" cinódromo: En busca del arca perdida/ Steven Spielberg/ Estados Unidos 1981

miércoles, 24 de octubre de 2012

En busca del arca perdida/ Steven Spielberg/ Estados Unidos 1981



Excelente película de aventuras dirigida por Steven Spielberg en la que el protagonista, interpretado por Harrison Ford, es un buscador de reliquias arqueológicas; Indiana Jones, que así es como se llama el héroe aventurero con látigo, sombrero de ala ancha y cazadora de cuero, ofrecerá dos caras diferentes del mismo personaje, una cuando se encuentra embarcado en alguna de sus misiones, y otra cuando da clases de arqueología en una universidad de Nueva Inglaterra en la que algunas de sus alumnas le demuestran su cariño con originalidad y una pizca de descaro.
La presentación de Indiana Jones, cuando se encuentra en la selva amazónica de Sudamérica, es briosa y envuelta en un halo de misterio que le da más grandeza al personaje. En las primeras imágenes que se nos muestran de él sólo vemos su figura de espaldas, en un contrapicado, un primer plano de su látigo o su sombrero, pero nunca se nos acercará de modo directo y claro para que podamos marcar ciertas distancias con el resto de los hombres que lo acompañan en la expedición y así aparezcan éstos empequeñecidos ante la presencia del arqueólogo.


En la película hay un ritmo increíblemente bueno y un sentido del humor que destaca en cualquier momento, incluso en los de mayor tensión, o en las escenas más movidas. Los cambios de lugar, con los viajes subsiguientes, serán continuos en la evolución de los acontecimientos. América del Sur, Nueva Inglaterra, Nepal, El Cairo y una isla en el sur de Asia serán escenarios de una aventura genuina y de ritmo trepidante.

Los enemigos de Indiana Jones serán sobre todo los nazis; ese hecho hará saber en que época se mueven unos y otros. Pero no sólo ellos serán con los que se enfrente el intrépido arqueólogo ya que otro colega de profesión que en más de una ocasión ya le ha estropeado sus planes, Rene Belloq, un francés que colabora con los nazis para conseguir sus propósitos, será su principal contrincante. Si hablamos de persona a persona, Belloq sería el malo, pero sin esa perversidad de los nazis, aunque con una codicia que lo supera, e Indiana sería el bueno, sin demasiados matices morales ya que esa no es una parte importante a desarrollar en la película de Spielberg.




Indiana es fuerte, seguro de sí mismo, resuelto hasta el punto de que por muy complicada que se ponga la situación el hombre saldrá airoso de ella una y otra vez, casi siempre  con alguna que otra magulladura. Su chulería simpática es también marca de la casa, algo que lo hace parecer sobrado en ocasiones, aunque sin un ápice de altivez que le ponga sombra alguna a una dulzura no carente de hombría.

La ambición por el poder que persiguen los nazis intentando conseguir el arca de la Santa Alianza, cuyos poderes sobrenaturales podrían ayudarles en una guerra que ya tiene en mente el führer, y que podría conducirles a una victoria aplastante, serán un real y serio peligro. (recordemos que estamos en el año 1936, tres años antes de que comience la gran guerra en Europa).
Indiana será un gran recurso en la lucha contra esa amenaza porque él es como el James Bond de la aventura y la arqueología, un arqueólogo al que no le tiembla el pulso cuando hay que sacar la pistola y ponerse a dar tiros a discreción.

Las escenas de acción no pierden espectacularidad en momento alguno y están rodadas con una enorme precisión. La labor de los secundarios fue seguramente destacable; en ese aspecto tiene mucho del clásico cine de acción y aventuras. La adrenalina que desprenden engrandecen la aventura y hacen del protagonista un verdadero héroe, alguien que en no demasiado tiempo pasará a ser toda una leyenda.

