" cinódromo: febrero 2015

lunes, 23 de febrero de 2015

The Sacrament/ Ti West/ Estados Unidos 2013



Ti West  habla en The Sacrament de un caso, como podría haber sido cualquier otro  parecido, que acontece en el universo tenebroso y hermético de las sectas (en esta película cuando se rompe el hermetismo empiezan los problemas, un hermetismo que teme lo que viene del exterior y lo mira con recelo).
El inicio es excepcional, maravilloso. Te metes en la historia de un modo muy fácil, aunque no deje de haber una incertidumbre no exenta de temores. La historia se cuenta como si de un documental se tratara en el que se pretende desvelar qué hay detrás del grupo del que ahora forma parte la hermana de uno de los tres reporteros que se dirigen, fuera del país (USA), al lugar donde está asentada la secta.

El inicio es lo más brillante por lo sugerente de la concepción, sin perder esa dosis de temor abrazándonos continuamente, y el despiste al que somos sometidos se hace natural y convincente: no creemos estar siendo engañados sino tan sólo en nuestra propia conciencia por los prejuicios que tenemos al valorar negativamente lo que significan las sectas en la vida de cualquier persona (víctima) que se sienta perdida y desprotegida y pida ayuda donde, generalmente, no debería haberla pedido, o es captada sin apenas poner resistencia.




Se dejan algunos aspectos que no dejan de confundir, alertándonos (guardias armados formando parte de la seguridad con una actitud nada amable, una niña que parece pedir ayuda a pesar de no poder hablar por ser muda…), eso sí, pero sin que podamos desconfiar del todo por lo que observamos poco después…los miembros de la secta parecen vivir en una especie de Arcadia. La felicidad que se refleja y lo que comentan los que habitan allí no hace sospechar con la suficiente firmeza a los nuevos invitados a pesar de su cautela y de algún que otro hecho puntual un tanto extraño, como apuntábamos. Toda esta parte del filme, hasta que aparece el líder de la secta, al que todos llaman Padre, para concederles una entrevista a los reporteros delante de todos sus seguidores, es sugerente y tiene una buena dosis de fascinación por su atmósfera, por lo que se respira que aparenta algo que intuitivamente se sospecha que no puede ser. Esa entrevista en la que se encuentran los nuevos huéspedes con el líder es un diálogo, o un monólogo más bien a preguntas de uno de los reporteros-cineastas, de una fuerza inmensa. Aunque no deja de haber verdades, grandes verdades, mezcladas con valoraciones subjetivas más que criticables, se llega a una conclusión errónea y tremendamente maniquea de lo que hay que hacer para salvarse del mundo exterior, de la maldad que representa la sociedad actual y sus valores, algo muy parecido a lo escuchábamos en el discurso del pastor Abin Cooper en la película de Kevin Smith, Red State. El líder tiene, como era de esperar, una gran capacidad de comunicación y persuade con suma facilidad. Dice las palabras que todos necesitan escuchar; le da a sus seguidores lo que necesitan (o hace como si se lo diera, haciéndoselo creer). Hasta al hombre que le hace las preguntas le surgen las dudas acerca del discurso del líder y, por un momento, llega a empatizar con él; algo que interpreta es originado por la gran capacidad de manipular conciencias y hacer lavados de cerebro que tiene la persona a la que interroga, como si de un prestidigitador se tratase.


