" cinódromo: Amén/ Constantin Costa-Gavras/ Francia 2002

lunes, 10 de junio de 2013

Amén/ Constantin Costa-Gavras/ Francia 2002



 
Los dramas históricos contemporáneos de connotaciones políticas a Costa-Gavras se le dan muy bien. En este caso, sin embargo, hay algún pero que comentaré después.
El tema de la peli es el secretismo con el que el régimen nazi llevó a cabo el holocausto judío (y de otros pueblos, como el gitano) durante la segunda guerra mundial. En un primer período el secretismo funciona, pero pasado un tiempo, y cuando el exterminio se hace masivo, no se consigue tapar más porque comienza a haber fisuras por las que se filtra la verdad, aunque sea en forma de siniestra mirilla (tarde o temprano tenía que ocurrir porque tal empresa, tan grande y monstruosa, no podía ocultarse durante más tiempo); aquí cobra protagonismo un teniente, químico, de las SS que se encarga, sin pretenderlo (gran ironía), de hacer el gas que se utiliza para exterminar a los judíos. Ese teniente es católico y cuando ve en propia persona un capítulo del  holocausto se conmueve profundamente por sus convicciones religiosas católicas; es entonces cuando quiere, desde dentro, hacer llegar la verdad al papa por medio del nuncio del Vaticano en Berlín. Sólo un padre Jesuita, Ricardo, le hará caso y querrá ayudarlo.

Me gustó lo que representa Ricardo, la verdadera conciencia de la iglesia, en contraposición con la hipocresía e intereses mundanos (políticos) de la cúpula católica que actúa sólo con pragmatismo, y del mismo papa. Aquí, y mientras los nazis van ganando, se nota que los verdaderos enemigo de la fe católica son los comunistas, con Stalin como abanderado. Si los nazis se pueden deshacer de ellos en la guerra, no hay motivo para hacerles oposición pudiéndose hacer la vista gorda…


La postura del teniente es noble. Querer ayudar desde dentro para ser un testigo fiable y luego denunciarlo está lleno de buenas intenciones, pero no deja de ser una postura peligrosa, como se puede ver al final. Una pregunta que me hago es por qué no abandonó a  los nazis una vez supo lo que hacían. ¿Tendría miedo a que lo cogieran desertando o a que su familia sufriera las consecuencias? Puede haber algo de eso, pero el quedarse era arriesgarse a que después le tomaran por un nazi más que ayudó al exterminio (y más siendo el responsable de hacer el gas con el que mataban a los judíos – Aquí hay un tema parecido al de la peli El lector… la culpabilidad en el nazismo por la postura que pudieras haber tomado, casi siempre limitada por las circunstancias que te habían tocado vivir –)… otra ironía de lo que se cuenta: el compañero de las SS era un capullo nazi convencido, aunque en las conversaciones con el teniente dejara caer ciertas dudas ambiguas que le daban al personaje un evidente atractivo, sin embargo al final se puede salvar por su sagacidad, todo lo contrario de lo que le pasa al teniente. Uno actúa como hombre bueno, pero no piensa en las consecuencias de su compromiso (por lo que no deja de ser imprudente); el otro actúa como un hombre malo, pero es inteligente para conservar su vida… 


 


Y finalmente comentar que el tema de la peli (el secretismo con el que se llevó el exterminio, sobre todo al principio, antes incluso de los rumores generalizados que ya constataban prácticamente lo que se venía haciendo, y ese interés porque se diera a conocer en los ámbitos de poder en los que se podía denunciar y hacerlo de dominio público, caso de la iglesia católica, a pesar de que esta institución tenía que saberlo: el servicio de inteligencia del Vaticano era uno de los mejores que había, algo que se dice en la peli y que hace que los propósitos de hacerle llegar el mensaje resultasen sino inútiles al menos poco convincentes para darles un protagonismo tan grande) se hace algo cargante y no tiene el recorrido ideal que le quieren dar; eso hará que la sensación de alargamiento sea evidente y que produzca cierta modorra por su monotonía, hecho que hará que aburra un poco, aunque el film de Gavras no deje de estar muy bien contado, sea ágil y tenga la fuerza y presencia características de su obra.

