" cinódromo: El diablo dijo no/ Ernst Lubitsch/ Estados Unidos 1943

domingo, 3 de julio de 2011

El diablo dijo no/ Ernst Lubitsch/ Estados Unidos 1943


Esta comedia fantástica de tono romántico nos sigue ofreciendo diálogos llenos de encanto y de una sutileza admirable muy propia de la factoría Lubitsch. Está hecha en color, creo que es la única que no hizo en blanco y negro, y la elegancia sofisticada sigue siendo un elemento que nos deja en esta cinta protagonizada por el resultón Don Ameche, aunque en ocasiones recargue demasiado las tintas en ese aspecto haciendo del conjunto algo un tanto artificioso, pero no carente de encanto. Soy de la opinión de que si esta película fuese protagonizada por alguien como Cary Grant, que le daría al papel de mujeriego enamorado de su esposa, sin duda, un aire mucho más encantador y simpático con el que todos nos sentiríamos más a gusto, auque no fuéramos de vida tan alegre como el personaje, la película sería de matrícula de honor si dejáramos de lado tanta sofisticación clasista y la moralina del infierno con ese final tan condescendiente con el “pecador”. Pero esas dos o tres cosas manchan ligeramente esa esencia inmaculada de una película que, por otro lado, no deja de ser magnífica y entretenida y que lo sería aún más de no sumergirnos alguna que otra vez en depresiones rítmicas que ralentizan un tanto el devenir narrativo. Hay machismo explícito en la película, pero sin ninguna maldad; es un machismo producto de esa mentalidad propia de una época en la que no quedaba otra que pensar que la mujer tenía que desempeñar un papel y el hombre otro muy diferente. Hoy en día lo que hace Don Ameche no lo aguantaría ni la más pintada, pero de aquellas era de otro modo porque todavía no había una mentalidad tan abierta, a pesar de que sí comenzaban a apreciarse cambios en ese Nueva York cosmopolita y con ideas nuevas distintas en general a las de hoy en día, pero que no dejaban de permitir más liberalidad en los hábitos sexuales de la gente en comparación con décadas pasadas(donde el matrimonio era incorruptible y se cuidaba, y donde en la alta sociedad burguesa estadounidense las apariencias importaban demasiado y uno se tenía que casar bien, o sea: con alguien de una buena familia), pero donde el machismo y el trato puramente material hacia la mujer seguía existiendo.
Es curioso que en esta película sintamos simpatía hacia el abuelo y el nieto, dos personas iguales; Lubitsch juega con ese aspecto de la relación donde hay complicidad y apoyo mutuo, a pesar de que descubramos que tipo de personas son, tanto el nieto como el abuelo: hombres manipuladores, mujeriegos y vanidosos; el abuelo y el nieto son tal para cual, de ahí que el mayor de la familia siempre apoye al protagonista, sobre todo cuando tiene que ver con su esposa de la que el abuelo también está enamorado a su manera porque le recuerda mujeres que conoció en su juventud y que le hicieron vivir la vida con alegría. Son unos verdaderos pícaros y por eso tienen que pasar por la antesala del infierno para ser sometidos al examen de su culpabilidad o inocencia como personas y maridos. Como en su película anterior: Lo que piensan las mujeres, la esposa deja al marido por un motivo concreto que tiene que ver con su insatisfacción personal motivada por un esposo que no la trata como ella cree que debería hacerlo. En Lo que piensan las mujeres el motivo del conflicto es que el marido se ha conformado con lo que hay y no parece ilusionarle ya su mujer, auque la quiera y se mate por ella cuando el peligro asoma por la puerta. En El diablo dijo no, la esposa (bellísima Gene Tierney, con una mirada femenina que correspondería a la mirada masculina de Montgomery Clift) deja a su marido por sus devaneos con otras mujeres; en ambas películas el hecho existe, pero en ambas las esposas terminan perdonando a sus maridos al darse cuenta de que los quieren, aunque no tenga demasiada justificación porque no le demuestran demasiado amor, sólo cuando ven el riesgo de perderlas; pero muchos pensamos: qué se le va a hacer, así somos muchos de nosotros cuando ya parecemos tenerlo conseguido con nuestra pareja; y ellas pensarán: tienen que ganarnos todos los días y hacernos sentir que somos  lo más maravilloso del mundo; pero a veces es muy cansino trabajar tanto  :-)
A lo largo de la película queda una sensación de nostalgia ya que se está contando una vida llena de emociones y acontecimientos que marcan para siempre, desde jovencito hasta el final de tus días…
Spoiler (No leer el spoiler en azul para no descubrir partes de la película)
con una muerte dulce y un ángel acompañando al moribundo que no deja de ser él mismo ni tan siquiera en ese momento. / Fin Spoiler (Ya se puede seguir leyendo sin problema)
…Y el mismo título da la respuesta al proceso que se le abre en el infierno al pillo de Don Ameche.


