" cinódromo: Hard Candy/ David Slade/ Estados Unidos 2005

domingo, 29 de septiembre de 2013

Hard Candy/ David Slade/ Estados Unidos 2005



La ganadora del festival de cine fantástico y de terror de Sitges en el año 2005 presenta una propuesta bestial, de una radicalidad que crispa los nervios de cualquier espectador por mucho que le guste y esté acostumbrado al género que promueve este gran festival internacional de cine hecho en Cataluña.
La película de David Slade es muy original en el modo de ser concebida. Nunca cae en estancamientos o aparatosidades (aunque su propuesta exagerada pueda hacer creer lo contrario) que podrían salir a relucir con facilidad si el pulso no fuese lo suficientemente firme y la trama no evolucionara con una soltura muy necesaria en casos similares, y (o mejor debería haber puesto pero) sin perder ni una pizca de radicalidad.

La dulce y adolescente protagonista no es lo que aparenta. Cuando contacta por Internet con un hombre sabe perfectamente con quien está tratando. SPOILER (No leer el spoiler en color azul para no descubrir partes de la película) Ella podría ser otra víctima del pedófilo, alguien que también está detrás del asesinato de otra mujer tiempo atrás. FIN SPOILER (Ya se puede seguir leyendo sin problema).


La confusión se apoderará en un determinado momento de nosotros y llegaremos a creer que el hombre, sometido a lo que parece un juicio sumarísimo atroz en el que deberá pagar por su gran pecado, es inocente y no hizo nada de lo que es acusado por la chica, alguien que aparenta un desequilibrio por el que se quiere vengar de un modo alucinante. Pero lo que nos puede pasar por la cabeza, por la situación creada, irá cambiando y se irá aclarando poco a poco terminando siendo desechado cuando descubrimos quién es él realmente y qué es lo que está llevando a cabo la adolescente: hacer justicia (bajo su punto de vista, aunque que lo tenga tan claro y aporte tantos argumentos siempre ayuda a estar con ella de algún modo), eso sí: de una manera cuanto menos peculiar y que nos deja helada la sangre.


Las primeras tre cuartas partes del film son extraordinarias, excesivas, pero coherentes, de una enorme ambigüedad morbosa (sobre todo al inicio), con un suspense que atenaza completamente y para estómagos y sensibilidades de acero, sin que se vea nada desagradable explícitamente en ningún momento, sólo sugiriéndolo. El último tramo se hará más convencional y trillado, sin que pierda exageradamente, pero bajando un tanto el clímax y nivel de angustia que habíamos sentido en esa primera parte comentada, la más extensa y por la que más se valora la película.El no tener un gran remate (tiene un buen remate, no excelente)hará que pierda algunos puntos de cualquier modo, pero sin dejar de parecerme una notabilísima película.

 














La pareja protagonista está muy bien, metida todo el tiempo en situación y muy creíbles; su esfuerzo interpretativo merece un gran elogio. La adolescente realiza una venganza por todas y cada una de las víctimas del hombre al que ahora tiene echado el lazo (y nunca mejor dicho, modestia aparte), al que humillará y se lo hará pasar tan mal como a las desdichadas forzadas por él mismo.
Me gusta el misterio que ofrece el personaje femenino al no saber de dónde sale, quién es y por qué hace aquello. Esa incertidumbre y su fuerte y sarcástica  personalidad rebosante de determinación juegan muy a su favor y le confieren a la mujercita un perfil de lo más sugerente, alguien que podría haber salido de un cuento para adultos de terror de lo más oscuro, una nueva Caperucita Roja invertida, como lo era la Reese Whiterspoon de Freeway, que transgrede sin preocupaciones, con un desparpajo digno del más sobrado de los sobrados, y que seguirá con lo suyo hasta sus últimas consecuencias.

18 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

PEPE CAHIERS dijo...

A mi me pareció en algunos momentos insoportable, hasta el punto de que poco me importaba la culpabilidad de él, algo que seguramente no pretendía la película, o quizás si?.

Javier Simpson dijo...

Yo creo que sí, es como un alegato contra los pedófilos, aunque juegue con la ambiguedad y trate de hacernos dudar en algún momento, o al menos eso interpreté.
Un abrazo, PEPE.

PEPE CAHIERS dijo...

En mi opinión es tan descriptivo y horroroso lo que ella le hace a él, que, por un momento, olvidas que puede ser un pedófilo y quieres incluso que pueda escapar de semejante tortura.

Javier Simpson dijo...

Es cierto, te apiadas de él por esa manera tan particular de hacer justica que no deja de ser injusta por su crueldad desmedida. Aunque es un pedófilo (es creo que queda claro, a no ser que me haya perdido algo) nos solidarizamos con él sorprendentemente, bueno, no con él sino por lo que le hace la chica.
Gracias, PEPE. Hasta pronto.

Lillu dijo...