El estilo es más bien clásico y heredado de ese cine de aventuras que aparece en películas como El secreto de los incas, Las minas del rey Salomón u otras con una estética similar, como Hong Kong (1952), de Lewis R. Foster, modesto film protagonizado por nada menos que Ronald Reagan en el que se hacía acompañar por un niño chino…¿os suena de algo?, o China, peli de 1943 protagonizada por Alan Ladd y Loretta Young en la que el bueno del señor Ladd vestía muy parecido a como lo  hace Indiana Jones.
De todos modos el film de Spielberg no deja de tener un aspecto moderno en el milimétrico uso de la puesta en escena o por unos efectos especiales de una tecnificación importante, ochentera, sí, pero con su complejidad y muy eficiente en el resultado.


Bueno, y ahora con algunas anécdotas y curiosidades relacionadas con esta gran peli que os pueden gustar si no las conocíais:
Comenzaremos con algo bastante sabido, y es que el actor Tom Selleck no se tomó mal haber perdido el papel que le habían ofrecido de Indinana Jones, nombre que en principio George Lucas quería que fuese el de Indiana Smith, pero que finalmente se desechó. En 1988, en un capítulo de su popular serie Magnum titulado Legend of the lost art, cuyo contrato en vigor le vio apartado de protagonizar al arqueólogo protagonizado después con gran convicción por Harrison Ford, Selleck se pondría la fedora (sombrero) de Indy. El homenaje mostraba a Tom Magnum en busca de un antiguo pergamino en Hawai. El personaje siempre se salvaba por muy poco y llevaba consigo un látigo. Un gag muy simpático del capítulo era cuando la gente en vez de decir arca decía arte. Este episodio permitió a muchos espectadores contemplar lo que pudo haber sido Indiana Jones protagonizada por otro actor, un actor que físicamente tenía bastantes similitudes con Ford. Éste, de entrada, era un actor con el que George Lucas no quería contar ya que era el protagonista de la saga de Star Wars; Lucas no quería que Ford se convirtiera en su Robert de Niro particular, haciendo alusión y comparándose con Scorsese.
Otro de los actores en los que se pensó para el papel de Indiana Jones fue Tim Matheson.

En cuanto a Marion, en principio Lucas pensó en Sean Young para el papel. Posteriormente acabaría en manos de Karen Allen, también con semejanzas físicas entre una y otra. En cuanto al papel de Sallah, fue Danny de Vito la primera opción, aunque el personaje acabaría siendo interpretado por Rhys-Davies.

Hablando de accidentes en el rodaje de tan entretenida y emocionante película decir que Harrison Ford se rompió el ligamento de la rodilla izquierda en la escena de la pelea sobre el ala voladora. El actor no fue mordido por ninguna serpiente mientras trabajó en el film, pero, ironías del destino, una vez de regreso a casa, cuando ya había acabado el rodaje, Harrison Ford fue mordido en su jardín por una serpiente. ¡Vaya mala suerte! Por cierto: las serpientes que cubren el pozo de las Almas y las tarántulas que cubren el cuerpo de Alfred Molina son reales.
Pero no sólo con esto se tuvo que conformar Ford. Karen Allen, con toda esa dedicación que  quería poner en su trabajo y para darle a su personaje todo el realismo que pudo, le dio varios puñetazos a Harrison Ford de esos que duelen…Más contratiempos para él hombre…


Y si nos ponemos a relacionar la peli con otras por diferentes motivos, aquí vienen unas cuantas anécdotas más: una de las pelis en las que se inspiraron para su realización fue Sólo los ángeles tienen alas, que se ambienta en un pueblo del Sur de América llamado Barranca, nombre que coincide con el del guía peruano.
El submarino que se utilizó es el mismo que el del film de Wolfgang Petersen El submarino (Das Boat. Gran peli, por cierto, y muy recomendable). Se rodaron a la vez las dos películas en la isla a la que llegan los alemanes. Es más: la matrícula que se ve es la misma, pero con una ligera alteración. Al poco de rodar gran parte de las escenas el submarino se hundió. Petersen siempre que tiene oportunidad suele bromear con esta anécdota diciendo que Spielberg le debe un submarino.
El desierto en el que se rueda la escena final es claramente el mismo planeta Tatooine de Luke Skywalker; y cuando Indiana se reúne en El Cairo con Bellock, éste le dice que “es el reflejo oscuro de Indy”. Un guiño más a la saga Star Wars.
Las escenas terroríficas en las que se muestra la apertura del Arca de la Santa Alianza están claramente inspiradas en la película de Disney Fantasía.