 


19 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

Mario dijo...

Confieso sin pudor que me agradan las cintas donde aparece el demonio, me gustan las diferentes caracterizaciones que puede ofrecer éste invento mítico, sobre la cinta no la conocía pero eso es lo simpático de leer bitácoras como las tuyas, aprender algo y disfrutar de la lectura, por eso queda reservada en mi mente. Espero me guste. Un abrazo.

Mario.

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Para mí, Lubitsch, uno de los mejores de al comedia de todos los tiempos, de hecho Billy Wilder fue un alumno aventajado suyo. Todo lo que haga en comedia es para verlo si o sí. Buena recomendación Javi. Un saludo.

Outsider. dijo...

Me encanta la musica ambiental que suena, anima la lectura del post es por eso que ponga musica mas adelante en el mio. No he visto la película pero me ha entantado tu post ojala pudiese decirte algo mas. Pero en el tema de las películas antiguas no estoy muy puesto eso si sabes que como fiel seguidor siempre te voy a leer y si puedo pondre algun comentario aunque me tachen de aficcionado jejeje un saludo y buen post Javi.

Worc dijo...

El otro día comentábamos de Hawks lo bueno que era cómicamente y estoy de acuerdo con Emilio en que Lubitsch es de lo mejorcito. Con este tipo de películas siempre me quedo con esa sensación de haber aprovechado mi tiempo valiosamente, el cine clásico me llena mucho y esta película no es una excepción. Excelente post Javi.

Un abrazo.

Javi dijo...

Mario: El diablo aparece en muchas pelis y de distinto género; sale más en pelis de terror o misterio, como es lógico, pero también lo hace en comedias como ésta o en más recientes tipo Al diablo con el diablo (bastante mediocre, ni punto de comparación con ésta). Gracias por todo y espero que te guste mucho si la llegas a ver. Un saludo, Mario, y hasta la próxima.
Emilio: Para mí también, sin duda alguna. No tiene una filmografía tan vasta como la de Wilder, pero no hay una que no esté bien. La media de Lubitsch es mejor que la de cualquiera de los clásicos... un saludo y gracias por pasarte, como siempre, Emilio ;-)
Outsider: Estás en tu casa, ya sabes :-D Si no te apetece ver pelis clásicas no lo hagas; eso es mejor hacerlo con ganas si no no hacerlo porque le puedes coger manía. Espérate un tiempo si eso y cuando te tire alguna de esas buenas en blanco y negro, tipo Gilda, Ser o no ser, Un tranvía llamado deseo, Casablanca o alguna por el estilo pues adelante, ya verás como no te defraudan. Un saludo, amigo.
Worc: Sin duda. Los diálogos son una maravilla, espontáneos, fluidos, ingeniosos; Lubitsch uno de los genios de la comedia; para mí quizás el mejor. Con sus pelis, como dices, no pierdes el tiempo y disfrutas un montón. Un saludo, Worc, y hasta otra.

Lillu dijo...

Uf, yo patino muchísimo en el cine clásico, porque casi todas las películas de hace más de 50 años las vi en la tele cuando era joven y me las confundo unas con otras. Debería revisarlas, pero con eso de que se empeñan en no comercializar los días de 36 horas.. pfff :P

saluditos

Patri dijo...

Javi, una entrada elegante como Gene. Sólo por ver esos tocados violetas merecerá la pena verla. No la he visto aún pero la tengo en pendientes imprescindibles y más ahora aunque el elemento machismo de la época me enerve durante toda la pelicula. Ya me enervé también con Que el cielo la juzgue aunque ella hacia de mala malísima, no dejaba de ser una servienta para su marido escritor intelectual..uf! Bueno que no me enrollo más, que tomo nota y te envío un gran saludo!!!

Javi dijo...

No te preocupes, la próxima es una reseña corta de una de Walter Hill, un director no tan clásico. La haré como aperitivo antes de (está en proyecto) hacer una de Límite 48 horas... bueno, sí, lo diré: es Traición sin límite, protagonizada por el rocoso Nick Nolte.
Como le dije a Outsider: el cine clásico mejor verlo si tienes la necesidad; el hacerlo obligado no creo que sea bueno. Un saludo, Lillu, y gracias por comentar. Hasta otra.

Javi dijo...

Hola, Patri: sí, sabía que a vosotras ese toque machista os resultaría más molesto; eso no significa que a nosotros nos guste, supongo que a unos más que a otros, aunque a mí, como ya dejé caer en el post, me fastidia un poco; en ese sentido Lubitsch es repetitivo, ya hace algo parecido en Lo que piensan las mujeres, pero su genialidad hace que eso no importe. Es algo así como John Ford y el tratamiento que le da a los indios en muchas de sus pelis: es bastante facha, pero sus pelis no dejan de ser geniales y a esa tizna no se le da demasiada importancia… Un abrazo, Patri, y gracias por pasarte. Un saludo.

daniel dijo...