Pero a partir de ahí se precipitan los acontecimientos y entramos en una película diferente. Lo que era sugerente y bien descrito, muy bien contado (no es que esto otro esté mal desarrollado, pero...hay un cambio en el que de lo sugerente, lo insinuante, se pasa a una “fiesta” del horror) se convierte de repente, y tras el encuentro de reporteros y líder, en una película explícita de lo que todos tenemos en la cabeza acerca de lo que son las sectas en el sentido negativo del término: lo que sospechábamos al principio, aunque no de una manera del todo firme, y termina confirmándose. Me fastidia lo explícito en lo que se convierte y en que lo macabro y excesivamente dramático tome casi todo el  protagonismo. Podían ser igualmente malignos los propósitos del líder, pero lo sutil y sugerente del inicio se pierde para revolucionarnos sin un cambio gradual que tal vez haría ganar enteros al resultado final, y sin enseñarnos tanto. Aún así la película merece la pena y tiene grandes momentos, sobre todo en la primera parte (metiéndonos en las ¾ partes de película) en la que encontramos grandes momentos de incertidumbre en un ambiente de intranquilidad permanente, aunque no sea muy feo lo que se está viendo sino más bien todo lo contrario…
Mensaje-moraleja: las sectas parecen muy bonitas y parecen decir grandes verdades, pero en el fondo engañan y son malas. Son como cantos de sirena que te llevan a la destrucción. Le pongo un 7 más bien largo, un 7,5.

                                           
Valoración filmaffinity
                        Perfil Usuario filmaffinity  Replicantenexus  Nick  Deckard El Replicante

viernes, 13 de febrero de 2015

Nightcrawler/ Dan Gilroy/ Estados Unidos 2014



Poder y una ambición desmedida; una aspiración demasiado peligrosa si es a costa de cualquier precio. El protagonista de esta historia alucinante  provoca temor por su personalidad; un tipo raro frío y cerebral. Su inteligencia va unida a una temeridad que lo conduce a atreverse con lo que sea. La apuesta la asume sin complejos y hasta parece excitarle. Todo por tener el control y hacer de su gran y arriesgada apuesta un triunfo. Para  tal fin llevará su estrategia concienzudamente hasta sus últimas consecuencias, aunque éstas no sean precisamente honestas y produzcan dolor, y muerte.


El mundo del periodismo se retrata en Nightcrawler desde una perspectiva sensacionalista y alucinada. Lo perverso en la moralidad hará del personaje principal, Louise Bloom (Jake Gyllenhaal), ayudado, o animado, por su jefa, Nina (Rene Ruso), un cazador de imágenes sensacionalistas y violentas que tendrán que ver con sucesos de gran tirón entre los espectadores de los noticiarios de televisión que compiten por ganar los shares. La audiencia lo es todo y por ella se actuará sin ninguna responsabilidad y con la mayor de las permisividades. Louise es un carroñero que explota los sucesos violentos que recoge su cámara para seguir progresando y alimentar las audiencias dándole a la gente lo que demanda: carnaza, aunque para ello tenga que manipular escenarios y actuar de espaldas a la ley.

Me parece tremenda la relación de Louise con su jefa, Nina. Los dos buscan lo mismo, el éxito, y en ese camino se encontrarán y parecerán estar de acuerdo, aunque a ella un personaje como Louise le produzca escalofríos. Pero podrá más lo que le proporciona Louise, éxito, que lo que intuye de él, algo oscuro y no del todo fiable en cuanto a moralidad.






Hay en la película de Dan Gilroy (gran dirección la suya en su ópera prima tras las cámaras. Gilroy es un reconocido guionista entre cuyos trabajos se encuentran The Fall. El sueño de Alexandria o El legado de Bourne) cine negro y suspense. Se puede catalogar como un thriller de alto voltaje con la presencia de un personaje, el principal, maquiavélico y de una perfidia que desquicia. La oscuridad que ofrece es apabullante y su voluntad tenaz.




En los motivos y modos de actuar en el mundo de la información y el periodismo hay semejanzas con películas tan emblemáticas como El gran carnaval, de Billy Wilder, en donde el éxito lo es todo a pesar de que para llegar a él se tengan que incumplir ciertas normas éticas que se dan por supuestas en ese mundo competitivo y rápido que envuelve el periodismo.



Valoración Filmaffinity
                       Perfil Usuario filmaffinity: Replicantenexus. Nick: Deckard El Replicante

     
Estreno Cine