Para hacer la majestuosa roca, de la que se quiere desembarazar Indy corriendo delante de ella para salvar su vida, se tuvieron que utilizar 800 libras de pasta.
La secuencia en la que Indiana dispara a un Tuareg que se pone a hacer malabarismos con el sable no se debe al cansancio sino a que el equipo sufría una descomunal disentería, que da diarrea, y nuestro protagonista no fue inmune a tal contratiempo, con lo que tenía que desplazarse al baño cada dos minutos aproximadamente; una escena tan larga era imposible llevarla a cabo bajo tales circunstancias; fue entonces cuando se le ocurrió la idea al actor y a Spielberg le pareció bien. Lo de la diarrea es más que creíble, si no sólo hay que ver la cara que pone en esos momentos Harrison Ford.




Y esa famosa escena de la persecución al furgón se quería hacer en un principio sólo con camellos, sin embargo las dificultades en su domesticación fue suficiente motivo para cancelar la idea.
Para finalizar añadir que Indiana era el nombre del perro de George Lucas, y Marion el de la gata de Spielberg. Tiene sentido, ¿no?

25 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

CINEXIM dijo...

Bueno, yo por mi edad puedo decir que estuve en el estreno de este film y que es uno de los que más me han hecho disfrutar del cine, y eso que de mayor la obra de Spielberg no me acaba de convencer del todo, especialmente cuando se me pone sentimental.

Hace tiempo leí un libro sobre Kubrick en que se hacía referencia a las serpientes del film y una posible demanda que la hija de aquel le iba a poner a Spielberg por la mala vida que le daba a los ofidios. No recuerdo sin embargo bien la situación, qué rabia!!!!

Un abrazo!!!

León dijo...

Yo la descubri en el videoclub, y me muero de envidio cuando gente me cuenta que la ha visto en cine. Ha envejecido estupendamente, y es una de las cimas del cine de aventuras. Una pena de la execrable cuarta parte.
Muy buena entrada.
Saludos

Roy Bean dijo...

Yo la vi en el cine, en su estreno y como puedes imaginar salí levitando, menos la última entrega, La calavera, las he visto todas en sus estrenos. Tenía la trilogía en Vhs, después en dvd y ahora en Blue Ray, no puedo pedir mas, uno no se cansa nunca de vivir aventuras con Indy, aunque te sepas el hilo argumental a mi sigue sorprendiendome y haciendome disfrutar a partes iguales.

Abrazos
Roy

Manderly dijo...

Genial esta trilogía!! Y digo bien: trilogía, ya que la cuarta parte está muy lejos de las otras tres.
Accidentes de rodaje, anécdotas... Ford se grapó el sombrero a la cabeza porque era una lata que se le cayera continuamente, no?
Saludos.

ethan dijo...

Sin descanso, sin respiro, nos deja Spielberg con esta película, la mejor de la saga, de hecho todas las demás no dejan de hacerle guiños. Pegado a la butaca me quedé cuando la vi en el cine. El comienzo es arrollador.
Un abrazo.

PEPE CAHIERS dijo...

Poco hay que añadir y me sumo a ese prodigioso arranque de la película, justo al final de una aventura, para que el interés no se pierdan ni al principio.

abril en paris dijo...

Yo tambien la ví en cine en una pantalla gigante y me dejó como a todos impresionada, eso y la música, las acrobacias del Mr. Ford..de lo mejorcito en cine de aventuras dificilmente superado por la otras..¡ ah ese látigo y el sombrero ! Nadie como Harrison y su papa, que esa tambien me gustó.

¡Muy buena la entrada!

Biquiños Javi

Agente Cooper dijo...

Yo por edad no vivi el estreno en cines de las dos primeras pero si el de "IJ y la Ultima Cruzada". Sigue siendo una gozada sumergirse en las aventuras de Indy...

Saludos.

