí otra obra de arte.
Un abrazo, miquel.
Marcos
Hola, Marcos. A mí también me gustó mucho. No sé si para ponerle lo de obra maestra (creo que de las que vi de Dassin esa palma se la llevaría Rififí claramente), pero si no fuera así cerca le andaría. Abrazos.

Mara Miniver dijo...

Pues no la he visto y no me va a costar encontrarle hueco al bueno de Lancaster ;)

Yo sobre vida carcelaria recuerdo la ápoca en la que estuve enganchada a Oz. Gracias por esta recomendación, un abrazo.

Javier Simpson dijo...

que te guste mucho si la ves, Mara. Un abrazo

Javier Ramírez dijo...

Hola Javi no conocia esta película, no se si la vere pero me a gustado la entrada. Me has hechado para atras con lo del mensaje pesimista del final pero me atrae el comentario que has puesto de que tiene mas fuerza y es mas cotundante que la de Clint Eastwood en todo caso es un placer leerte como siempre.

Un saludo.

ethan dijo...

Dassin fue un tipo que sabía muy bien lo que hacía. El género carcelario se vistió de calidad con esta cinta. Mejor que la de Eastwood, como dices. Lecturas acertadas sobre la posguerra y el pesimismo que destila la película. Un largometraje para disfrutar.

Daniel Bermeo dijo...

Hola Javi, tampoco conocía la peli. Gracias por reivindicarla. Como a muchos otros me gusta el género carcelario, y junto a "Cadena perpetua" (que es mi favorita) he disfrutado de otras propuestas como "La leyenda del indomable" (grandioso Newman), "La milla verde" , "Hunger" o "Un profeta". Un abrazo!

Javier Simpson dijo...

Javi
Sí, el comentario final del médico de la cárcel es pesimista y no da lugar a alegrías. La peli deja un sabor agridulce, pero merece la pena. Un abrazo, Javi.
ethan
Y tanto, ethan, un grandísimo director. Una de las grandes pelis del género… y mira que hay unas cuantas! Abrazos.
Dani
Cadena perpetua está también muy bien. Creo que Tim Robbins hace el papel que más me ha gustado de su filmografía. Un gran drama carcelario. La milla verde es buena, lo que pasa que en ésta no se sigue demasiado la tradición, lo fantástico le da un aspecto especial, pero es muy entretenida. Abrazo, Dani.

V dijo...

Estoy contigo, es una película vibrante, de gran energía y con un trasfondo sobre las servidumbres del ser humano y sus ansias de libertad muy claro.
La de Clint me parece diferente. creo que va en otra onda, aunque también tiene su fuerza contenida primero y liberadora después.
Además, aunque no salga mucho, a mi cualquier película en la que apoarezca la exclava libre...Un abrazo

Javier Simpson dijo...

Es cierto, V, La fuga de Alcatraz tiene otra lectura y es más entretenimiento y manejo de la tensión que trasfondo propiamente dicho. Está también muy bien y, aunque las semejanzas se pueden hacer en cuanto a la convivencia carcelaria y el plan y preparativos de la fuga, las pelis son diferentes, hasta en su estilo. La esclava libre es la de Clark Gable. Creo que la vi de pequeño. Como siempre que se habla de clásicos o se citan, ahora me entraron muchas ganas de verla. Esas pelis tienen un encanto especial y nunca defraudan. Un saludo y gracias, V.

@ngel dijo...

Me encanta el look que le has dado al blog amigo, muy tecnológico, una entrada muy interesante, enhorabuena y abrazos!

Javier Simpson dijo...

Gracias, @ngel, me alegro que te guste. Si ves la peli espero que la disfrutes. Otro abrazo para ti.

Anónimo dijo...

Tengo ganas de ver esta película se ve muy muy interesante, en especial por la historia del drama carcelario que cuenta Jules Dassin, vi el tráiler y me llamó la atención, buscaré la pelicula online para verla este fin de semana en la tarde con mi papá que le encantan este tipo de cintas.

Javier Simpson dijo...

Anónimo, seguro que os gustará; como dices, y con lo que estoy de acuerdo: es un drama carcelario muy interesante y con su fondo. Un saludo y gracias por tu visita.