Javi no habia oido de esta pelicula. Me la apunto, gran reseña. Un saludo.

Raül Calvo dijo...

No he visto esta película, y por lo que comentas tampoco creo que vaya a hacerlo.

¿Soy yo o el título original -el cielo puede esperar- lo han utilizado en un montón de canciones y películas? Recuerdo una con Warren Beatty que se llamaba así.

Javi dijo...

daniel: Gracias. Es una comedia muy simpática; si te gusta el cine clásico creo que te puede gustar. Un saludo, dani.
Raül: Sí, hay una de Warren Baaty con el mismo título en inglés; y por lo menos una canción de la cantante pop alemana Nena, de los 80 que tiene una canción con ese título; Michael Jackson tiene otra según leo por google... un saludo, Raül y una pena que no le des una oportunidad; después de todo no deja de ser Lubitsch, y ese no defrauda. Ciao.

ricard dijo...

Lubitsch es una de mis muchas asignaturas pendientes. Voy tomando nota, Javi. Un saludo.

deWitt dijo...

Creo que podríamos coger una película empezada y saber a los pocos minutos si es o no es de Lubitsch!!! Por algo es el creador de la alta comedia sofisticada, no?

Brillante entrada! Totalmente de acuerdo contigo en lo que respecta a Don Ameche!!

saludos

GCPG dijo...

Inexplicablemente, en España la tradujeron así, reservándose la traducción más aproximada al remake que hizo Warren Beatty de la película de Alexander Hall.

Heaven can wait se hubiera merecido la traducción correcta, pero qué se le va a hacer...

La película, una gozada para cualquier amante de la comedia sofisticada, aunque el famoso "toque" Lubitsch brille más en otras cintas que aquí, una historia dulzona pero que dio en la tecla de presentar al demonio como un auténtico gentleman (esto será copiado hasta la saciedad). Para mi gusto no es la mejor de Lubitsch, pero tiene su impronta inconfundible, es buena por los cuatro costados y nadie debería dejar de verla.

Saludos, Javi. Encomiable entrada, como siempre.

J. feat. J. dijo...

Qué buena recomendación, Javi. Lubitsch tiene grandes obras como la citada aquí. Me gusta la comparación que haces entre las miradas de Gene Tierney Montgomery Clift.

Un abrazo!

Javi dijo...

Gourmet: Es cierto lo que comentas referente a la traducción del título. "El cielo puede esperar" me hubiera gustado más y no destaparía el final, como así hace el título en castellano, inexplicablemente, o estúpidamente más bien :-( También estoy contigo en que es una gozada aún no siendo de las mejores de Lubitsch. Gracias por pasarte, amigo Gourmet.
feat: Creo que Lubitsch es siempre muy recomendable. Me alegro de que te guste este enorme director de cine; una pena que no fuera más extensa su filmografía porque lo disfrutaríamos aún más. Gracias por todo, feat. Un saludo.

abril en paris dijo...

Cuando hablamos de Lubitsch tenemos que ponernos de pie o de rodillas ja ja y es que es el maestro de la comedia sofisticada, decir mucho sin hablar demasiado, son los detalles, los gestos o los objetos los que nos dan la pista..¡ pero eso ya lo sabes tú y todos los que por aqui pasamos!

A mi lo de traducir los titulos y destripar el final me parece fatal..pero eso parece que va cambiando.

Has contado muy bien la historia y estoy de acuerdo con eso del machismo y tal pero es que hay que poner la historia en su contexto ¡ qué podian esperar más que eso..!
Aún asi en las peliculas de Lubitsch se adivina una modernidad adelantada a su tiempo.
El diablo en ésta es un Sr. imponente que no dá nada de miedo :-) je je

Un saludito.

Javi dijo...

Es cierto, abril, no entiendo lo de esas traducciones al castellano tan desafortunadas; no tiene mucho sentido. Alguien que fuera a ver la peli en España en su momento (aunque fuesen los años 40), con ese título ya sabía como terminaría; eso le quita esa expectación tan interesante. Se podía suponer que acabaría así, pero siempre había la posibilidad de que hubiera un giro...
Lo que comentas de la modernidad de Lubitsch, decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo. Muchas de las comedias románticas que se hacen hoy en día, y se hicieron a partir de él, cogen muchas de las claves de su cine: muchas situaciones, desenlaces, etc... y ahora eso son poco menos que clichés del género.
Un abrazo, abril, y gracias por comentar.