C. Noodles dijo...

Bueno, pues otro que la vió en su estreno. Recuerdo que era verano y vacaciones.
La que se montó con esta película. Saliamos todos encantados. y es que es una auténtica maravilla.

Una de las últimas grandes del cine de aventuras.
La segunda de Indiana era también buenísima, luego vino la decadencia...

Gracias por volverla a recordar y sentir su disfrute de nuevo.

Un abrazo.

Javier Simpson dijo...

CINEXIM
Igual castigaba a las serpientes para que luego se desquitaran de forma más agresiva :-D
Yo también prefiero este Spielberg que el sentimental. De hecho creo que ésta es la peli, junto a Tiburón y Atrápame si puedes, que más me gusta. El diablo sobre ruedas tampoco está mal.
Un abrazo, CINEXIM.
León
Me ocurre exactamente lo mismo; y hay unos cuantos que dicen aquí que la vieron en el cine y fue toda una experiencia. Creo que el fallo nuestro, al no verla en su estreno en cine, fue no intentar verla en pantalla grande en un reestreno o retrospectiva o lo que fuera. Creo que era para ver en cine la primera vez y no en pantalla de tele. Aún así a mí me encantó… imagínate del otro modo, León…
Un saludo
Bean
Opino igual. Creo que El reino de la calavera de cristal es la peor; tiene y no tiene que ver con las tres primeras. Es otra cosa. Tiene más de telefilm bien producido que de producción cinematográfica. No sé, lo veo así.
Yo igula. Es de esas pelis, sobre todo ésta primera y la tercera, que veo con cierta frecuencia.
Un saludo
Manderly
Desde luego, Manderly, las tres son buenísimas. No sé por qué me suena a que esto de las anécdotas y tal no te va mucho, Manderly. Lo del sombrero y la grapa es coña, claro jaja Bueno, tampoco es para quejarse que es raro que yo ponga anécdotas de pelis, sólo de vez en cuando.
Un abrazo
ethan
Cachis, cada vez me arrepiento más de no haberla visto en cine. Me creo bien lo de quedar pegado a la butaca.
Un saludo, ethan.
PEPE
Y no es mala idea. Es cierto, el inicio es el final de una de sus aventuras. Es tan evidente que hasta no te das cuenta del detalle. Gracias, PEPE.
abril
A mí también me parece una lección del cine de aventuras más clásico. Sin embargo no es original que Spielberg haga de un arqueólogo un aventurero, algo, por otro lado, original y tan obvio que es perfecto. Creo que en El secreto de los incas, protagonizada por Charlton Heston, peli que no he visto, por eso no estoy seguro, se hace lo mismo: convertir a un arqueólogo en aventurero. Lo dicho: algo que encaja perfectamente: que a un arqueólogo se pueda meter en aventuras de este estilo.
Un beso, abril.
Agente
Estoy contigo, Cooper. Gozada es una buena palabra que explica lo que se puede sentir. Puro entretenimiento, emocionante.
Un saludo
Noodles
Joer, Noodles, déjalo ya…me voy a echar a llorar… yo no pude verla por primera vez en cine y se está convirtiendo el asunto en un trauma para mí. No puede ser. Nada, voy a suicidarme un poco :-P Nooo, en serio, sí que fue una putada. La experiencia tuvo que ser de campeonato ;-D En fin, me conformé con ver la segunda y la tercera en el estreno. Eso me quita un poco de culpa jeje
Un abrazo, señor Noodles.

A todos ustedes: gracias por pasarse por mi blog. Ciao.

David Amorós dijo...

Un post muy guay, Javi. Yo también la vi en el cine y me encantó, aunque a mí me encantaron las tres primeras. Lo de las anécdotas es muy gracioso. Jamás me había fijado en esos guiños a Star Wars y lo del perro y el gato tiene tela, ja,ja. No sé si ha vuelto a haber una cinta de aventuras de esta altura tras los tres Indianas. Ahora mismo no se me ocurre ninguna. UIna lástima. Un abrazo.

Javier Simpson dijo...