18 Ya han hecho su aportación. Sigue comentando si quieres:

abril en paris dijo...

¡Gran pelicula!La vi en la seminici de Valladolid y me plantee todas esas preguntas que tú te planteas. Dificil situación mantener la neutralidad y la inocencia cuando estás metido hasta el cuello en semejante atrocidad. Lo terrible además del exterminio fue que pasara desapercibido hasta el final y ¡cuántos murieron en vano por miedo, por cobardia, por represalias!.Una de tantas vergüenzas de las que tendria que arrepentirse la humanidad y nunca repetirse.
Estupenda reseña para una buena película.

Biquiños Javi

abril en paris dijo...

¡Gran pelicula! La vi en la seminci de Valladolid y luego más tarde en los cines comerciales y me hice todas esas preguntas que tú nos planteas.
Un cine que no te deja indiferente. Dificil y complicado tomar partido por el lado más oscuro.. ¡qué triste y siniestra parte de la historia de éste siglo pasado !
Muy buena tu reseña.

Un biquiño Javi

Javier Simpson dijo...

Te iba a quitar uno de los dos comentarios que pusiste, pero veo que son diferentes, entonces los dejo.
Es cierto, abril, plantea preguntas de difícil respuesta. Creo que mucha de la gente que vivió aquello no pudo hacer gran cosa porque estaba totalmente amordazada por el entorno y tenía mucho miedo. Creo que el nazismo fue de lo peor que experimentó el ser humano, una maldad pura... lo que pasa es que mucha de la gente que en principio apoyó el nazismo, por todo aquello de la humillación de Versalles y del complot internacional de las democracias occidentales, no supo después todas las barbaridades que cometieron y de lo que eran capaces.

Un beso, abril. Gracias por comentar.

ricard dijo...

Como dices, no es la película más apasionante de Costa Gavras, pero resulta didáctica y reveladora en su denuncia de la Iglesia Católica. Un abrazo.

León dijo...

La vi hace unos diez años, pero no puedo recordar del todo que iba, pero la sensación que me dejó fue un poco insatisfactoria. No exprimía toda la chicha del asunto, y hubiera ganado bastante con más ambigüedad en los personajes principales. Y es uno pena, porque este hombre demostró en los 80 tener muy buen pulso para los thrillers de denuncia...
Saludos

Johnny dijo...

Pinta bien, me gustan las pelis de nazis y por lo que cuentas tiene un argumento muy atractivo. Anoto, gracias y un abrazo.

Javier Simpson dijo...

ricard
Hola. Es verdad, Gavras nunca hace un trabajo a la buena de Dios. Puede que con algunas de sus pelis no entres del todo (a mí no me ha ocurrido), pero que están bien hechas no cabe ninguna duda. Algunas son excelentes. Me falta por ver la que dicen que es la mejor de él: Z.
Un abrazo, ricard.
León
Qué tal, León. Estoy contigo. Se queda a medias, una pena porque la idea era buena y podía haber sido una gran peli. De todas formas un 6.5 o un 7 no hay quien se lo quite a mi modo de ver.
Saludos
Johnny
El nazismo, y la maldad en general, tienen un atractivo morboso.
De nada, Johnny. Si la ves espero que te guste mucho.
Un saludo

Gracias por pasaros

David Amorós dijo...

Pues no la he visto Javi, así que yo tengo pendiente la de Costa-Gavras y tú la de Kim Ki-duk, ja,ja. siempre la he querido ver y siempre que alguien habla me doy cuenta que aún la tengo pendiente. todo se andará, seguramente...
Un abrazo.

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

La dejé pasar cuando se estrenó, Javi, y luego ya no la he visto. En España conocemos bien el apoyo de la Iglesia al fascismo durante la guerra y la dictadura: todo vale en nombre de Dios…

Un abrazo.