Yo la vi hace unos años y tuve esa misma sensación de empatía con el supuesto pederasta, ante la crueldad y el sadismo de la cría. Me dejó un sabor agridulce, como comenté en el post que publiqué sobre ella en mi blog, ya que el tema era muy interesante y se planteó muy bien al principio, pero después la peli para mí fue perdiéndose en detalles irrelevantes y situaciones poco creíbles. Aún así, merece un visionado ya que se trata de un film controvertido, muy abierto al debate posterior y además con unas interpretaciones excelentes.

saluditos!

Johnny dijo...

Tu post, Javier, me ha despertado la curiosidad por esta peli, aunque dudo que me guste mucho. Un abrazo.

ricard dijo...

No la recuerdo con mucho detalle pero creo que me pareció muy provocadora y un buen ejercicio de suspense. Un abrazo.

Laura Uve dijo...

No he visto la película pero, como algún otro comentarista, me has inspirado curiosidad con tu comentario.

Bublé, estupendo. Me parece que viene otra vez por Barcelona (lo he visto una vez).

Un abrazo!!

Javier Simpson dijo...

Lillu
Es curioso que nos identifiquemos más con el sufrimiento de él que con el sufrimiento de sus víctimas; creo que si nos identificáramos más con éstas su tortura psicológica, tan cruel que llega al punto de ser insoportable, no la sentiríamos tanto porque creeríamos que aunque dura la lección, no dejaría de merecérsela, pero es que ahí está el intríngulis. Por muy pedófilo que fuese (él, después de todo, no lo eligió, supongo, y de haber podido ser de otra manera posiblemente lo habría hecho, pero…) lo que hace la adolescente está tan mal como lo que hizo él y no se merece ese castigo (una madre cuya hija pequeña hubiese sufrido abusos seguramente diría que sí se lo merecía, y mucho más incluso, y yo, aunque racionalmente no compartiera esa venganza, la entendería…); él merecería ir a la cárcel y pagar, y si se pudiese, intentar cambiar su conducta (algo que supongo no sería sencillo. Dicen que no es fácil cambiar a un pedófilo, o eso he oído. Es duro y triste, la verdad, pero así de jodida es la vida a veces)
Un abrazo y gracias, Lillu.
Johnny
Lo entiendo. Habla de un tema muy espinoso que hierve la sangre por el rechazo que provocan los pedófilos. Aquí hay un juego psicológico interesante que lleva a contradicciones molestas, pero que están ahí. Nada, el alma humana que es tan complicada con sus emociones que a veces pueden más que lo racional. La propuesta es visceral y muy dura, pero es, además de inteligente, valiente. Eso tampoco significa que no sea una peli con insuficiencias.
Un abrazo, Johnny, y muchas gracias por tu opinión.
ricard
Totalmente de acuerdo. Tiene ese punto provocador que viene motivado por un contraste, un situación que juega con nuestras emociones de un modo radical. Puede que haya en ello una trampa, pero en el cine las trampas a veces se permiten y no dejan de tener su encanto.
Un abrazo, ricard. Gracias.

Por cierto otra peli que trata el tema de la pedofilia, además de otros, es Happiness. Ese tono que le da a veces de comedia provoca una reacción extraña porque trata algo durísimo, muy triste, de un modo diferente. Las escenas del padre pedófilo con su hijo pequeño explicándole por qué ha hecho algo tan malo son una pasada, se me puso la piel de gallina. Es una muy buena película, pero es muy dura y te deja asombrado por el tono que le da Todd Solondz.

Hasta otra

Javier Simpson dijo...

Claro, al decir que nos sentimos más identificados con el sufrimiento de él, por tal castigo, me refiero a que nos solidarizamos más porque lo tenemos más presente.

Einer dijo...

No tengo claro que el tío fuera "sólo" un pedófilo (no lo recuerdo del todo), creo que también había rodado una peli snuff. En cualquier caso, yo estoy con Lillu, el final es irrelevante y poco creíble. Además, el crimen que ella comete lo estás viendo (aunque luego sea..., no quiero joderle nada a nadie), mientras que el de él te lo van contando a cachos, insinuándolo y resulta menos impactante. Para mí el final estropea un poco el conjunto.

Un saludo, Javi.

C. Noodles dijo...

Hace tiempo que la vi, pero tengo en el recuerdo una desasogante historia que se veía bastante bien. Ahora con tu post la tengo más clara.
Ya desde su poster las intenciones son claras.
Tal vez su parte final pierda fuelle. Las situaciones de su primera parte son mejores.
Recuerdo también, su cierta polémica, cuando se estrenó.

Un abrazo.

deWitt dijo...

La vi hace tiempo pero cuando he leído el título de tu entrada, inmediatamente he cerrado las piernas ;-) Me dejó un buen recuerdo, lo confieso; una de esas películas que entretienen y te proporcionan algún que otro sobresalto lo cual, en esa época comatosa en la que estamos viviendo, no está mal.

Un abrazo

miquel zueras dijo...