Gracias, David. Parece que en esta ocasión coincidimos todos de pleno. Maravillosa peli de aventuras. Hay anécdotas para dar y tomar, algunas graciosas, sí :-) El buen cine, en este caso creo que se podría decir muy buen cine, también puede ser ameno y sin complicaciones, incluso bastante comercial, algo que por lo general no coincide en mi opinión.
Un abrazo

Lillu dijo...

Yo también la vi en el cine, jeje, pero era tan pequeña que no me acordaba de nada hasta que la volví a ver en vídeo ya con más años. Sin duda es la mejor de la saga, aunque yo me río mucho con la tercera y el papi Sean Connery :D La última ni la he visto aún, ni creo que lo haga próximamente XD

saluditos

Javier Ramírez. dijo...

Uff que decir .....
Prefiero mil veces las primeras que la mala de "La calavera de cristal."
A Las nuevas generaciones les encanta, y les sorprende mas las antiguas "Un saludo"

ricard dijo...

Puede que no tenga la gracia de las primeras, pero "Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal" no me parece en absoluto una mala película. Desde luego, "En busca del arca perdida" es un punto y aparte en la historia del cine; curiosamente, sin embargo, disfruté más con la segunda, incluso la ví dos veces seguidas. Un abrazo.

daniel dijo...

¡Pero cuántos la vieron en el cine joer! xD De toda la trilogia (si, yo tambien hablo de trilogias), es la que mas me gusta. Me encanta esta aventura... los 80's tienen su gracia al crear estos clásicos inolvidables; y muchas gracias por las anécdotas Javi, muchas de ellas no tenia idea. Siempre es un gusto leerte. Abrazo.

Javier Simpson dijo...

Lillu
Eras muy peque. Supongo que la verías en Santiago :-D en una de esas salas antiguas tan chulas acompañado de tus padres o hermanos. Qué momentos! (como ves yo me lo digo todo :-P) Yo también tuve alguno de esos momentos tan bonitos con mis hermanos (la primera peli que vi en el cine fue con mis dos hermanos mayores y un amigo de mi hermano mayor que estudiaba con él en los hermanos Maristas de Orense; era una de superhéroes súper rara que se titulaba Súperalgo, creo. Estuve mirando por Internet y ni sale, con eso te lo digo todo. Me acuerdo que mi madre me subió en una silla para vestirme porque me iba al cine con mis hermano; aquello me sonaba a toda un acontecimiento y estaba que no cabía en mi de gozo…así de peque era jeje)
La de Connery también es buenísima, y la del templo maldito tiene un toque que me encanta, no sé, la veo una aventura exótica con reminiscencias al cine b que me engancha bastante, y con muchísima acción.
Un bico, Lillu.
Javi
Creo que les sorprende por su actualidad y lo bien hechas que están; y por esa gran aventura que desprenden, con una acción súper bien hecha y muy real. Eso es cine del de antes con los medios más modernos. Una mezcla perfecta.
Un saludo, Javi.
ricard
Para mí hay más cine en las tres primeras que en la de la calavera, que sin ser mala, ni mucho menos, tiene un toque para mi gusto más a serie bien hecha y con buenos efectos que a algo más cinematográfico. No sé, ricard, es como si a esas series tipo Hércules, la que produce Raimi, o Sheena le añadieras mejores efectos y un ritmo más acertado, pero con una esencia similar. A mí me da esa impresión, pero no sé si habrá algo de eso…
Un saludo
dani
Sí, unos cuantos, dani :-D peli demasiado célebre…gran aventura y gran personaje el de Indy, todo un icono por todo. Las anécdotas amenizan la entrada en ocasiones, y creo que en esta ocasión no venían mal.
Un abrazo

A todos ustedes, damas y caballeros, gracias por vuestra atención y por pasaros a comentar. Hasta pronto… sigan atentos :-P

Antonio de Castro dijo...