Javier Simpson dijo...

David
Claro, David. A mí el director coreano siempre me convence; no creo que ésta sea diferente. Amén está un poco por debajo del nivel de Gavras, pero no deja de ser una buena peli que se ve con agrado.
Un abrazo, David.
Gonzalo
Sí, lo que se dio en llamar, como naturalmente ya sabrás, nacionalcatolicismo, Zalo… una vuelta a los reyes católicos, prácticamente, en cuanto a la equiparación del estado con la iglesia (que tanto montaban, como Isabel y Fernando ;-D), pero de ideología fascista. Sí que valía todo en nombre de Dios, como en el fanatismo religioso de algunos países, y no sólo árabes (también hay que mirar a Estados Unidos en ese sentido).
Un abrazo, Zalo.

Antonio de Castro dijo...

Solo he visto una pelicula de Costa-Gavras, "Missing", que me gusto mucho. La que si vi fue "El lector" y tambien me parecio muy buena. El tema del compromiso en los tiempos del nazismo es bastante peliagudo, sobre todo aqui en Francia, donde siguen abiertas las heridas de la ocupacion primero y la llamada "depuracion" despues (un poco como en Espana con la memoria historica), y ademas el Frente Nacional tiene una sorprendente popularidad, sorprendente por lo que paso hace no tanto tiempo.
Un saludo.

Javier Simpson dijo...

Creo que Gavras no tiene nada que no merezca la pena.
Una cosa es hablar sobre el tema y otra vivirlo, supongo. Hubo gente que se encontró aquello sin casi quererlo; algunos por ignorancia o por estar convencidos de algo que no era como lo suponían, como en el caso de Amén. En El Lector ocurre más o menos lo mismo.
Lo del Frente Nacional francés no lo entiendo, sobre todo después de su reciente pasado. No sé si llega a la categoría de fascismo, pero lo que tengo claro es que es extrema derecha radical y xenófoba. Ahora con la hija de Le Pen parece que moderaron su discurso, pero yo no me fiaría...

Un abrazo, Antonio. Gracias por pasarte.

Daniel Bermeo dijo...

¡Mi hermano la ha visto! Más que por afición lo hizo por historia, ya que es un amante de la historia de las guerras mundiales. Por mi parte la tengo pendiente, como dices por ahí de lo que he visto de Costa-Gravas no hay nada reprochable.

Un abrazo!

Javier Simpson dijo...

Las guerras mundiales siempre dieron para buenas pelis. Me vienen a la cabeza Senderos de gloria, El Sargento York, El día D, La batalla de las Ardenas, etc. En Amén no sale el conflicto armado en sí, pero el ambiente es bélico; el nazismo, ademas, siempre atrae por el componente fanatico que tenia.
Un abrazo, Dani. Gracias por el comentario.

Alí Reyes dijo...

Precisamente ese es un tema pertinente, y más para los que vivimos en regímenes autoritarios que saben discimular sus violaciones a los Derechos Humanos bajo discursos populistas, antiimperialistas, demagógicos, nacionalistas, patrióticos y apelando a las luchas de un proletariado de mentirijilla. Pero que más temprano que tarde TODO saldrá a la luz. Lo estoy viviendo.
Saludos desde Venezuela

Javier Simpson dijo...

En ese tema prefiero no meterme, Alí. De política prefiero discutir lo justo, y más si es sobre países que no son el mío porque tal vez meta la pata. De todos modos sí te quería decir (si no sería un hipócrita) que yo me tengo por una persona de ideología de izquierdas, pero también demócrata.
Un abrazo. Gracias por pasar a decir lo que piensas.

Mr. Lombreeze dijo...

Una película muy valiente.
Y fiel a la Historia, como tiene que ser.

Javier Simpson dijo...

La crítica a la iglesia católica es merecida. Supongo que los hechos serían parecidos a lo que ocurrió realmente con alguna licencia cinematográfica. Está bastante bien.
Un abrazo, Lombreeze. Gracias por la visita.