Es como si Caperucita se hubiera rebelado contra el lobo feroz. Me gustó mucho el trabajo de la chica protagonista aunque creo que la trama se alarga excesívamente y el climax llega algo desinflado al final. Creo que es una película que parece hecha para Polanski, habría realizado un buen trabajo.
Saludos. Borgo.

Josepe Machado dijo...

A mi me encantó, tengo muy buen recuerdo. Fue el descubrimiento de Ellen Page, perfecta, y la película es super asfixiante, de las que me gustan. Muy buena.
Un abrazo Javi!!

Javier Simpson dijo...

Einer
Bueno, tengo que matizar algo. Aunque antes a PEPE le digo que queda claro que él es un pedófilo, en la peli no hay una prueba evidente de que sea así, hay indicios y sospechas que lo acusan (que quede con una chica de 14 años con la que liga (¿o no fue así?) por Internet, que la lleve a casa, que le diga a la adolescente cuando hace la broma – se quita la ropa y aparece prácticamente desnuda – que lo va a volver loco y ponga la cara que pone, que la invite a una copa y después lo de la foto, en la que no se ve –o eso parece – ningún niñ@ con él en actitudes que lo acusarían), pero no parece haber una prueba objetiva. Pero lo que sí lo acusa es la foto, que esconde en una caja fuerte (curioso), en la que aparece la chica muerta y que hace que él al final le diga que aunque él no la mató (también se había abusado de ella) sí participó en su asesinato al hacer las fotos… pero claro, es tan malo ser cómplice de eso, que haber sido el mayor responsable. De ser así, lo que él le confiesa al final, la cosa poco hubiera cambiado. Aún así, yo me inclino a pensar que él es un pedófilo. Para esta peli encaja mejor a mi modo de ver, pero, eso sí, la ambigüedad y él no tener la evidencia hace que la atmósfera y todo lo que vemos gane intensidad. Gracias, Einer, por tu comentario que hizo que matizara algo importante. Un abrazo.
Noodles
Sí que lo es, desasosegante, una muy buena palabra, precisa, para definirla. Estoy también contigo en lo del desinflado en el tramo final, algo que no se pretendió, evidentemente, pero que no deja de estar ahí. A veces es demasiado complicado rematar algo y hay que ser muy bueno para hacerlo. Un abrazo, Noodles, y gracias por pasarte.
deWitt
;-D En general no está nada mal y su radicalidad es bien tratada, con cierta inteligencia; eso la hace atractiva y que se recuerde más fácilmente, deWitt. Un abrazo y gracias por el comentario.
miquel
Muy cierto; en ese sentido, y como comento en la entrada, tiene mucho de la peli Freeway, bastante radical también y que no me pareció nada mala. Reese Whiterspoon se sale en la peli y guarda cierta relación con la chica de Hard Candy en su determinación. En el caso de Freeway sí queda claro y es una evidencia que el que hace de “lobo” es un acosador. Un abrazo, miquel, y gracias por pasarte.
Josepe
Otra buena palabra para definirla, asfixiante, y es que es cierto, no dejamos de tener esa sensación durante todo el metraje mientras la adolescente lleva a cabo su venganza en forma de ceremonial morboso. Un abrazo y gracias por tu aportación, Josepe.
PD: por cierto, es la chica de Juno y de Origen. Juno va, más o menos, algo ñoña y sentimentaloide de más, pero tiene cosas, Origen me agradó y me entretuvo, una buena peli de género fantástico y con su suspense.


POR CIERTO, FLIPANTE, ME SALTA PUBLICIDAD EN LA VENTANA EMERGENTE DEL BLOG Y YO NO LO HE SOLICITADO. NO LO ENTIENDO, NO SÉ QUÉ HACER….HOMBRE SI ME PAGARAN IGUAL NO HACÍA NADA, PERO NO CREO PORQUE, REPITO, NO LO HE PEDIDO. HE VUELTO A HACER LA OPERACIÓN DE PONER EL COMENTARIO EN LA VENTANA EMERGENTE Y AHORA NO ME SALTÓ, ESPERO QUE NO VUELVA A PASAR SIN QUE YO HAYA DADO PERMISO, SI NO VOY A PENSAR MUY MAL DE BLOGGER Y TAL VEZ TOME MEDIDAS LEGALES, O TAL VEZ NO (SI ME LO PAGAN Y LO HACEN BIEN ;-D).

David Amorós dijo...

Yo soy muy fan de Ellen Page. Aquí está genial, en Juno mejor incluso y normalmente brilla con luz propia en todos sus films. Muy de acuerdo con tu apreciación, con esa ambigüedad moral que la peli plantea y con esa morbo/misterio que no podemos evitar. También de acuerdo en que al final baja un poco, aunque es cierto que como la vi en Sitges aquel año (donde si no, ja,ja) la tengo algo olvidada.

Un abrazo.

Javier Simpson dijo...

Lo hace muy bien, a mí también me parece una actriz que merece la pena; hay que seguirla porque puede hacer buenas pelis. Es una peli que provoca reacciones molestas después de todo que tienen que ver con lo moral, eso está bien reflejado. Un abrazo, David.