Una gran reseña.
La película me encantó cuando la vi de niño en un vídeo Beta (pude ver en el cine cuando la estrenaron la del templo maldito), aunque los personajes nunca me acabaron de convencer de todo, me parecían demasiado fríos, algo formularios. Pero la atmósfera de relato aventurero en tiempos prebélicos es insuperable, así como ese sabor a cine de aventuras clásico, en este caso de raíz más cinematográfica que literaria. Spielberg (y George Lucas) pueden gustar más o menos, pero nadie como ellos logró llevar a cabo un cine que disfrutaba de los avances tecnológicos de entonces sin perder de vista el clasicismo, y dotándolo siempre de un entrañable sabor artesanal a base de rodar en escenarios naturales, usando decorados de verdad y maquetas en vez de la tecnología digital de hoy; yo diría que esa es una de las diferencias entre la cuarta entrega de Indiana Jones y las tres anteriores, películas que tienen una fuerza plástica y una inmediatez de la que aquélla carece.
Un saludo.

Antonio de Castro dijo...

PS estoy un poco frustrado porque mi querida "La mosca" quedo en ultimo lugar...

Javier Simpson dijo...

Hola, Antonio. Podía pasar como no podía pasar; creo que las tres tienen un gran nivel y no hay demasiadas diferencias. Yo, por ejemplo, creí que ganaría El hombre invisible con cierta distancia porque creí que era la más popular y que gustaba mucho entre el gran público, pero ya ves que ganó otra gran peli, El increíble hombre menguante, por poco, por un voto.
En cuanto a la peli que comento ahora, En busca del arca perdida, decirte que entiendo y comparto todo lo que dices, incluido ese formalismo del que hablas de los personajes, como una asepsia que si se descartara mejoraría mucho y le daría más matices a los personajes, pero claro, como comento en el post, y con lo que creo que estarás de acuerdo, es que Spielberg no trabajó ese aspecto demasiado, las personalidades de los personajes y se limitó a trabajarlos desde una cierto estereotipo (eso no quita que haya momentos cálidos entrañables que hacen ganar). Creo que hay una mejora en la tercera, con la relación padre-hijo, y que Indy está más simpático. Está claro que aquí prima la aventura, una grandísima aventura que no deja de emocionar y sobresaltarte.
Un abrazo, Antonio. Gracias por pasarte.

Susan Lenox dijo...

Gracias Javi por tu apoyo, sois muchos los que estáis a mi lado, mañana publicaré un post explicando lo sucedido y quién este libre de pecado que tire la primera piedra... lo que más me desconcierta es que entre mis seguidores-as haya un chivato-a o alguién que me persigue hasta tal punto de cada post que edito dedicarse a buscarlo por la web, es alguién que me quiere hacer daño sin duda alguna y desconozco los motivos que le impulsan a ello, parece como si hubierá cometido un crimen contra la humanidad y a la Sra. Devin tendrá que retirar sus palabras sobre que soy una enferma y una sociópata.

Gracias de nuevo Javi, sabía que tú serías de los que estarían a mi lado.

Möbius el Crononauta dijo...

La verdad es que el pobre Harrison acabó bastante magullado, pero mereció la pena. No creo que pudiera ponerle ninguna pega a un film como éste. ¡Es grandioso y aunque quizás no lo sea para mí es perfecto!

Viva Indy

Alan Smithee dijo...

Muy buena entrada!

Me encantan las referencias a pelis anteriores, como la del niño chino con Ronald Reagan y sobre todo las anécdotas

Un abrazo!

Javier Simpson dijo...

Susan
Claro. Eres una amiga y a los amigos se les defiende. Todo el mundo comete errores alguna vez y no por ello hay que recrearse en la crítica.
Un bico, Susan.
Crononauta
Fue un duro trabajo reconocido :-D
Un saludo, Crononauta, y gracias por pasarte.
Alan
Gracias, Alan. La del niño es bastante obvia. No sé si en su momento Spielberg se fijó en ella y la tomó prestada, pero la semejanza está ahí…
Un abrazo

Víctor M. Lázaro dijo...

Me sorprende como esta trilogía, ya convertida en tetralogía, todavía mantiene su vigor y vigencia, y como consigue enganchar a nuevos adeptos. Un entretenimiento puro que nunca morirá.

Un abrazo.